2a Mexicali, Baja California - WikiHistoria
lunes 21 de enero del 2019

2a Mexicali, Baja California

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar

== SEGUNDA IGLESIA DE MEXICALI ==


Congregacion existente en 1963, foto tomada del libro "Historia de la Iglesia Apostolica en Mexico 1914 - 1964

La Segunda Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús se encuentra ubicada en la avenida Managua #510 en la Colonia Cuauhtemoc Norte. Fue establecida en el año 1952, por un grupo de hermanos provenientes de la primera iglesia; su primer pastor fue el hno. Silvestre Peña.

En el año de 1951 inició un culto foráneo en la Colonia San Rafael (hoy conocida Colonia Cuauhtémoc Sur) con domicilio en el Frac. Coahuila S.11-M. R11 Sur Predio No. 1, en casa de la Hna. Susana Barrera de Iriarte, quien fue el conducto para que el evangelio se estableciera aquí en esta zona.

Grupo de jovenes (1969)

Los hermanos Gumersindo Jiménez, Marcelo Hernández, Elías Flores, Rosendo Fierro se encargaron de abrir el primer servicio acompañados del hermano Alfonso Mascareño Angulo, quien a su vez instituyó la primera Escuela Bíblica Dominical para los niños. El lugar era un terreno amplio desmontado con una casa y una enramada donde se realizaban los jueves un culto de barrio y los hermanos visitaban la obra una vez por semana. Además el terreno colindaba con el Fracc. Coahuila y en el borde del terreno atravesaba el dren 134; en un principio el esposo de nuestra hermana Susana Barrera Iriarte, el hno. Estaban Iriarte, de nacionalidad española no era convertido pero después se convirtió en uno más de los frutos de este campo evangelístico.

El primer culto oficial dentro del domicilio de la hermana Susana fue celebrado en marzo de 1951. El hermano Gumersindo siempre acompañaba los servicios con su guitarra y se entonaban alabanzas como la de “Aleluya al Señor” y “Pecador ven al dulce Jesús”.

En la ciudad de Mexicali el día 10 de febrero de 1953 se celebro la compra venta del lote de terreno ubicado en la Colonia San Rafael, que pertenecía al matrimonio Iriarte, sin embargo el hermano Esteban al ser extranjero no pudo realizar la firma de ningún contrato pero estando conforme cedió los derecho a su esposa la hermana Susana quien vendió al hermano Alfonso Mascareño Angulo, pastor de la 1ra Iglesia el terreno que media 10 metros de frente por 31 metros de fondo. El hermano anticipo a la hermana $150.00 m.n. quedando pendiente la entrega de los títulos de propiedad. El hermano vino en representación de la Iglesia Apostólica, deseando erigir en este terreno una casa de oración para uso de culto religioso.

En el inicio de la obra, y ya con la compra del terreno a nuestra hermana Susana Iriarte, un grupo de hermanos entre ellos el hermano Silvestre Peña, quien fue el primer pastor de la congregación se encargaron de construir en 1953 lo que se denominaría el primer templo (casa de oración) de la 2da Iglesia Apostólica de la Fe, con material de adobe y madera lograron con muchos esfuerzos terminar lo que sería la iglesia con algunos bancos, sillas y un pequeño atril como pulpito.

Al primer templo también se le adicionaron algunos servicios y un pequeño espacio donde muchos de los “chiquillos” jugaban y se entretenían. Los hermanos eran en su mayoría hermanos esforzados entre los que destacan el hno. Manuel Castillo, Nicolás Castillo, el hno. Santos, el hno. Goyo y el hno. Jesús Soto. El año de 1953 asumió la responsabilidad como pastor el hermano Silvestre Peña, quien provenía de la 1ra Iglesia de Mexicali.

La naciente iglesia era un grupo de aproximados 15 hermanos quienes se reunían en la esquina de la casa de la hermana Iriarte en un cuadro de terreno donde celebraban los cultos destacando el trabajo árduo del hermano Peña, al frente de la congregación, pues el, al no ser un hombre letrado, si tenía un espíritu visionario y trabajador, que lo llevó a abrir la obra que a la postre daría fruto. Nuestro hermano Silvestre Peña fue descrito por quienes lo conocieron como un hombre calmado y batallador

Los servicios que se llevaban a cabo eran largos, donde la mayoría de los hermanos participaban cantando alabanzas, daban acciones de gracias. Al principio nada mas era ese cuarto donde llevaban a cabo los servicios pero después le hicieron una pequeña ampliación para la cocina, cuenta nuestra hermana Ester Valtierra que ella jugaba por el pasillo de dicho templo y que en muchas ocasiones llegó a correr por debajo de las ventanas.

