1ra Iglesia de Costa Rica, Sinaloa - WikiHistoria
domingo 26 de mayo del 2019

1ra Iglesia de Costa Rica, Sinaloa

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar
Logo cih.png Este artículo es una página a formatear; puedes ayudar a mejorar su formato o añadir enlaces hacia otros artículos editándolo Véase también sintaxis, El formato y los videos de ayuda.

Primera Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús en Costa Rica Sinaloa

Costa Rica, Sinaloa, es un pueblo ubicado al sur de Culiacán, que se fundó aproximadamente en 1946, la construcción del ingenio azucarero dio pie, para que esta comunidad iniciara su desarrollo, personas de otros estados empezaron a emigrar a este lugar y poco a poco la población fue creciendo. Algunos años después de la fundación del pueblo para ser más exactos en el año de 1950 llega a Costa Rica el evangelista, Jesús Gómez, quien inicia la obra misionera en este poblado. Durante la investigación, me he entreviste con algunos hermanos que les tocó vivir en esa época, entre ellos se encuentra la hna. Esther Romero, de hecho la busque porque algunos hermanos me dieron la información de que es una de las pioneras de la iglesia, me sentí emocionada al conocerla, pero también triste ya que debido a su edad algunos recuerdos se han borrado de su memoria, pero aun recuerda el nombre del Hno. Jesús Gómez y constato que fue el primer evangelista en Costa Rica, Sinaloa. Y efectivamente según el registro de las actas de bautismo el Hermano Jesús Gómez bautizo a la hermana Esther Romero y Luis Rodríguez, pioneros de Iglesia Apostólica en Costa Rica. Como ya lo mencione al principio, debido a la fuente de trabajo que originó el Ingenio Azucarero en esta región empezaron a emigrar personas de otros municipios y otros estados; algunas de las familias que emigraron a esta población eran cristianos, así que junto con el Hno. Jesús Gómez, alababan a Dios en las casas, ya que por el momento no contaban con ningún espacio de reunión propio. Debido a que la gran mayoría de los hermanos venían de otras regiones, una vez terminada la temporada de trabajo emigraban a otro lugar, principalmente a la pizca de algodón, pero estoy segura que nuestro Señor Jesucristo apartó y puso en el corazón del matrimonio Tomas Baca y Antonia Martínez, el deseo de radicar en esta región y así seguir predicando la palabra de Dios. Desconozco los motivos y la fecha exacta de la partida del hermano Jesús Gómez de este lugar, pero tuvo que irse y en su lugar llego el hermano Pablo Rodríguez quien bautizo cinco personas entre las cuales se encuentra Samuel Rangel, esto fue en el año de 1955, así mismo en el año de 1956 el Hermano Camilo López y López bautizó al hermano Elías Rodríguez y a su esposa Julia Robledo, a quien me toco conocer ya de edad avanzada, hecho que contare más adelante. Posteriormente llegó el hermano Ramón Flores Carrillo bautizó a dos personas, Amelia y Salvador Villegas, el hermano Flores termina su ciclo y le entrego al hermano Armando Uriarte y este a su vez le entrega al hermano Juan Clímaco Caro. Durante la estancia de estos hermanos evangelistas en Costa Rica el matrimonio Baca Martínez fue de grande bendición para la formación de la iglesia, ya que en esos años se pudo conseguir un terreno en la Colonia Benito Juárez Sur, mejor conocida como el Batarete, y el hermano Tomás Baca construyo con sus propias manos una casita de oración, que podemos observar mediante una fotografía, en el libro de la historia de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús de México. El hermano Juan Clímaco Caro, trabajo como evangelista durante algunos años, y le entrego al Hermano Ramón López y López, y este a su vez le entrego al Hermano Faustino Lara, quien estuvo trabajando un buen tiempo en este lugar pero durante todo este tiempo hubo pocas conversiones, el trabajo se dificultaba, no era fácil acercarse a las personas y predicar acerca de Jesucristo. Tal parece que durante este tiempo los bautismos disminuyeron ya que en el libro de las actas solo se registran cuatro bautismos realizados por el Hermano Ramón López y López. Cabe señalar que el pueblo de Costa Rica también estaba en pleno crecimiento, así que su población también