Distrito Chihuahua:Contexto histórico - WikiHistoria
sbado 23 de febrero del 2019

Distrito Chihuahua:Contexto histórico

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar

HISTORIA DEL DISTRITO DE CHIHUAHUA[editar]

Jesus Manuel Ozaeta Perez, Administrador del Distrito, Samuel Adame Ramírez: Obispo Supervisor, Ruben Trejo GómezSecretario del Distrito
Obispo Supervisor Hno. Samuel Adame Ramírez 6127 Miembros Bautizados en el Distrito de Chihuahua
sector Presbítero Miembros Hasta el mes de Junio de 2011
SECTOR 1 Hno. Juan Antonio Durán Gonzalez 530 Miembros Bautizados
SECTOR 2 Hno. Abel Salcido Sabinas 781 Miembros Bautizados
SECTOR 3 Hno. José Luis Lira Vela 454 Miembros Bautizados
SECTOR 4 Hno. Refugio Andrade Monarrez 689 Miembros Bautizados
SECTOR 5 Hno. Jesus Manuel Ozaeta Perez 806 Miembros Bautizados
SECTOR 6 Hno. Crisanto Martin Seanez 606 Miembros Bautizados
SECTOR 7 Hno. Miguel Sabinas Montoya 580 Miembros Bautizados
SECTOR 8 Hno. Cleofe Escarcega 481 Miembros Bautizados
SECTOR 9 Hno. Camilo Martinez Moreno 223 Miembros Bautizados
SECTOR 10 Hno. Adriel Rios Rios 220 Miembros Bautizados
SECTOR 11 Hno. Lorenzo Gallarzo Fragoso 697 Miembros Bautizados

COMO INICIO LA OBRA APOSTOLICA EN EL ESTADO DE CHIHUAHUA

Apostolic Faith Gospel Mission.jpg

Como fruto del gran avivamiento acontecido en la calle Azuza No. 213, en la primera mitad del siglo pasado, mucha gente que visitaba la “Misión de la Fe Apostólica”, nombre que el Pastor William Seymour le había asignado a la obra, comenzó a tener experiencias pentecostales tal y como la Iglesia Primitiva es descrita en el libro de los Hechos: Aún los trabajadores que iban solo a limpiar o remover escombros eran tocados por el poder del Espíritu Santo y comenzaban a hablar en otras lenguas, sentían gran convicción de pecado, experimentaban arrepentimiento y pedían el bautismo en el nombre de Jesucristo. Estos trabajadores y otros grupos de mexicanos participaron de las primeras experiencias de un avivamiento que tuvo repercusiones a nivel mundial, ya que muchas personas de diferentes países del mundo venían a Azuza para experimentar su pentecostés y luego regresaban a sus lugares de origen llevando esta llama encendida dentro de sí. Dentro de estos grupos, hubo una mujer de origen Mexicano, radicada en los Ángeles que recibió la bendición en su vida y que tuvo también el sentir de regresar a su tierra natal a “dar de gracia lo que de gracia había recibido”, compartiendo el mensaje apostólico a los suyos. Muy poco soñaba esta mujer que estaba colocando los cimientos para lo que posteriormente se conocería como Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, movimiento destinado a convertirse en pujante iglesia evangélica autóctona que con el tiempo se extendería por toda la República Mexicana y a otros países.

Miguel García
Romanita Carbajal de Valenzuela

El regreso de esta mujer,Romana Carbajal de Valenzuela, a su terruño, Villa Aldama, en el Estado de Chihuahua, sucedió en el año de 1914. El Señor usó la vida de esta valiente mujer quien fervientemente comenzó a proclamar el Nombre de Jesucristo y a hablar de las promesas de Dios contenidas en su Palabra. Fue un domingo 1º de Noviembre de 1914, cuando 12 personas de diferentes edades, entre ellos el hermano Miguel García Carbajal, hablaron en otras lenguas, como en el día de Pentecostés. Al regresar la hermana Romanita a los Ángeles, CA, fue el hermano Miguel García quien presidía las reuniones del pequeño grupo incipiente.

El primer pastor oficial que tuvo la Iglesia Apostólica fue el hermano Rubén Ortega, quien atendía la obra en Villa Aldama, y además también comenzó a organizar cultos en la Ciudad de Chihuahua, en una casa particular allá por el barrio del Pacífico. Cuando el hermano Ortega murió, las dos congregaciones que el atendía, Aldama y Chihuahua, quedaron en manos de Miguel García y el joven Elías Rubio respectivamente.

En el lapso de 25 años aproximadamente, no hay registros históricos acerca de la obra en Cd. Aldama, retomando la historia hasta el año de 1940. En este año la efervescencia todavía presente del derramamiento del Espíritu Santo, inspiraba a los hermanos a cumplir la gran comisión, como sabemos que el primer hermano que venía a evangelizar Aldama nuevamente, fue el hno. Francisco Sánchez, pastor en Lázaro Cárdenas, Chih, quien fue al que el Espíritu Santo motivo a venir, sin importar los impedimentos que se presentaban en su tiempo, como era, viajar en carro de mulas aproximadamente 40 km. Pasando por la hacienda de Dolores y San Ignacio, solo confiando en la provisión de Dios.