Cabe destacar como primeros presidentes de las diferentes sociedades de la Iglesia Apostólica de la Fe a los siguientes hermanos, por parte de la Sociedad de Varones se hace mención de un hermano de apellido Trullos. La Sociedad Femenil Dorcas hace mención a la hermana Catalina de Ayala, madre de nuestro hermano Cristóbal Ayala. Los jóvenes instituyen como primer presidente a un hermano llamado Sotero Aguirre o al hno. que conocemos como el hno. Chito. También hacemos mención especial del matrimonio Iriarte, ya que fueron quienes prestaron y luego vendieron el terreno cediéndolo para la construcción de la congregación. Nuestro hermano Esteban Iriarte, de nacionalidad española descanso con el Señor primeramente, y nuestra hermana Susana según cuentan los testimonios, vivió en el área donde hoy se encuentra la casa pastoral. Cuenta la hna. Paula López que la hermana ya estaba muy grande y en ocasiones no salía del cuartito donde vivía por algún malestar o enfermedad y ella con algunas hermanas iban y la visitaban para ayudarla a limpiar en su casa y ver por las necesidades que en ocasiones llegó a sufrir.

En 1958, el hermano Jesús Martínez fue designado pastor en la Segunda Iglesia. El hermano era un hombre estudiado egresado del ITAI, su temple humilde y sus raíces ancestrales no aparentaban en nada con su conocimiento de las escrituras.Nuestro hermano fue un hombre de gracia para con aquellos a quienes discipuló, en su momento algunos de ellos se expresaban de el como, un hombre que supo engendrar en sus corazones el deseo de escudriñar la Biblia, sin basarse en la superficialidad, siempre llevándolos a meditar en lo que realmente requería Jesucristo de cada uno de ellos.Siempre apegado a la doctrina, nuestro hermano era un hombre apegado al orden y a cultivar la cultura de la sana disciplina dentro de la iglesia, educando a la juventud de aquel entonces de acuerdo a las enseñanzas de la escritura.

La iglesia gozaba de mucho avivamiento en los cultos que se llevaban a cabo en el templecito construído tiempo atrás por los hermanos de la congregación, de hecho hay testimonio de que el número de hermanos en ese entonces aumentó hasta 50 miembros en la iglesia. En ese tiempo nuestro hermano tuvo la idea de habilitar la Segunda Iglesia en otra colonia y para ello adquirió un predio en la colonia Pro Hogar donde se pensaba construir el templo, sin embargo a falta de aprobación y planeación la iglesia nunca fue construida, dejando solamente los pilares que actualmente se encuentran en lo que hoy conocemos como las Oficinas Distritales.

Durante la época de nuestro hermano visitaron la congregación muchos hermanos de renombre dentro de la iglesia como el hermano Valentín Nieblas (+), quien según testimonios fue a quien Dios uso por primera vez aquí para obrar una sanidad divina y una liberación.Era muy común ver milagros y sanidades en estos tiempos, la iglesia ya estaba acostumbrada a que todo eso sucediera, tenemos el caso de hermanos que cuentan de viva voz testimonios de sanidad de alguna enfermedad mortal por parte de alguno de los congregados en la Iglesia, sin hacer mucho “espaviento o mucho ruido”, comenta nuestra hermana Ester Valtierra, quien fue testigo de lo acontecido.

Entre los hermanos y hermanas que destacan en esta época, se encuentra la hermana Altagracia Tamayo quien fue benefactora y pionera en la obra que inició con nuestro hermano Peña, así como la hermana Francisca Tamayo, la primera era suegra de la hna. Ramoncita Tamayo y de quien nos platica eran hermanas que trabajaron mucho para la obra de la iglesia y de quienes aprendió después a servir.

