Garland, Texas - WikiHistoria
viernes 21 de junio del 2019

Garland, Texas

De WikiHistoria
(Redirigido desde «GARLAND, TX»)
Saltar a: navegación, buscar

Historia de la Iglesia Apostólica en Garland, Texas.

Les saludo con la Paz de nuestro Señor Jesucristo!

Tratare de narrarles como dio comienzo la obra en la ciudad de Garland; un suburbio de la metrópolis de Dallas, Texas. Su servidor (Hno. Gabriel Hernández) y mi familia (mi esposa Edna Hernández y mis dos hijos; Gabriel Jr. Y Ednita) trataremos de narrar lo que el Señor ha hecho en esta ciudad de Garland: En Mayo del año 2002 mi familia y yo fuimos trasladados de Tucson, Arizona a la ciudad de Dallas para abrir una compañía de manufactura de cableado, nosotros no teníamos ningún familiar en esta grande ciudad en el estado de Texas.


Llegamos a congregarnos en nuestra Iglesia hermana (Asamblea Apostólica) solamente por dos meses, ya que no nos sentíamos del todo bien, sentimos a bien buscar otra congregación y fuimos a otras dos Iglesias en la ciudad de Garland de la misma Asamblea y no nos sentíamos que era nuestro lugar para trabajar. Platicando con mi esposa decidimos hacer una llamada para Mexicali, BC; de donde su servidor es originario, tratando de recibir orientación sobre si se encontraba la Iglesia Apostólica de la fe en Cristo Jesús en estas áreas. Recuerdo que hable con el Hno. Obed Reina pastor dela 1ra. Iglesia de Mexicali y me dijo que había un varón que se encontraba en el estado de Texas trabajando pero que no sabía si estaba cerca de donde yo me encontraba, me dio el número de teléfono y el nombre del hermano. Hable con el hermano y me dijo que él se encontraba en la ciudad de Lubbock, Texas. A unas 350 millas al oeste de donde yo me encontraba, pero me recomendó a un hermano de Torreón que acababa de comenzar una obra en el área de Dallas. Me comunique con este hermano y nos dio la dirección de donde se encontraba; emocionados y contentos fuimos a conocer a esta familia y la obra que habían empezado y decidimos congregarnos con ellos.


Recuerdo que la congregación nos quedaba como a unos 45 minutos de donde nosotros vivíamos, pero no se nos hacía lejos ya que estábamos contentos de estar trabajando para la obra de Dios; Nos congregábamos en un templo muy pequeño y en muy malas condiciones, platicando con mi pastor le hice un comentario de movernos a la ciudad de Garland ya que había más gente hispana y podíamos crecer más. Un día platique con mi pastor y le dije que teníamos que trabajar para comprar un Templo, que no podíamos seguir rentando, que estábamos perdiendo el dinero; él me dijo que aquí no se podía comprar templo, que era muy difícil, yo seguí insistiendo hasta que un día me dijo: “si usted cree que si se puede, entonces usted será el Tesorero de Pro-templo y va a trabajar para sacar fondos para ese propósito.” Amen le conteste y mi esposa y su servidor con la ayuda de otros hermanos empezamos a trabajar con este fin.


Trabajamos como un año con este fin, el tesoro se incrementó de $1,500.00 a unos $30,000.00 dólares, yo sabía que Dios nos estaba respaldando (anhelábamos un templo para nuestra iglesia). Ya que desde que nos movimos a Texas en el 2002 yo me había congregado en iglesias donde todos rentaban, nadie tenía su propio templo y a mi criterio se me hacía que Dios podía darnos un templo donde congregarnos.


Empezamos a ver una actitud negativa de nuestro pastor hacia la organización (IAFCJ), hacia nuestros directivos; empezamos a notar que había inconformidad de una u otra manera. Nuestro trabajo secular estaba bien, nos encontrábamos estables en todos los otros aspectos, solo con la necesidad de encontrar un lugar para congregarnos y trabajar para la obra de Dios, esto nos inquietaba bastante, por lo que tomamos la decisión de regresar a la Ciudad de Tucson, Arizona.


