21a Tijuana - WikiHistoria
martes 19 de marzo del 2019

21a Tijuana

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar

Historia de la Iglesia Apostólica de la fe en Cristo Jesús #21 de Tijuana


En el año de 1961, siendo pastor de la “Primera Iglesia” en Rosarito, BC; el hermano Simón Valverde se miró en la necesidad de abrir una nueva obra en la colonia “La Joya” (hoy día, “La Gloria”), ya que algunos hermanos de la iglesia vivían en esta nueva colonia y les era para difícil trasladarse hasta Rosarito. El pastor Valverde comisiono al hermano Margarito Bañuelos, ministro ordenado, para que él se hiciera cargo de los cultos foráneos que se harían en la casa del hermano Rubén Pulido.

Dios bendijo el trabajo del hermano Bañuelos y se estuvieron congregando en un local que está a una cuadra antes de llegar al actual edificio que ocupa la iglesia (en la calle Padre Hidalgo).

En el año de 1965 toma el pastorado en este lugar el hermano Raymundo Uribe quien tiene la visión de adquirir un terreno más grande para la congregación. Inicialmente se construyó un pequeño templo con capacidad para 50 personas y un pequeño anexo al mismo que se usó como casa pastoral, actualmente esa construcción sirve como cocina-comedor.

Quien con mucho entusiasmo motivo a la congregación para que se lanzara el proyecto de la construcción de un nuevo templo, y para el 19 de Junio de 1966 se realizó la ceremonia de colocación de la primera piedra presidiendo la ceremonia el obispo Marcelo Pacheco. Después de 10 años de arduo trabajo; y el apoyo económico, espiritual y material de la congregación, de amigos y simpatizantes de la iglesia, para el 29 de febrero de 1976 se hizo la dedicación del actual templo; presidiendo la ceremonia el entonces obispo presidente de la iglesia, el hermano Isidro Pérez Ramírez y el obispo supervisor del distrito, el hermano Alfonso Mascareño Angulo.

Ese mismo año, el 4 de Julio de 1976, se da el cambio pastoral; haciendo entrega del templo completamente terminado, la cocina-comedor y una congregación formada por 52 miembros bautizados, más niños e intermedios. El hermano Jorge Ley, 3er pastor de esta iglesia, dio continuidad a la obra de Dios; estuvo al frente de la iglesia 3 años, durante los cuales se construyeron los actuales sanitarios y la casa pastoral, que fue usada solo 30 años y tuvo que ser demolida debido al mal estado en que se encontraba. Entregó una membresía de 55 hermanos, más niños he intermedios.

    • El 11 de noviembre de 1979, recibe el pastorado el hermano Juan Paredes, por espacio de 4 años estuvo al frente de la iglesia y continúo con los trabajos de construcción. Se bardió el terreno por el lado este del terreno y se construyó el cerco que colinda con la calle “Padre Hidalgo”; también se construyó y decoro la fachada actual que hay frente al templo, siempre hubo gente muy entregada al trabajo de la casa de Dios, por ejemplo el hermano Salvador García que junto con su esposa, la hermana Celia Camberos, y sus hijos trabajaron incansables desde el pastorado del hermano Raymundo Uribe; hasta que el señor llamo a descansar al padre de esta familia tan amada por la iglesia. Termino su gestión pastoral el 20 de noviembre de 1983 entregando una membresía de 39 hermanos en plena comunión.

El 5to pastorado estuvo a cargo del hermano Salomón Rodríguez, le toco recibir una congregación con muchas carencias y problemas, trabajó para volver a unificar el pueblo de Dios durante los siguientes 2 años. A partir de entonces no se cuenta con registros de trabajo ni de membresía, solo sabemos que después de él, pastoreó el hermano Antonio Villareal, por aproximadamente por 11 o 12 años.

En 1998 comienza el 7mo pastorado, a cargo del hermano Federico Torres; en esa época la iglesia vivió muy serios problemas, ya que este pastor tenia ideas muy radicales. Finalmente en

noviembre de 1999 toma la decisión de cambiar su pastorado a la “Asamblea Apostólica”, persuadiendo a algunos para que se fueran con él, entre ellos incluso ministros, esto causó mucho desánimo entre los pocos miembros que quedaban. Fue muy difícil trabajar para que se sanara en todos los aspectos, pasaron aproximadamente 2 años de sequía espiritual, donde no había conversiones ni derramamientos del espíritu santo, y no hubo deseos de buscar a Dios.

Gracias a Dios que siempre guarda un remanente fiel, familias muy notables, como los hermanos Rubio, Acosta, Quirino, Villareal, Romero, Caldera, Rodríguez, Pacheco, la hna. Rosario Valenzuela, Elida Gómez y otros, soportaron la prueba y recibieron con mucho amor al 8vo pastor, el hermano Salomón Alcocer. Fue muy amado por la congregación, pero desde que llegó a pastorear, el venía con la encomienda de que estaría solo unos meses trabajando como interino. Estuvo a cargo de Diciembre de 1999 a Mayo del 2000, y su encomienda fue buscar a los que habían dejado de congregarse, sanar a los heridos y acondicionar la casa pastoral estaba en ruinas.