Según constan testimonios y datos de algunos informes al año 1964, el hno. Ramon Higuera se encontraba como pastor en la Segunda Iglesia, sucediendo en su responsabilidad al hno. Jesús Reyes Martinez. El hno. Higuera venía acompañado de su esposa la hna. Dolores de Higuera y de sus hijos; los hnos. eran muy fervientes en cuanto al conocimiento de la palabra de Dios. El hno. Ramon Higuera, era una persona exigente para con sus miembros, siempre apegado a la sana doctrina, en sinnúmero de ocasiones enseñó a la congregación a defenderse de las artimañas del enemigo. Según datos de su pastoral, el hno. se encargó de dar inicio a la construcción del segundo templo, que en un futuro sería el antecesor del actual templo.

Durante su pastoral los servicios se realizaban los jueves y domingos, donde se predicaba la palabra de Dios y sonaban las melodías de himnos como “Día Alegre” y “Gloria Gloria Aleluya”. Destacan en su periodo el ministro hno. Lorenzo Hernández y el hno. Adolfo Sicairos, suegro de la Hna. Paula López de Sicairos.

Hna. Jesus de Hernandez y hna. Lupita Quintero

En 1967 el hno. Ramón entregó la Segunda Iglesia al Rev. Jose María Quintero Villela, para continuar su gestión en la Primera Iglesia. El hno. “Chemita” (como le llaman de cariño al hno), quien por espacio de 15 años pastoreó con mucho amor y cariño a sus ovejas, quienes aun le recuerdan por su espiritu de servicio y la preocupación que el tenía por ellos, pues no faltaba la visita pastoral a sus hogares.

Proveniente de la iglesia en Ej. Tecolotes, y acompañado de su esposa la hna. Ignacia Luz Flores Hernández e hija Maria Guadalupe; a su llegada se encontró con la problemática de no haber un templo plenamente establecido y facultado para desempeñar los servicios a la altura de las circunstancias en las que se encontraba la congregación.

Una de las obras primarias que hizo el hno. fue la adquisión de gran parte de lo que tenemos como terreno en la actualidad, de manos de la hna. Susana Barrera de Iriarte, quien en febrero de 1953 había vendido ya una parte para la construcción de la primer casa de oración.

Ante la falta de recursos económicos, el hno. Quintero asumio la responsabilidad entregando una encomienda a la congregación, la de “no dejar de diezmar” considerando que solo siendo fieles Dios pondría los medios para la edificación del templo que se anhelaba. (9)

Hno. Jose Maria Quintero, Pastor de la Segunda Iglesia por mas de quince años (1968 - 1982)

La respuesta de Dios no se hizo esperar, y el apoyo económico, de material y los donativos comenzaron. De viva voz de nuestro muy querido hno. Jose Maria, que como testimonio vivo nos hace mención de los siguientes hermanos: hno. David Jimenez, quien construyó la banqueta, hno. Sebastian García, donó todas las ventanas del templo, el hno. Guadalupe Ramos quien hizo fuertes aportaciones económicas, asi como la donación de la alfombra por parte del dueño del Hotel del Norte.

El 15 de noviembre de 1969, fue dedicado el templo por parte del hno. Maclovio Gaxiola, entonces Obispo Presidente del Distrito de Baja California. El servicio fue una celebración donde se hizo mención de quienes aportaron y se habló del trabajo realizado asi como de quienes en el pusieron su empeño, dedicándolo para la obra de Dios. En el año 1970 el hno. Jose Maria padeció una enfermedad muy grave que lo mantuvo en receso por espacio de un año. Durante este año el hno. Lorenzo Hernández asumió responsabilidad al frente de la congregación. Algunos de los jóvenes de los años 1970-1973, Martha y Elvira Flores Hdez., Lupita Quintero, Rosa Isela , Dalia y María Elena Morales, Ethel y Haydee Castro, Raquel Leyva, Armida Armenta, Panchita Ávila, Ruth Medel, Alberto Osuna, Sigifredo González, David Sánchez, Samuel Camacho, Tony Ramírez, David Ruelas y muchos que escapan de nuestra memoria.

Siempre un hermano visionario, el hno. “Chemita” contribuyó a traer grandes cambios a la iglesia, pues cuenta que la Segunda Iglesia fue la primer congregación en Mexicali que contaba con instrumentos musicales como piano, guitarra eléctrica y bajo, batería, Situación que le trajo llamados de atención por parte las autoridades de la iglesia local e incluso motivo a que en muchas ocasiones se les impidiera tocar a muchos de los hermanos en alguna actividad. Según recuerda nuestro hermano, fue resuelta en un viaje del entonces Obispo Supervisor hno. Ismael García Márquez, quien de visita al sur de la República observó que la mayoría de las congregaciones ya contaban con dichos instrumentos.