era escaza. El ciclo del Hermano Faustino Lara termina y le entrega al Hermano Lucio Medina, y durante su estadía, se convierte el matrimonio Uribe Villegas en el año de 1960, también en ese año se bautiza el Hermano Guillermo Ayala, quien comenta que fue un tiempo algo difícil ya que había mucha oposición, los hermanos eran apedreados por las pandillas tanto en las calle como en la casa de oración. El hermano Lucio Medina cumple su periodo y le entrega la iglesia al Hermano Guadalupe Medina quien también es su hermano de sangre, en este tiempo se bautiza el hermano Melesio Cruz, quien cuentan era un hombre que amaba la obra de Dios, y creo que así fue, ya que su hijo Ricardo Cruz, también es un hombre que pese a las circunstancia ha perseverado en el camino de Dios. El hermano Guadalupe entrego la pequeña iglesia al hermano Constancio Valdez Inzunza, quien traía consigo mucha familia y sufrió muchas penalidades ya que la economía en la iglesia era poca y también su membrecía. El Hermano Constancio bautizo al hermano Rafael Baca Martínez y al Hermano Francisco Mendoza. En el periodo del hermano Constancio sucede algo muy particular pero al mismo tiempo desagradable, en una discusión que sostiene el hermano Constancio con Rafael Baca y Francisco Mendoza, el hermano Francisco pierde el control y le pega en el rostro al hermano Constancio, creando esto un distanciamiento entre ellos. Se dice que al tiempo al hermano Francisco le sale una especie de nacido en el rostro, justo en la parte donde le pego al hermano Constancio, lo llevaron con diferentes medico para que le dieran tratamiento , pero todo fue en vano, el mal persistía, el hermano Constancio entregó la iglesia, así que al tiempo decidió venir a visitar a los hermanos, al saber el hermano Francisco que el hermano Valdez se encontraba en Costa Rica, le mando hablar para pedirle perdón, ya que él pensaba que la enfermedad que lo aquejaba, fue consecuencia, por pegarle a un ministro de Dios, una vez que le pidió perdón el hermano murió. Esta historia me recuerda a María y Aarón, cuando murmuraron en contra de Moisés, así que debemos tener cuidado con lo que hacemos o con lo que decimos, aun cuando estemos convencidos de que tenemos la razón. Como ya lo mencione el hermano Constancio Valdez entregó la iglesia y quedó a cargo el hermano Francisco Robles Ramírez, en el año de 1964, la cual pastoreo por siete años. En el pastoreado del hermano Robles se dieron cuenta que el terreno donde se encontraba la casita de oración, tenía problemas legales, entonces se vieron en la necesidad de buscar otro terreno para comprarlo, pero eso no fue necesario ya que el hermano Jesús Uribe, era propietario de un terreno en la Colonia las carpas, Dios le puso en su corazón el deseo de donarlo y lo hizo; así que en el año de 1965, se puso la primera piedra para la construcción del templo, que actualmente se encuentra en la calle Quinta de la Colonia Las Carpas. Se vendió el otro terreno y con el dinero de la venta se empezó a levantar el templo quedando las paredes hasta la mitad. Fueron tiempos difíciles para los hermanos, pero sobre todo para el pastor, ya que no había casa pastoral, solo un cuartito de lámina de cartón, cuentan que debido al tipo de tierra, había muchos alacranes, que mientras estaban en el culto a veces caían los alacranes del techo de lamina que tenía el templo, y me imagino que al hermano Francisco le acontecía lo mismo en su casita de lamina. En el tiempo que el Hermano Robles trabajó en Costa Rica no había luz eléctrica ni agua potable, por eso la anécdota que les voy a contar tiene algo especial. Cerca de la iglesia vivía un Señor llamado José Infante y era simpatizante de la palabra de Dios, una noche su carro se descompuso, así que decidió ir a buscar un mecánico, y paso por la calle donde se estaba construyendo el templo, y al pasar por en frente, le llamó la atención una luz que se miraba en lo que hoy es el altar , a esa hora ya no había ningún hermano, ya que eran casi las doce de la noche, el lugar se miraba solo, pero alumbrado como si hubiera luz eléctrica, algo que sorprendió al Señor José, porque como ya lo expresé no había luz eléctrica, así que al día siguiente se lo anduvo contando