Ejido Irapuato, Mexicali, Baja California - WikiHistoria
lunes 21 de enero del 2019

Ejido Irapuato, Mexicali, Baja California

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar

== EJIDO IRAPUATO ==


La iglesia en Ejido Irapuato, inicia en el año 1956, con el arribo del hno. Encarnación Sandoval y su esposa la hna. Agustina Aguayo. Empezó la obra en colonia Ocampo, que colinda con el Ejido Irapuato donde hoy se encuentra la iglesia, ya que a través de los años se ha modificado el lugar de reunión. El terreno donde actualmente se encuentra la iglesia fue donado por el hno. Pioquinto Rocha y el hno. Antonio Bañaga.

El hno. Sandoval, inició la obra con su familia, cosechando en no mucho tiempo los primeros creyentes, entre los que destaca la familia Ledezma y el hno. Salvador Santacruz. Los antes mencionados fueron los primeros en ser bautizados y llenos del Espíritu Santo.

La iglesia siempre va en pos de su Señor, en la búsqueda de su presencia teniendo la constante necesidad de conocer la palabra y saciar su hambre de la presencia del Espíritu Santo. Esto ocurrió en los primeros creyentes de esa naciente congregación, que se reunían buscando la presencia de Dios y el descenso del Espíritu Santo. Tanto, que en año 1959, durante la realización de un culto ordinario, Dios obró de manera sobrenatural al sanar a un varón de nombre, Jesús Medina Beltrán, quien estaba paralítico.

El hno. Victorino Huerta, asumió como pastor en lugar del hno. Asunción Sandoval. Al hno. Huerta, le tocó iniciar la construcción del templo allá en el año de 1975, siendo obispo el Rev. Ismael García Márquez y que seria inaugurado en el año de 1982 por obispo el Rev. Ángel Vargas Espino.

Las actividades que realizaban para juntar fondos era la venta de pozole y tamales. Uno de los ministerios que se estableció en la iglesia en sus inicios fue el de la música, sobresaliendo en ese renglon la familia Rocha. Los instrumentos musicales que utilizaban los hermanos en su inicio eran las guitarras acústicas y panderos.

De manera abrupta, el hno. Huerta dejo la congregación, asumiendo en su lugar en hno. Angel Vargas, Obispo del Distrito quien fungio como pastor interino, en 1979 hasta el nombramiento de un nuevo encargado.

El hno. Ambrosio Montijo fue nombrado pastor del Ejido Irapuato. Durante su estacia, se encargó de solventar desde la Escuela Bíblica Dominical con temas de doctrina, apoyando también la obra de Asistencia Asocial, donde los hermanos trabajaban para ayudar a los más necesitados.

Durante la celebración de la Convención Distrital en 1981, le fue notificado a la congregación el cambio pastoral. Siendo designado el dia 7 de julio de ese mismo año el hno. Daniel Flores Ramírez, dicho cambio pastoral se realizó en presencia del entonces Obispo Supervisor, hno. Angel Vargas.

Durante su pastoral, la iglesia gozó de bendiciones en plenitud. Alcanzando 38 almas para Cristo, y llevando a los creyentes hacia el desarrollo, administrando y organizando a la iglesia en todos los ámbitos, también el hno. Daniel se encargó de terminar el templo que al recibir se encontraba aún en construcción, asi como la reforestación del predio donde se encuentra el templo, como apoyo a la comunidad ejidal.

Una situación que marcó a la congregación en ese tiempo, fue el amor, la lealtad y la dedicación que la congregación tuvo para con el hno. Flores, sosteniendo siempre en su trabajo aquella palabra del profeta Samuel, “Eben Ezer, hasta aquí nos ayudo Jehova”. Reflejando la comunión que en ese tiempo tenia la comunidad apostólica en el Ejido.

Mención especial tiene este suceso, durante un culto de adoración se derramó el Espíritu Santo, toda la iglesia se llenó a tal magnitud que los hermanos se fueron a sus casas hablando en lenguas y aún al levantarse al siguiente día siguieron hablando en lenguas. ¡Fue una experiencia inolvidable y maravillosa!.