El 10 de mayo del 2000, es enviado a pastorear esta iglesia el 9no y actual pastor, el hermano Eduardo Encinas Iñiguez, quien tenía un gran reto al frente. Aunque se le entrego una lista de 82 miembros, eran mucho los que no se congregaban. Como dato curioso, recuerda (el pastor) que el primer culto, después de la entrega, sólo asistieron 9 hermanos, más él y su familia; lo que reflejaba la condición en que se encontraba la iglesia. Se organizaron cadenas de ayuno y oración, y rápidamente la iglesia respondió apoyando este trabajo espiritual, posteriormente se programó una campaña de sanidad y evangelismo, en la cual el Señor hizo presente su amor y misericordia, trayendo sanidad del alma y restaurando corazones; también hubo milagros de sanidades físicas, y al final de la campaña se realizaron 12 bautismos en agua y muchos más en el espíritu santo. Todo esto motivo a la iglesia a trabajar más, y a tener más amor por los perdidos.

Rápidamente la iglesia comenzó a crecer y ahora faltaban espacios de reunión, solo había un salón de clases para los jóvenes y los demás grupos tomaban las clases en el templo, en el comedor o al aire libre. Entonces comenzó la construcción de un edificio de 2 plantas que contaba con 6 nuevos salones de clases. Esto se logró con el trabajo y aportaciones de la misma congregación; —“Dios les pague a todos aquellos que con su generosidad y disposición hicieron posible este trabajo”, en especial se reconocerse a la familia Minjares Zapata por sus varias y muy generosas aportaciones para este propósito.

La obra del Señor continuo creciendo durante estos años, y el nuevo reto fue: La construcción de un nuevo templo, que tendría capacidad para 1000 personas, ya que el anterior tenía capacidad para 250 personas.

El 23 de Octubre del 2011 nuestro obispo supervisor, el hermano Josué Mendoza Mendoza, colocó la primer piedra de lo que es el nuevo templo (que aún no se termina); estando presente nuestro pastor, el hermano Eduardo Encinas, los ministros locales José Rosario Acosta, Misael Rivas Mares, Severo Pacheco Payan, Sabas Pacheco Payan, Arnoldo Alvarado Sánchez, los diáconos, lideres, y la congregación en general; confiando en que nuestro Dios nos concedería también estar en la ceremonia de dedicación, siempre esperamos en sus promesas. Como dice la palabra:

“La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera”.

-Hageo 2:9

El día 9 de Enero del 2012 se llevó a cabo la primera reunión para la formación de los equipos, de construcción del nuevo y actual templo; en total se formaron 11 equipos de 12 familias cada uno.

Primero se realizó la cimentación con pilares diseñados para una fuerte estructura, cada líder motivó y organizó a su equipo para realizar aportaciones monetarias y en especie. La meta era que los primeros 2 meses tendríamos reunido el monto total para la compra de materiales. Gracias al esfuerzo de cada una de las familias se logró.

Los encargados de la construcción fueron el hermano Severo y Sabas Pacheco Payan.

Continuamente se realizaron juntas para analizar los proyectos hasta terminar la cimentación, colocación de vigas y armado de estructura metálica. Esta primera etapa no fue nada fácil, porque iniciamos desde cero, pero pudimos ver el apoyo de Dios en esta construcción y la ayuda de cada uno de los hermanos por el esfuerzo que hicieron para terminar esta parte.

Se reestructuro la mesa directiva en Enero del 2015 quedando al frente de la construcción el hermano Sabas Pacheco Payan y el Hermano Gabriel Becerra como asistente, en Tesorera Selene Esquivel y asistente la hermana Selene Huizar, en apoyos extranjeros el hermano Moisés Quirino, y encargada de intercesión hermana Silvia Corrales. A mediados de este año se llevó a cabo la instalación de techo con láminas galvanizadas.

En el mes de Septiembre del 2015 nos reorganizados para recaudar fondos y comprar block para levantar las paredes, redoblando así nuestro esfuerzo y ver los avances hechos en nuestro templo.

A inicios del 2016 gracias a una donación del hermano Adam Landa (de la Asamblea Apostólica) se instaló el concreto para el piso con la mano de obra de los hermanos locales.

En 2017 el equipo de construcción estuvo a cargo del hermano Severo Pacheco como líder y la hermana Wendy Balvanera como tesorera. Se siguió trabajando en la obra y gracias a diversas donaciones se instalaron las ventanas (donadas por el hermano Moisés Quirino) y se realizó la instalación eléctrica con la cooperación de mano de obra de los hermanos Armando Jiménez, Felipe de Jesús Martinez y Sabas Rodriguez. Con esto llegamos a la etapa final de obra negra en nuestro tan anhelado templo.