Hna. Ramona de Tamayo y Hna. Carmelita Gonzalez (+), mujeres ejemplares y pilares de la construccion del segundo templo

Además de la construcción del templo, de la formación de los agregados, del pastorado del hno. Jose María han surgido pastores y lideres prominentes que a la fecha estan con nosotros, tal es el caso del hno. Daniel Flores (actual presbítero de la 4ta IAFCJ de Mexicali), hno. Daniel Ramos Aguirre, hno. Miguel Angel Ramos Aguirre(+), entre otros. El hno. José María Quintero hizo entrega de la congregación el 26 de octubre de 1982, para continuar como pastor en la Primera Iglesia de Mexicali, llegando en su lugar el hno. Eduardo Soto Sánchez.

Templo dedicado en noviembre de 1969

Antes que el hno. Soto llegara, la principal idea del hno. Quintero era la de ampliar el templo, no existía ni planeación ni la idea de construir un nuevo templo. Según nos cuentan testimonios, el Señor trató con el hno. Soto, quien recibió la visión de construir el templo donde se congregaran mil personas.

La primera problemática que el hno. Soto enfrentó fue el escepticismo de la congregación, principalmente porque la construcción del templo anterior era reciente y se encontraba en buenas condiciones, lo que motivo acaloradas reuniones y planeaciones que a principio de 1985 definieron el rumbo del inmueble que fue demolido dando paso a la nueva construcción.

Hno. Lorenzo Hernandez, bautista oficial del hno. Jose Ma. Quintero

También se adquirieron los predios de lo que hoy conocemos como el estacionamiento de la iglesia, además de que se construyó la casa pastoral y se habilitaron los salones y la cocina-comedor de la congregación, que también fungieron como templo y donde por un espacio de 7 años se celebraron los servicios y las celebraciones.

Durante el pastorado de nuestro hermano Soto también se regularizó con el gobierno todo lo que fueron los registro de propiedad declarando el terreno de la iglesia Patrimonio Nacional y se solicito la instalación de la línea telefónica a las oficinas de Teléfonos del Noroeste, quedando instalado el teléfono que sigue vigente hasta hoy. Cabe recordar los viajes de nuestro hermano Soto para los Estados Unidos, recogiendo donaciones y material que le era entregado, incluso algunos hermanos recuerdan cuando trajo todas las lámparas que le regalaron y con ellos pusieron la iluminación en el templo.

Hnos. Angel Vargas, Lorenzo Hernandez y Jose Maria Quintero, con sus esposas

También merecen mención especial la compañía de hermanas que se encargaron de elaborar tortillas y tamales para construir el templo, entre las que destacan la hna. Carmelita González y la hna. Ramoncita de Tamayo. Desde las 4 de la mañana se podía ver a las hermanas haciendo tortillas para que un chiquillo de nombre Jonathan Solares, saliera a repartirlas a las tiendas y comercios donde eran recibidas.

Siempre hubo quienes se desanimaron, inclusive quienes pensaron que ya no había mas trabajo que hacer pero aquellos hermanos de visión no se detuvieron, lo único que en ocasiones detuvo la obra como mencionaba la hna. Tamayo fue “la falta de dinero”, pero por ánimos no paraban.

La gestión de nuestro hermano Soto se vio marcada por la construcción del templo y también por la obra evangelistica en la zona, ya que durante esta etapa la iglesia se consolidó como una iglesia de crecimiento y tanto en lo social como en lo económico llevándose varios primeros lugares por los bautismos y por las ofrendas de EVAMI.

Rev. Eduardo Soto Sanchez, y familia. Pastor de la Segunda Iglesia de 1986 a 1991

Nuestro hermano entregó la gestión pastoral dejando aun pendiente la obra de construcción del Templo, pero ese ánimo y el deseo de concluir siguió vigente en los hermanos que a la postre culminarían la obra que el señor Jesús había puesto en su corazón. El año de 1991 inició su gestión el Rev. Marco Antonio Angulo Zazueta, que por lapso de dos períodos pastorales (1991 – 1994 y 1997 – 1999) estuvo al frente de la congregación acompañado de su esposa, la hna. Elizabeth Juárez y de sus hijos: Marco Antonio, Gloria, Dina y Judith.