a los hermanos ya que para él era algo extraordinario, lo que demuestra que la gloria de Dios se empezó a mover en ese lugar desde el principio y se sigue moviendo no solo en el templo si no en cada rincón de las instalaciones. Durante el pastoreado del hermano Robles hubo más de cincuenta bautismos, quizás algo lento pero muy fructífero comparado, con el crecimiento que tuvo la iglesia en catorce años; pero como ya lo mencionamos el desarrollo del pueblo apenas comenzaba. Algo que me llamo la atención del hermano Robles, es que anotó en el libro de actas de bautismo los hermanos que fueron sellados con el Espíritu Santo, en el año de 1968, y entre ellos se encuentra el hermano Ricardo Cruz, siervo fiel que aun se congrega en la primera iglesia de Costa Rica, quien se bautizo en este periodo, al hermano Ricardo le gusta mucho cantar y hasta la fecha Dios lo ha bendecido con su voz, para que le siga alabando. También quisiera mencionar que la hermana María luisa Gómez se bautizo en este periodo y que a la fecha se congrega en la tercera iglesia de Costa Rica. Habiendo concluido su periodo el hermano Robles le entrega la iglesia al hermano Otilio Martínez el día 23 de junio de1971, un hermano con mucha chispa y mucho carisma, según cuentan los hermanos, en este periodo podemos observar como la iglesia de Costa Rica, empieza a crecer, en todos los sentidos, en construcción, en membrecía, en trabajo evangelistico y viene también un avivamiento espiritual, que ya se venía venir desde 1968, en el tiempo que el hermano Robles pastoreaba la iglesia. El hermano Otilio tampoco la paso muy bien cuando llegó a pastorear la iglesia de Costa Rica, ya que a pesar de haber pasado siete años desde que la iglesia cambio de dirección, aun no había casa pastoral, y le tocó al hermano Otilio vivir en la casita de lamina, así que para protegerse de los moscos y de los animales el hermano construyo camas de madera de tal forma que le pudiera poner tela mosquitera, para que sus niños pudieran dormir seguros, también cuentan que cuando llovía se le metía toda el agua a la casita. El hermano Otilio se propuso terminar la construcción del templo así que cito a los hermanos a una reunión, donde los invitó a no tomar refresco, para que lo que se gastara en refrescos mejor se utilizara en la construcción del templo, así que con mucho trabajo y esfuerzo se termino el templo, hasta ponerle el mosaico, por otro lado compró el terreno de enseguida. Según se dice, que con dinero propio construyo la casa pastoral, dinero que el obtuvo de la producción de la huerta que era de su propiedad situada cerca de El Dorado, muchos lo criticaron por que invirtió en algo que no era de él, pero al él no le importo, todo lo que hacía, fue por amor a la obra y para nuestro gran Dios Jesucristo. La obra de Dios empezó a crecer, se empezó a predicar la palabra en el Ejido El Corazón, que se encuentra ubicado como a 14 km. Hasta hace poco aun no había pavimento, mucho menos en aquel tiempo. Tampoco había los medios para transportarse así que los hermanos se iban a pie o en bicicleta, lo hacían con mucho amor, su esfuerzo dio fruto y hubo varios bautismos en El Corazón. También se empezó a predicar la palabra en el Ejido Pueblo Nuevo, el hermano a cargo fue Jesús Uribe, quien se iba a pie juntamente con su esposa, a sembrar la semilla del evangelio en ese lugar, que se encuentra como a cinco kilómetros de Costa Rica. Verdaderamente fue grande el esfuerzo de nuestros hermanos. Y así como se extendía el evangelio las nuevas lenguas no se hicieron esperar, así que los cultos se alargaban debido a este acontecimiento, aun los niños hablaban en otras lenguas, y también en este tiempo hubo testimonios sobrenaturales, en una ocasión cuando el templo aun no tenia protecciones , después de una campaña , el lugar se quedó solo, pero los vecinos que pasaban por el lugar se quedaron atónitos porque miraban que había como fuego adentro del templo, pero que no se quemaba, como no acordarme de Moisés y la zarza ardiente, como podemos ver en la Iglesia de Costa Rica está la Gloria de Dios. Como podemos observar en esa época pasaron cosas especiales y sobrenaturales en la iglesia de Costa Rica. El Hermano Otilio bautizó