8a Zapopan, Jalisco - WikiHistoria
jueves 23 de mayo del 2019

8a Zapopan, Jalisco

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar

8VA. IGLESIA APÓSTOLICA DE LA FE EN CRISTO JESÚS EN ZAPOPAN[editar]

HISTORIA[editar]

Los inicios

La actualmente 8va. IAFCJ de Zapopan, nace de un grupo al que se le llamaba “Centro Benito Juárez”, en el periodo del Hno. Sarabia.

Por determinado tiempo se llevaron a cabo las actividades del centro en la casa del Hno. Carlos Aparicio. Una familia, pujante y fuerte, que abrazo el evangelio. Hubo varios hermanos al frente del centro, entre ellos: Guillermo Zepeda, Montalvo, Luis Aparicio, etc.

El centro estuvo bajo el periodo del Hno. Sarabia y cuando llegó a su termino, debido a su fallecimiento, comenzó el periodo del Hno. Jauregui en la 1ra. IAFCJ de Zapopan, dándole continuidad al grupo. Pero por determinadas circunstancias el Hno. Jauregui decidió separarse de la IAFCJ, quedándose a cargo el Hno. Luis Bernal en diciembre de 1997. Y durante seis meses (aprox.) deja como encargado del Centro a Luis Aparicio y después se coloca al Hno. Raúl Arellano Llamas.


El terreno

Raúl comenzó a salir a evangelizar y el grupo se fue fortaleciendo en casa del Hno. Carlos Aparicio, de tal manera que tuvieron que extender reuniones en la casa del Hno. Luis Aparicio. Pero como seguían creciendo y ya eran muchos, tuvieron que salir de ambas casas para finalmente tomar la decisión de comprar el terreno (es el que está actualmente) entre los años del 2002 y 2003.

El terreno en sus inicios era comunal pero finalmente quedó a nombre de la Iglesia Apostólica.

Lo primero que se comenzó a construir fueron las bardas. La luz se jalaba del otro lado del arrollo y muchas veces se robaban el cable.

El costo del terreno fue aproximadamente de $110,000 pesos (por un estimado de 600m) y su compra se realizó con el apoyo de varias aportaciones: una aportación de $35,000 pesos (aprox.) de los hermanos que eran parte del grupo, y otra de la 1ª IAFCJ de Zapopan. Posteriormente se adquiere un préstamo para construcción de $50,000 de las oficinas generales. El cual se pagó, dando mensualidades de $1100 pesos aprox., con el apoyo de la 1ª IAFCJ de Zapopan; un mes pagaba la misión y otro la 1ª de Zapopan.


Su crecimiento

Con el tiempo el grupo llegó a ser más fuerte y se vio la necesidad de que el Hno. Raúl Arellano se dedicara a tiempo completo, siendo ministro ordenado de la 1ª IAFCJ de Zapopan (probablemente ordenado en el pastorado de Julio Jauregui).

El grupo se dejó de conocer como el Centro Benito Juárez, y se le comenzó a llamar Ríos de Agua Viva (debido a que por su ubicación pasaba un río de aguas negras).

De entre los hermanos cabe destacar, el trabajo y apoyo del Hno. Guadalupe Suárez, para el crecimiento del grupo; se iba caminando desde su casa (por falta de recursos) hasta el lugar del terreno.

También cabe mencionar la gran labor de la familia del Hno. Carlos Aparicio y el trabajo de su esposa Josefina que siempre fue de gran bendición para el grupo, ya que siempre buscaba los recursos que podía para seguir construyendo. Otros hermanos que estuvieron colaborando con el Hno. Raúl, fueron el Hno. Ismael y Martha Alicia, que de igual manera fueron de gran bendición.

El Hno. Raúl Arellano trabajaba por las mañanas en el Ayuntamiento de Zapopan y dedicaba todas las tardes a trabajar en el grupo. En el período de su liderazgo, que fue alrededor de 3 años, se logró construir parte del templo.


Tiempos difíciles

El grupo, integrado aproximadamente por 72 hermanos, se iba a declarar como iglesia viable en la convención de marzo del 2005, pero el Hno. Raúl Arellano decide dejar las filas de la IAFCJ en diciembre del 2004.

En ese tiempo al Hno. Raúl se le daba una pequeña ayuda, todavía no recibía lo que corresponde como pastor, porque todo lo demás se invertía en la construcción. El escaso apoyo de su esposa (debido a ciertos problemas con la disciplina de la IAFCJ) no le favoreció en su ministerio.