Siempre de carácter firme, a nuestro hermano también le correspondió seguir con las labores de construcción del templo, pero sin dejar de pastorear a la iglesia, reorganizando el trabajo de proconstrucción del templo. En su primer período el hno. resultó electo Obispo Supervisor del Distrito de Mexicali, entregando la responsabiliad al hno. Rev. Andrés Mayoral Murillo, pastor en la Primera Iglesia.

Grupo de hermanos que trabajaron de manera incansable por culminar la obra en construccion: Hnos. Rafael Rios, Jose Rivera, Hipolito Zamudio, Cliserio Zazueta y el Pastor Hno. Eduardo Soto
El año de 1994, inicio el hno. Andrés Mayoral como pastor en la Segunda Iglesia; el y su familia (Hna. Ruth Ríos de Mayoral, Betsy, Aholibama, Andrés y Misael) eran muy queridos en la congregación, descrito por testimonios, como un “alma de Dios”, siempre apacible, un hombre muy espiritual y jamás arrebatado. Durante su estancia se organizaron varias campañas de sanidad entre las que destaca una donde visito la congregación el hno. Carlos Ceniceros, celebrando un culto de sanidad donde la iglesia experimentó un mover sobrenatural en gran manera.
Templo de la Segunda Iglesia en su fase inicial de construccion
Aqui se observan los cimientos del templo, el cerco que aun sigue en pie y parte del comedor donde se realizaron los servicios por espacio de siete años

El 21 de marzo de 1996 fueron bautizados en el nombre de Jesucristo el que escribe Mario Antonio Méndez y su madre. El año 1996 el hno. Mayoral se despidió de la congregación dejando un hueco en el corazón de muchos que les aguardaban cariño y respeto, que hasta la fecha siguen en la memoria de ellos.

De septiembre de 1996 a junio de 1997, proveniente de la Octava IAFCJ de Mexicali. Recibió el hno. Victor Manuel López Cárdenas por primera vez a la congregación, acompañado de su esposa la hna. Martha Salazar y de sus hijos Victor y Jonathan. Hombre de visión, desde su primer instancia como pastor demostró que el árduo trabajo y el amor que tiene por la obra de Dios y las almas ha encaminado a la iglesia al crecimiento en muchos ámbitos, recuerdo con gozo aquella ocasión cuando me encontraba en la Escuela Dominical y el hermano se acercó y me pidió mis datos, sentí atención de su parte y sobre todo sentí que me estaban tomando en cuenta.

Vista del templo aun en obra negra, desde la avenida Managua
Miembros de la Segunda Iglesia a mediados de 1985

El hno. Víctor siempre ha sido un hombre de retos, ante los cuales ha asumido su responsabilidad como un Hombre de Dios. Cuando el recién llegó a la congregación, la primer problemática a la que el se enfrentó fue de encontrar una iglesia que aunque era muy trabajadora, estaba pasando por un desierto pues la situación social y demográfica de la iglesia no era la mejor, en el ámbito espiritual considero como punto de vista personal que la congregación en muchos momentos y debido a esa prueba había caído en un bache, inclusive por momentos se pensó que todo esto traería consecuencias futuras.

Vista de la construccion desde la avenida Uruguay
Parte de la estructura frontal con las paredes ya levantas

Nuestro pastor, quien comenzó su pastorado en el Ejido Chihuahua, además de tener experiencias pastorales en la 11ª Iglesia, Octava Iglesia y la Séptima Iglesia. Ya traía una visión de trabajo establecida en sus otras gestiones, sobre todo en la Octava Iglesia donde había logrado dar formación en base a la ayuda del Señor, el apoyo de su esposa y familia un programa donde la iglesia desarrollará Ministerios en base a los dones y talentos que había en cada hermano.

Además, el hno. Victor había establecido un programa de Escuela Dominical denominado por niveles, donde se buscaba la formación y la orientación en hermanos recién bautizados, y la consolidación de aquellos que ya tenían tiempo en la iglesia. También el hno. Víctor estableció en la congregación un programa de trabajo buscando tener metas a futuro y fundo las bases que en algún momento rindieran frutos para aquellas generaciones venideras dentro de la iglesia. Cuando el hno. Victor comenzó su pastoral, su principal preocupación fue la salud de la iglesia, recuerdo que en un sinnúmero de servicios nos llamo a muchos de los congregados a vivir en santidad y sobre todo a buscar el rostro de Dios, quizás esto lo hagan todos los pastores, pero nuestro pastor en ese momento nos hablaba a nosotros, parecía que Dios nos estaba preparando el camino para abrir su proyecto en la Segunda IAFCJ.