a más de cien personas durante su pastorado, podemos mencionar a Joaquín, Víctor, Javier, Jesús Eloy Uribe Villegas, Trinidad Armenta, Antonia Verduzco Armenta, Godoleva Jiménez, Rosalina Armenta, Aurora Armenta, Marcela Armenta y los cito a ellos porque fueron y son todavía pilares fuertes en las iglesias donde hoy se congregan. Desafortunadamente el hermano Otilio tuvo que dejar el pastorado ya que su esposa enfermó y perdió la vista, por lo tanto entregó la iglesia, pero los hermanos que lo conocieron y a quien pastoreó tienen un grato recuerdo de Él. En el año de 1977 llega el hermano Mariano Medina, quien pastorea la iglesia solamente once meses, dejando el lugar al Hermano Rafael Aispuro. Durante la estancia del hermano Rafael Aispuro en la iglesia de Costa Rica, el evangelio empezó a extenderse en otras partes, se abrieron nuevos campos evangelisticos en ejidos como El quince, El quincito, Mezquitillo la Curva, Sánchez Celis y se afirmaron, El Corazón y Pueblo Nuevo. Según los archivos que revise el Pastor Rafael Aispuro en su periodo, bautizó a 309 personas, claro que con las defunciones, traslados y excomuniones, dejo una iglesia con 271 miembros. Hoy en día puedo mencionar algunas personas que fueron bautizadas por el pastor Aispuro, como el hermano José Uribe y su esposa Victoria Prado, María Avendaño, José Tirso Avendaño, Macario Hernández, Eliseo Uribe, Lupita Ibarra, Víctor Mora, La familia Flores Salas, Felipa Arredondo, Mario Luna, Micaela Rodríguez, Lázaro y José Ángel García, Socorro Triana, José Baca Gómez, María Esther Zambada, Alicia Villalpando, Cenovia olivas, Teodoro Pulido, Leonila Pulido, María Elena Pulido. Solo por mencionar a algunos que aun siguen vigentes dentro de la Iglesia. Me toco llegar en una época de avivamiento, donde era muy común que los hermanos hablaran en lenguas, hasta tenían que llevarse a algunos jóvenes a sus casas hablando en lenguas, porque ya eran más de las once y no podían parar, aun los niños y adolescentes hablaban en otras lenguas. Tengo recuerdos de cómo la iglesia se organizaba para visitar el presbiterio, que estaba compuesto por las iglesias de Jacola, La península, El Dorado y Costa Rica, siendo Costa Rica la cabecera del presbiterio, hoy en la actualidad está pavimentado, pero en ese tiempo llegábamos con el pelo cenizo de polvo a Jacola y a la península. La iglesia de Jacola y La península era pastoreada por el pastor Macedonio Aispuro y la iglesia de El Dorado por el hermano Samuel Uriarte. Algo que recuerdo del pastor Aispuro es que recorría las casas de los hermanos con el propósito de saludarlos y orar por ellos según las necesidades de cada quien, era seguro que cada semana tendríamos la visita de nuestro pastor. Otro hecho que recuerdo es que en ese tiempo vivía en las instalaciones de la Iglesia la hermana Julia Robledo, como ya lo mencione antes fue una de las primeras personas que se bautizaron al igual que su esposo Elías Rodríguez. También hubo avances en la construcción, ya que se construyeron los baños, el comedor, el salón de Señores, el salón de señoras y una pila para los bautismos. Me tocó estar bajo el pastorado del hermano Aispuro solo tres años, ya que cuando llegue a la iglesia el hermano ya tenía cinco años de pastor, el hermano pastoreó la iglesia durante ocho años. En los primero meses del año de 1987, el pastor Aispuro entregó la iglesia al hermano Samuel Uriarte, quien pastoreó la iglesia por tres años, fueron años muy difíciles para la iglesia, desafortunadamente, el liderazgo de la iglesia y el pastor tenían muchos desacuerdos, el hermano Samuel hizo cosas que ante Dios y la Constitución estaban fuera de orden y sin meterme mucho en otros asuntos solo mencionaré que el hermano bautizó a algunas personas que vivían en unión libre o en adulterio. Fue algo desagradable ya que se tuvo que mandar llamar al Obispo, Rev. Fernando Peña, donde se hizo una especie de juicio. Pero a pesar de las cosas desagradables, la obra del Señor siempre sigue creciendo, como dice el coro en las pruebas y en las luchas la iglesia sigue caminando. En ese periodo se bautizaron 157 personas, entre ellas el hermano Armando Baca, Elba y Emigdio Jiménez, Joel Hernández, Cristina Scott, Carlota