El deseo de que el grupo logrará ser reconocido como Iglesia Viable era latente en el Hno. Raúl y en la espera de ello, se desesperó. Y sin saber que en la convención de marzo del 2005 se daría ese reconocimiento, el decide separarse de la IAFCJ en diciembre del 2004. Junto con él se van 36 personas y la gran mayoría del mobiliario (ya que argumentó que lo había comprado el grupo). El terreno construido quedo como propiedad de la IAFCJ.

La mayoría del grupo estaba confundido y muchos no sabían lo que estaba pasando. El Hno. Luis Bernal, junto con Guadalupe Suárez (que sabía la mayoría de los domicilios de las personas del grupo) y Carlos Aparicio, se dio a la tarea de visitar a los hermanos para explicarles lo que estaba pasando. Es después de estas visitas, y con la asistencia de los hermanos del grupo, que finalmente se llegó a la conclusión de cuantos se habían ido y cuantos se habían quedado.

Mientras todo se fue aclarando, algunos de los hermanos que se quedaron (entre ellos el Hno. Guadalupe Suárez), comenzaron a reunirse en casa de una hermana. Los servicios se realizaban los domingos a las 7p.m., debido a que la mayoría trabajaba en los tianguis.


Nuevas fuerzas

Más tarde la IAFCJ toma la decisión de seguir atendiendo el grupo de manera directa. Se enviaron músicos de la 1ª de Zapopan y el Hno. Luis Bernal predicaba o algún otro líder. Aproximadamente dos meses después se solicito que Alberto Varela, ministro de la 4ª de Zapopan, se estableciera como encargado del grupo que se había quedado.

Como parte del apoyo de los músicos que se enviaron fueron los hermanos Andrés Castro y su esposa Hilda Montoya, Ampelio Rodríguez y su familia, entre otros.

El grupo se fue fortaleciendo bajo el liderazgo de Alberto Varela y es hasta marzo del 2006 (aprox.) cuando se logra constituir al grupo como la 8va. IAFCJ de Zapopan, con 65 miembros.


Etapa de transición

Después de algunos años y por razones de salud del Hno. Andrés, Pastor de la IAFCJ de Atenquillo, se llevó a cabo una permuta con la 8va. IAFCJ de Zapopan. Entonces el Pastor Alberto Varela es enviado a la Iglesia de Atenquillo y el Pastor Andrés se queda en la 8va. IAFCJ de Zapopan desde julio 2008 con 75 miembros.

Las principales dificultades en la congregación después de este cambio pastoral fue que, debido a la fuerte relación con el Hno. Alberto Varela, varios hermanos deciden irse con él (aprox. 15 personas). Otros no se fueron pero siguieron con la fuerte influencia de la amistad, haciendo más difícil la transición para todos.

Para ayudar a la convivencia y unidad entre la congregación, el primer domingo del mes todos se cooperaban y se hacía comida para toda la iglesia. Ya para finales del 2009 la congregación comenzó a responder, los cultos comenzaron a ser más avivados, inclusive una hermana recibió el don de nuevas lenguas, empezaron a evangelizar y a llevar oyentes.

Para inicios del 2010, el Hno. Varela, se separa de la IAFCJ por problemas personales (morales). Esto sin duda afecto en gran parte a la congregación pero gracias a la oración y el ayuno salieron adelante.


Algunas mejoras

Durante el pastorado del Hno. Andrés no se dieron avances en la construcción, pero si algunas mejoras (considerándose lo más urgente), como por ejemplo la mejoría del azulejo del bautisterio y su conexión al drenaje, el cambio de la puerta del anexo y el refuerzo de la puerta principal. Algo muy notable fue que se logró el servicio de agua potable para la iglesia, pero no se concretó conectarla a los baños.

A uno de los cuartos laterales (exterior del templo) , se le puso un pequeño firme, se enjarró y se colocaron una parte de azulejos para evitar la humedad que había (aunque todavía no esta fondeado).


Dificultad y cambio pastoral

Para marzo del 2010 la salud del Hno. Andrés comenzó a decaer. Se le subió el azúcar entre 400-480, sin poderlo controlar. Y para mediados del mes sufrió un infarto. Por lo que de mayo en adelante el trabajo la atención a la iglesia fue disminuyendo poco a poco. Solo se predicaba en los cultos y se regresaban a sus casas.

En las evaluaciones de julio el Hno. Andrés expone su situación al Hno. Peña, Obispo del distrito, y le plantea la necesidad de entregar el pastorado de la iglesia.

Pasados tres meses el Hno. Peña autoriza la salida pastoral del Hno. Andrés. Y la entrega oficial se llevó a cabo el 13 de octubre del 2010 al Hno. Mauricio A. Fernández Valle, como nuevo pastor en la 8va. IAFCJ de Zapopan, con aproximadamente 30 miembros.