Los primeros bautismos que se realizaron bajo la evangelización del hno. Francisco Sánchez fueron los hermanos: Tomas Villalobos, Margarita Bejarano, los cuales eran esposos. Epigmenio Vicencio,Pablo Vicencio, Sotero Murillo, Genovevo Olmos papa de Genoveva Olmos, quienes recibieron el Espíritu Santo en la predicación y fueron bautizados en el nombre glorioso de Jesucristo. Las reuniones fueron en la casa del hermano Epigmenio Vicencio, cuya dirección es: calle Donato Guerra y 1ª.

En sus inicios, la obra en Chihuahua tuvo cuatro “focos” de acción principales donde comenzó a consolidarse en el estado de Chihuahua: Aldama, Chihuahua, Juárez y Ojinaga.

Ya vimos un poco cómo comenzó la obra en Aldama y Chihuahua, con el hermano Ortega. En Ojinaga, las primeras referencias datan de los inicios de los años 30´s cuando arribó a ese lugar el hermano Eduardo Adame. Él llega a esta región aproximadamente en el año 1932, impulsado por el llamado de Dios a su vida a servir en su obra.

El Señor le muestra por revelación que tenía que ir a predicar al lugar donde se juntaban dos ríos: el conchos y el bravo. El hermano Adame obedece a este llamado del Señor y llega a la junta de los dos ríos, en dicho lugar se comenzaron a efectuar los primeros bautismos, los primeros frutos de este arduo trabajo.

Cerca de la junta de los ríos se encontraban dos poblados: “La Esmeralda” y “San Francisco”. Se dice que el hermano Eduardo Adame era un hombre muy humilde, de regular estatura, pero con una gran pasión por la obra de Dios. Se dice que era un hombre de mucha oración y ayuno. Debido a la persecución que se sufría en aquellos días, el hermano Eduardo estuvo varias veces recluido en la prisión de la localidad por predicar el evangelio de Cristo. En el año de 1937, debido a las intensas oraciones del grupo de hermanos y la misericordia de Dios, el comisario del pueblo les dio una carta con la cual les autorizaba la libre adoración y credo.

En aquellos tiempos se sufría de persecución y el pequeño grupo de hermanos que se congregaban, cavaron una cueva en la ladera de una loma que se encontraba al costado izquierdo de lo que actualmente es el templo, con el fin de que los hermanos pidieran la promesa del Espíritu Santo. Se dice que comisionaban a algunos niños en las afueras de la cueva, para que cuando el Señor respondiera con su bendición, ellos se pusieran a tocar con algunos botes de lámina haciendo fuerte ruido y así de esa manera no ser descubiertos.

Barranco Azul, Chihuahua.png

El hermano Adame fue ayudado en los trabajos de su ministerio por el hermano Juan Castillo. El pequeño grupo lo conformaban familias de hermanos recién convertidos en Ojinaga, Esmeralda y Barranco Azul, Chihuahua.

Toda la persecución que experimentó la obra de Ojinaga se derivó en esos años dela idea política que floreció del socialismo que “apuntaba al comunismo” tanto en las esferas gubernamentales como en el magisterio. Se comenzó a formar una enseñanza materialista y en contra de la libertad religiosa, por lo que las autoridades de Ojinaga prohibían a los hermanos que celebraran cultos religiosos o tener reuniones donde se orara y cantara y esto puso en grande prueba a los hermanos y ministros que pastoreaban.

En esta época fue cuando llegó el hermano Felipe S. Coronado, quién había entrado al país por Cd. Juárez proveniente de Derry, Nuevo México y a quién el hermano Felipe Rivas y el hermano José Ortega como autoridades, designaron para ayudar en la problemática de Ojinaga. El hermano Coronado no pudo hacer gran cosa por ayudar ya que fue expulsado de Ojinaga y tuvo que regresar a Cd. Juárez junto con su familia. Quién finalmente usó el Señor para intervenir y resolver el problema fue el hermano José Ortega Aguilar. Después de la persecución surgieron nuevos ministros en la región como lo fueron el hermano Manuel Pérez, Locadio Tarín y Manuel Soto.

La obra en Cd. Juárez nació cuando fue visitada por primera vez con la predicación del evangelio en 1934 por los hermanos Ventura Salas y su esposa Dolores, quienes se habían convertido a la Fe Apostólica en el pueblo de Hurley, Nuevo México. También arribo en ese tiempo a Juárez otro ministro repatriado: Felipe S. Coronado.

La obra en esta ciudad comenzó a crecer rápidamente debido a un éxodo grande de hermanos de la región de la laguna y otros estados sureños, quienes al enterarse que se había instalado un consulado, llegaban a esta ciudad con la esperanza de cruzar a los Estados Unidos, además de que allí había mucho empleo.