El día 15 de abril de 1988, después de 8 años de trabajo, el hno. Daniel entregaba la iglesia al hno. Jose Maria Castro Lucero. Quien estuvo por espacio de 5 años al frente de la congregación, dándole seguimiento al trabajo que había dejado el Hno. Daniel, bautizando a cinco nuevos creyentes. El hno. Jose María, siempre fue un hombre incansable, fue un hombre de Dios fiel y perseverante, ya descansa en el Señor. Creemos que un dia allá en el Cielo, cual pensamiento escatológico, nos vamos a ver.

A mediados de marzo de 1992, el entonces presbítero del sector y pastor en la Cuarta Iglesia de Mexicali, acuerda un cambio pastoral para ser designado en lugar del hno. Castro, el hno. Filiberto Morales Puente.

Durante su pastoral, logró establecer en el ejido cinco grupos familiares, alcanzando ocho almas para Cristo. En lo material, la iglesia inicio la construcción de una pileta y dos salones para usos multiples; también, en lo económico la iglesia recibió el estímulo nacional en los años 1993 y 1994, por haber cumplido cabalmente con los porcentajes locales, distritales y nacionales.

Durante la pastoral del Hno. Morales Puente, el hno. Agapito Moreno, miembro bautizado en 1990, donó para la misión de ejido Villa Zapata el terreno donde sería establecida una casa de oración construída de adobe y madera, donde continuaron celebrándose los servicios que a la fecha eran en casa de la familia Frías Montoya, destacando también, los hermanos Neftalí Rocha, Miguel Contreras, Antonio Rocha y el hno. Simón Santa Cruz, quienes con su talento musical ayudaron a realizar mas gloriosos los servicios, transmitiendo a través de las alabanzas el mensaje de salvación a todo aquel necesitado.

El hno. también se fue dejando huella honda en la congregación, que le despidió un 18 de mayo de 1995, fecha en que asumió como pastor el hno. José Pacheco Castañeda. El hno. Pacheco gestionó por espacio de 2 años la iglesia, entregando el dia 22 de agosto de 1997 al hno. Daniel Flores, quien vendría a desempeñarse como pastor en un segundo período.

En su pastoral, el hno. efectuó ocho bautismos, alcanzando la congregación hasta 55 miembros en activo. Esto le permitio al hno. desarrollar con mayor disposición, la obra material, iniciando la renovación del mobiliario, asi como la de la cocina y el templo. También reorganizó la escuela bíblica dominical y los grupos familiares que activaban desde la pastoral del hno. Morales Puente.

El 18 de noviembre de 1999, fue designado como nuevo pastor en Ejido Irapuato el hno. Raudél González, donde durante 9 años laboró, acompañado de su familia y de la fiel congregación que le apoyó en todo momento.

Marcadas quedaran en la memoria de su grey las palabras que a continuacion menciona en su último informe: “Me presento con temor, sabiéndome imperfecto y conociendo lo delicado de la tarea de trabajar con las almas, lo cual tiene repercusiones eternas. Me presento con la satisfacción sabiendo que di mi mejor esfuerzo y amor, esperando ser útil a la iglesia y agradar a mi Señor”.

Palabras que reflejan, el amor y el calor que nuestro hermano entregó a la congregación y a la comunidad en su estancia en el Ejido. Dios bendiga a los hombres que dejando logros personales, dedican su vida y la de su familia a servir en la Obra.

En marzo de 2007, el hno. Miguel Martínez asumió como pastor susituyendo al hno. Raudél González. El hno. Martinez introdujo a la congregación en el proyecto de la visión celular, impulsando los encuentros, la escuela de líderes y el dia del amigo, para la mayor eficiencia de los feligreses, quienes no tenían conocimiento de dicho proyecto.

A mediados del año 2009, el hno. Miguel solicitó su cambio pastoral, al entonces Obispo Distrital, hno. Isaac López Tamayo, por motivos de salud. Hecho que marcó la llegada de un nuevo pastor, el hno. Neftalí García, quien, a la fecha trabaja por la consolidación de los miembros en activo, Dios les conceda éxito y muchas victorias en Cristo Jesús.