Desde muy temprano, las hermanas y algunos hermanos trabajaban haciendo tortillas y tamales para el apoyo de la construccion

El primer programa que el estableció en la iglesia, fueron los ministerios. La primera reunión oficial en el año de 1997, en la cual me tocó estar presente fue la de la formación oficial de un Ministerio de Ujieres, que fue presidido por su hno. Y colaborador, Rubén López Cárdenas. Aquella ocasión fuimos citados y a manera de formar parte de la historia los siguientes hermanos: Hno. Humberto Zamudio, Hno. Neftalí García Jacobo, Hno. José Luis Torrecillas, Hno. Carlos Castro Cota, Hno. Jonathan Solares León, Hno. Marcos Llamas Castañeda, Hno. Marco Lozano, Hno. Jesús Solares y un servidor Hno. Mario Méndez Rivera.

El hno. Jesus Solares Juarez, quien por mas de 40 años ha prestado sus servicios como conserje para la obra de Dios

El hno. Victor llegó con un aperitivo en sus manos lo puso en medio del salón y nos invito a convivir dando inicio a dicha reunión, donde se nos planteo la idea de transformar un Comité en Ministerio de Ujieres, con hermanos fieles y que tuvieran amor, servicio pero sobre todo pasión y conocimiento por lo que se nos estaba encomendando.

Dicha reunión, rindió frutos ya que en base a ella surgió lo que a la postre seria el Ministerio de Ujieres de la 2da IAFCJ. Siendo presentados el 23 de marzo de 1997 al frente de la congregación, donde se oro y se ungió a cada uno de los hermanos instalando oficialmente dicho ministerio en la iglesia. Debido a la excelencia que demostró el ministerio en su calidad de servicio, esto sirvió para que también fueran llamados a cubrir actividades distritales y eventos internacionales. Era el comienzo de un bonito período para la iglesia, un período de renovación de nuevos bríos y sobretodo de una nueva era para quienes consideraban que la obra de Dios tenía limitaciones.

Cuando se logró instituir el primer ministerio, nuestro hermano también dio inicio a la formación de un Ministerio de Alabanza y Adoración, encomendando la tarea a su esposa, la hna. Martha Salazar. El primer ministerio de alabanza oficial en la iglesia fue establecido en el mes de abril de 1997, siendo sus primeros miembros: La hna. Martha Salazar de López, hna. Glenda Heredia, hna. Noira Castro, hna. Ada García, hno. Hugo Uribe, hno. Heriberto Almanza, hno. Hugo Ríos, hno. David Pollorena.

También en ocasión de ministerios se designo a nuestro hermano Sergio Escobedo como primer director oficial del Ministerio de Intercesión de la iglesia, designando a un grupo de hermanos que se encargaran de orar e interceder durante el desarrollo del servicio.

Desarrollo de un servicio semanal, el templo aun estaba en construccion
Parte del area ministerial, el altar y el pulpito que aun sigue siendo parte del mobiliario de la iglesia

Nuestro pastor implantó en la Escuela Dominical un sistema donde la enseñanza era en base a niveles y donde se buscaba equipar el creyente, entregándole una educación cristiana de calidad e impulsándole en base a sus logros a continuar creciendo dando siempre pasos firmes dentro de su formación como creyente. La Escuela Dominical infantil desarrolló sus clases de manera que a la vez que los hermanos estuvieran en clase sus hijos pudieran ser atendidos, además que se instituyó una clase de cunero donde se encargaban de cuidar a los pequeños.

El pueblo de Dios y su pastor, han enfrentado pruebas muy duras, como una enfermedad que sufrió en su columna el hno. Victor durante su estancia en la congregación, y que en muchas ocasiones le impidió el estar con nosotros en el servicio pero que sin embargo y con todo y dolor, el atendía las necesidades de la iglesia. De dicha enfermedad Dios ya lo libro pero el recuerda de viva voz que en muchas ocasiones se sintió desesperado por no poder sanar de tal malestar. Los servicios se celebraban los días jueves y domingos, el día lunes se reunía el ministerio de ujieres y el miércoles el ministerio de alabanza, el día martes se estableció el programa de grupos familiares, antecedente del trabajo celular.