Las primeras familias que formaron la iglesia en Juárez eran: Martínez, Ramírez, De Santiago, García y algunas otras que se reunían en el único templo que existía en la Av. Ignacio Alatorre No 1271 de la Colonia Obrera. Comenzaron a surgir ministros como Manuel Esquivel, Emeterio Reta, José Mireles, Diego Armenta y Felipe Coronado, quien se convertiría en el primer Anciano de la región y trajo grande progreso con su dinámica administración.

Esta región estuvo bajo su responsabilidad hasta que vino a ser sucedido en el cargo por el hermano Manuel Esquivel Fonseca. Para este entonces, el avance de la Iglesia Apostólica en México se había logrado en un plano un tanto inconsciente y falto de planificación. Apenas era el tiempo cuando comenzaría a tomar estructura organizada y planeada.

1932 es la fecha en la que la Iglesia Apostólica se formaliza como movimiento y en los siguientes catorce años, sirvieron para que ese movimiento comenzara a adquirir las características de una Institución o denominación religiosa con todo lo que esto implica. Es hasta la convención de 1940 que encontramos las primeras estadísticas oficiales. De alguna manera se iba tejiendo una estructura que estaba constituida de la siguiente manera:

  • Felipe Rivas “Pastor General”
  • José Ortega Aguilar “Secretario General y Evangelista”
  • Manuel Tapia “Tesorero General”, Maclovio Gaxiola “Obispo de la Costa del Pacífico”
  • Guadalupe García Enciso “Anciano de las Iglesias en Durango”
  • Felipe Coronado “ANCIANO DE LAS IGLESIAS EN CHIHUAHUA”.

Para ese tiempo, las “Iglesias de Chihuahua” incluían Cd. Juárez, Chihuahua, Ojinaga y la región de Delicias. Esta estructura se dio alrededor del año 1940.

En 1944 surge la primera Constitución y formaliza la estructura que prevalecía en aquel entonces. No fue sino hasta 1954 cuando quedó constituido el Distrito del Noroeste y fue nombrado como Obispo de este distrito el hermano José Ortega Aguilar. El hermano Felipe Coronado siguió ayudando como Anciano Auxiliar para el Área de Chihuahua. Este liderazgo fue posteriormente relevado por el hermano Manuel Esquivel.

El año 1955 es muy importante dentro de la historia de la Iglesia Apostólica en el estado de Chihuahua, ya que fue en ese año cuando formalmente quedó constituido el DISTRITO DE CHIHUAHUA, al elegirse el PRIMER OBISPO HNO. EMETERIO RETA GONZALEZ. Ya antes había figurado como Distrito, pero nunca en la forma de organización que ahora tiene.

A partir de 1959, este Distrito fue supervisado por el SEGUNDO OBISPO: HNO MANUEL ESQUIVEL FONSECA, electo en convención distrital, mismo que fungió por dos períodos ya que fue reelecto en la convención de 1962. Por esos años, el Distrito de Chihuahua era uno de los más fuertes en el país. Tenía ya numerosas iglesias, pero principalmente las que lo hacían fuerte eran las iglesias de Cd. Juárez, donde ya habían 7 congregaciones, 1 en Chihuahua, 1 en Delicias y 1 en Ojinaga. Existían claro esta otras pequeñas congregaciones incipientes en comunidades rurales y en las ciudades de Anáhuac y Cuauhtémoc, en Colonia Cárdenas y Cd. Meoqui y la obra se extendía por distintos lugares.

Algunos hermanos que ayudaban al Obispo Esquivel Fonsecaen su administración fueron los hermanos José Mireles, Emeterio Reta, Eliseo Torres, Juan Linares y Amado Martínez, Jesús Cázares (Tesorero Distrital). En 1964, año cuando se celebraron los festejos del Jubileo Dorado, el Obispo de Chihuahua fue nombrado Presidente del Comité Pro-Festejos de dicho evento. Ese mismo año, se verificó por primera vez en la historia del distrito de Chihuahua, una Convención Distrital en la Ciudad Capital y una comisión de Ministros pasaron a participar en una ceremonia en Villa Aldama, como punto de origen de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús. La sucesión de Obispos en este Distrito:

  1. 1955-1959 EMETERIO RETA GONZALEZ
  2. 1959-1966 MANUEL ESQUIVEL
  3. 1966-1970 EMETERIO RETA GONZALEZ
  4. 1970-1974 JOSÉ MIRELES VIDAÑA
  5. 1974-1978 MIGUEL AGUSTIN REYES
  6. 1978-1982 JUAN LINARES SUAREZ (Distrito Norte)
  7. SIMON BARRIENTOS
  8. ARMANDO ACOSTA
  9. JUAN ANTONIO DURAN (Distrito Chihuahua)
  10. JESUS MANUEL DIAZ CAMACHO
  11. SAMUEL ADAME RAMIREZ.