Rivera, Clara Pulido y pudiera mencionar a muchos más, pero los menciono a ellos porque aunque algunos ya no están en la primera Iglesia de Costa Rica siguen sirviendo y trabajando para la obra de Dios. En 1989 el hermano Samuel Uriarte le entrega la iglesia al Hermano Marcelino Rodarte, la cual el hermano Marcelino pastorea por cuatro años, durante los cuales pasaron eventos desagradables como la división provocada por un grupo de hermanos, encabezados por José Alberto Garay, que, por inconformidades se fueron a la iglesia del Cuerpo de Cristo. Durante su pastorado el hermano Marcelino bautizó aproximadamente 150 personas, a pesar de los problemas también fue una época de crecimiento, la hermana Mirta esposa del hermano Marcelino siempre se distinguió por ser una mujer muy activa en la obra de Dios, de gran ayuda para nuestro pastor. Esperamos que Dios lo siga bendiciendo como hasta ahora. En1993 recibe la iglesia, nuestro Hermano Jonathan López Leal, quien pastoreó aproximadamente durante tres años y medio, durante su periodo se le hicieron algunas modificaciones al templo y a la casa pastoral, también el hermano bautizó a 50 personas y entregó la iglesia en enero de 1997, dejando una membrecía de 347 miembros. En este periodo se forma la iglesia de “El Corazón”. Recibe la iglesia el hermano Fidel Rivas y pastorea la iglesia por dos años, durante este tiempo se constituye iglesia el campo evangelistico Pueblo Nuevo, Ej. Canan queda como iglesia en formación y se inicia la misión para la formación de la segunda iglesia de Costa Rica, a cargo De nuestro hermano Jesús Manuel Recio Coronel. También se inicia el proyecto de la “Casa Hogar” que por algunos años funcionó, fue de bendición para la iglesia y para el Pueblo de Costa Rica. Durante su estadía el hermano bautizó 78 hermanos, entregando una iglesia con 211 miembros en mayo de 1999. Así mismo el hermano Antonio Flores recibe la iglesia, la cual pastoreo por tres años, en este tiempo se nombró oficialmente la segunda de Costa Rica quedando como pastor el hermano Eduardo Ruiz. El hermano Antonio Flores bautizó aproximadamente 63 personas. Debido a la juventud del pastor y de su esposa en este tiempo la iglesia Costa Rica fue una iglesia muy alegre y dinámica, ya que la gran mayoría de los jóvenes se identificaban con el pastor. En Julio del 2002 recibe la iglesia nuestro hermano Julián Rivera Monarrez, el hermano estuvo a cargo por seis años, durante este periodo se formó la tercera iglesia de Costa Rica, el hermano bautizó aproximadamente a 150 personas, cabe señalar que el Pastor Julián Rivera y su esposa fueron de gran bendición en la iglesia. En el 2008 recibe la iglesia el hermano, Luis Enrique Sánchez, quien pastorea la iglesia por un año aproximadamente, y en el 2009 le entrega la iglesia al hermano Julio Villalba, quien es el actual pastor de la primera iglesia de Costa Rica. El hermano Julio ya lleva recorrido un año como pastor de la iglesia en Costa Rica, y el expresa que la iglesia de Costa Rica, es una iglesia con mucho potencial, esperamos que Dios le de la visión para qué nos sepa encaminar que la iglesia se desarrolle y crezca, en cantidad y calidad. La primera iglesia cuenta con tres ministros ordenados, Armando Baca Gómez, Luis Antonio Baca Gómez y Miguel Ángel Pulido Olivas. Cabe destacar que la primera iglesia de Costa Rica es semillero de pastores, y señalaremos a algunos de ellos. Javier Uribe Villegas, Eleuterio Uribe Villegas, José Uribe Beltrán, Joaquín Uribe Villegas, Víctor Uribe Villegas, Eliseo Uribe Villegas, Josué Uribe Verduzco, Mario Luna Arredondo, Macario Hernández, Antonio Hernández, Miguel Rodríguez, Jesús Manuel Recio Coronel, Cristian Pulido Torres, todos ellos pastores del distrito del Pacifico. Del Distrito de Zacatecas tenemos a Teodoro Pulido Olivas, Efraín Flores Salas y Gregorio Olivas Zepeda. En el Distrito de Tijuana se encuentran José Ángel García Rodríguez, Lázaro García Rodríguez. Esperamos que nuestro gran Dios y Señor Jesucristo nos siga bendiciendo con las nuevas generaciones y que la iglesia de Costa Rica siga produciendo, ministros, pastores y por qué no, también misioneros para que puedan alcanzar más almas y fundar iglesias en las naciones.