El dia 21 de marzo de 1999 fue dedicado el Templo de la Segunda Iglesia de Mexicali, por el entonces Obispo Presidente Rev. Jose Raul Murillo Guerra

La iglesia iba encaminada hacia la expansión y el crecimiento aunque lento aumento en un 60% celebrando 6 bautismos en el período de once meses que estuvo nuestro pastor.

El periodo pastoral que nuestro hermano concluyó fue a fines del año 1997, entregando la iglesia a el Obispo en funciones, Rev. Marco Antonio Angulo quien continuaría la obra. El hno. Víctor fue reinstalado como pastor en la Octava Iglesia donde continuaría el trabajo que había dejado comenzado al irse, buscando consolidar y reconstruir los ministerio y las áreas que en su momento dejaron de funcionar.

En su segunda etapa como pastor, el hno. Marco Antonio siguió trabajando en la iglesia con labores de construcción y restructuración de los espacios de reunión. Fue como ya se menciona, el pastor a quien le tocó inaugurar el templo, dedicándolo para la obra por medio de un programa que a continuación se describe:

- El programa fue un Culto Distrital de Dedicación. - Estuvo presente la Mesa Directiva representada por el Obispo Presidente, Rev. José Raúl Murillo Guerra. - Asistieron al evento hermanos pastores como los hermanos Josué Mendoza e Ismael García, obispo emérito de la IAFCJ. - En el evento que se desarrolló estuvieron presentes todos los pastores que estuvieron en la iglesia a partir del primer templo levantado el año de 1953. - Fue una celebración donde se habló del trabajo de construcción y se hizo una mención especial a nuestro hno. Eduardo Soto, siendo el iniciador de tal obra. - Hubo participación de himnos por parte de los Varones, Señoras y Jóvenes. - La predicación fue por parte de nuestro Obispo, José Raúl Murillo Guerra.

Durante su pastoral, fortaleció el cuerpo ministerial con la ordenación de varios hermanos, destacando los siguientes: Hno. Manuel Quintero, hno. Neftalí García, hno. José Luis Torrecillas, hno. Saúl Gaitán (ministro), hno. Otoniel García, hno. Raudel González y el hno. Cristóbal Pérez.

En los últimos meses de su gestión como pastor de la 2da IAFCJ, también llevó a su cargo la iglesia que estaba en Las Vegas, Nevada. El 7 de noviembre de 1999 hizo la entrega oficial a quien actualmente se desempeña como pastor de la 2da IAFCJ, pastor, Dr. Víctor Manuel López Cárdenas.

Durante los primeros años del siglo XXI, el Señor estuvo tratando con la Iglesia y con nuestros pastores. Muchas ocasiones nuestro pastor externo su preocupación de ver algo diferente, el deseaba con todo su corazón que Dios obrara de una manera maravillosa en la congregación pero quizás a no ser que la historia misma nos diga lo contrario, Dios estaba preparándole el camino.

Con el ingreso del nuevo siglo, nuevos planes e ideas se implementaron en la congregación. Implementado proyectos como los de la Visión de los 12, denominados GDA dentro de la Iglesia Apostólica. Nuestro pastor ya encaminado en la Visión y en el “rhema” que Dios le había dado, emprendió la tarea de empaparse y empapar a la congregación del proyecto que el Señor había traído a la iglesia; para ello incluso viajo el mismo a varios países buscando conocer mas acerca de las iglesias de éxito (Colombia, Guatemala, Argentina), y comisiono a varios hermanos para que visitaran algunos congresos y eventos de índole internacional.

En cada culto, la bendicion se derrama de una manera especial

Dentro de nuestra congregación instituyo para su apoyo un equipo de trabajo y colaboradores que incondicionalmente fue factor y sigue siendo hasta hoy (quienes aun siguen) un fundamento en la obra de servicio que se presta a la iglesia. El grupo de los 12 que instituyo nuestro hermano en la 2da IAFCJ fue constituido por los siguientes hermanos:

1. Hno. Víctor Manuel López y hna. Martha Salazar 2. Hno. Manuel Quintero y hna. Amparito Pollorena 3. Hno. Eduardo Vallejo y hna. Nelly de Vallejo 4. Hna. Patricia Lozano Alvidrez 5. Hno. Jonathan Solares León 6. Hno. Héctor Lozano y hna. Karen Mayorquin 7. Hno. Sergio Hugo Hernández 8. Hna. Nereida Zazueta 9. Hna. Norma Osuna 10. Hna. Esthela López López 11. Hno. Raúl Ramírez y hna. Gabriela de Ramírez 12. Hno. Alejandro Valenzuela y hna. Lily Ramírez de Valenzuela

Era común que se reunieran todos los lunes por la noche en las instalaciones de la congregación, para planear y discutir el destino y los planes de la congregación. Cabe resaltar que gran parte de este proyecto se debió a la labor titánica de nuestros pastores, quienes guiados por el Espíritu Santo se encargaron de formar a los hermanos y a guiar a aquellos que nos encontrábamos encaminados hacia el liderazgo transformando así el potencial que el Señor Jesús nos había dado para su obra.

Realmente Dios tenia proyectos para la iglesia y para nuestros pastores, pero no por eso el enemigo se hizo de la vista gorda. Cuanto mayor fue el crecimiento del cual no solo hablo del numérico sino del social, del espiritual de la iglesia, mayores fueron las pruebas y las luchas que de alguna manera y como en toda batalla, dejaron algunos heridos y uno que otro deceso en la obra, siempre buscando poner en peligro a la iglesia de Dios pero sin lograr sus fines.

Nuestro pastor guiado siempre bajo la dirección del Espíritu Santo, comento en muchas ocasiones que jamás ha buscado un lugar, mucho menos una plataforma o sitio. Pero Dios se encarga de poner los medios y llevar a sus siervos por procesos que incluso ellos mismo no conocen.

Orgullosamente para memoria ya de la Segunda Iglesia, nuestro pastor resulto electo Obispo Superviso del Distrito de Mexicali para el periodo 2005 – 2009, desarrollando a la par su labor pastoral en la Segunda Iglesia, siempre apoyado por su equipo de colaboradores y encaminando a la congregación hacia la sanidad y la excelencia.

En el periodo del 2005 también se constituyo la primer Administración Oficial de la Congregación, teniendo como primer Jefe de la Administración al hno. Fernando Villarruel Wilson, como asesor al hno. Eduardo Vallejo Arroyo y como secretaria a la hna. Claudia Banda de Méndez. Quienes debido a las modificaciones fiscales y al crecimiento de la iglesia pronto contribuyeron con sus conocimientos para apoyar en todo lo relacionado a los espacios de reunión y las relaciones administrativas con las dependencias, asuntos internos y con el control financiero de la congregación.

Durante este periodo el templo también sufrió algunos cambios y remodelaciones tanto en sus estructuras como en el mobiliario. Se construyeron otro grupo de salones y se remodelo la cocina-comedor construida bajo los anteriores periodos pastorales, además de construyo un segundo salón para reuniones donde Dios le ha concedió a la iglesia celebrar Encuentros y reuniones de carácter oficial.

Además de la bendición social también la Segunda Iglesia recibió bendiciones económicas de gran índole, de quienes la congregación y nuestros pastores han sido testigo y participes. Dios le concedió a nuestro pastor la compra de un carro nuevo y la remodelación de la casa pastoral, así como también le concedió a la congregación la instalación de un sistema de aire acondicionado, un buen equipo de sonido e instrumentos musicales, todo esto para Gloria de nuestro Señor Jesucristo. Las fraternidades también sufrieron cambios en sus diferentes áreas. Por un lado dentro de la institución desaparecieron los términos fraternidades y ahora fueron denominados redes, (varones, señoras y jóvenes), y en el ámbito local se inicio lo que a el postre seria el plan institucional de la iglesia: El Trabajo Celular.

Verificada la Convención General del 2006 nuestro pastor y en ese momento Obispo Supervisor, fue electo Secretario General de Asistencia Social, cargo que ostento durante el periodo 2006 – 2010, a la par del trabajo pastoral y entregando la Supervisión del Distrito a nuestro actual obispo hno. Isaac López Tamayo.

La iglesia sufrió durante dicho periodo un crecimiento social-espiritual en sobremanera, transformando a la congregación que no llegaba a los 200 hermanos en una congregación de mas de 600 hermanos y contando. Contribuyendo para ello la dirección del Espíritu Santo y de nuestro pastor, quien apoyado por los hermanos colaboradores ha estado al pendiente de sus ovejas.