En lo que se vendía nuestra casa, la iglesia empezó a cambiar, ya no era la misma, gente empezó a dejar la congregación, hasta llegaron a venir hermanos a nuestra casa (como 5 familias) para pedirnos que levantáramos, que abriéramos una obra nueva y que ellos nos apoyaban, siempre les dijimos que no era la manera, que teníamos que esperar en Dios, que yo no podía hacer tal cosa. Un Domingo recuerdo que llegue y el pastor se me acerco y me dijo: hermano quizás usted debería de empezar una obra nueva, usted piensa muy distinto a como yo pienso y sería mejor para todos, ¿cómo ve? Le respondí: hemos estado orando hermano pastor, deje platico con mi familia y le respondo!


Platique con mi familia y decidimos aceptar el reto que creíamos venia de parte de Dios. Ese mismo Domingo, el pastor nos pasa al frente de la congregación y da una explicación de que nosotros íbamos a empezar una nueva obra que si alguien quería apoyarnos que ese era el momento de hacerlo, (los hermanos ni sabían lo que estaba pasando) que si no se levantaban ese día ya no podían irse a congregar con nosotros. Después de lo que dijo pasaron estos hermanos: • Familia Guevara (Hno. Gil y Hermana Maty) • Familia Aragón (Hna. Angélica y hermano Jairo) • Un Joven Juan Carmona

Con estos hermanos en el mes de Febrero del año 2005; el Señor nos permitió empezar una nueva obra en la ciudad de Garland, Texas.

La Familia Guillen (Hno. Alberto y hermana Gaby y sus tres hijos Luis, Karen y Jonathan); también se unieron a nosotros para iniciar la nueva obra.


Ese mismo Domingo nos reunimos en nuestra casa donde oramos y dimos gracias por todo lo que había acontecido, nos pusimos de acuerdo para ver donde nos íbamos a reunir y empezamos haciendo una célula y oración en la casa de nuestra hermana Angélica Aragón aquí le muestro unas fotografías de las primeras reuniones como misión en Garland, Texas.


• La primera fotografía enseña cuando nos despidieron de la otra congregación. • La segunda fotografía enseña cuando nos reunimos en casa de la familia Aragón • Y la tercera fotografía enseña cuando los hermanos: Joel Mireles (Obispo Distrital), Félix Gaxiola (Tesorero General) y Raúl Murillo (Secretario General) oraban por su servidor y mi familia para instalarnos como pastores en la ciudad de Dallas, Texas. Aquí comenzaba una nueva etapa de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús in the US, empezamos con mucha alegría y contentamiento buscando un lugar donde reunirnos, empezamos a evangelizar familias, contactar amigos e invitarlos. Rentamos un templo en la ciudad de Richardson de una iglesia africana, allí estuvimos por seis (6) meses; nos llegaron algunas familias que no se congregaban, recuerdo haber bautizado en el mes de Enero a mi hermano carnal en la ciudad de Tucson, Arizona y cuando le comunico que se me había instalado de pastor en Dallas, me llama y me dice que quiere venir a apoyar la obra donde íbamos a trabajar, lo cual me dio bastante gusto.


Siendo alrededor de unos 20 hermanos, después de los seis meses de renta con la iglesia africana empezamos a buscar otro lugar donde congregarnos, recuerdo que un día lluvioso mi esposa y mis hijos salimos a buscar un lugar para rentar, buscábamos cualquier espacio, pasamos por un lugar abandonado parecía un taller mecánico abandonado, había un letrero de renta que apenas se miraba, mi esposa llamo a ese número y le respondió una persona ya de edad avanzada y mi esposa le pide información de ese lugar para lo cual esta señora le pregunta que para que queríamos rentar ese lugar, que estaba muy sucio; mi esposa le responde que éramos pastores y estábamos buscando un espacio para reunirnos.


Esta anciana muy amable le dice a mi esposa que ella tenía un templo de venta, que su esposo había sido pastor y lo estaban vendiendo y nos comenzó a guiar por medio del teléfono hasta que nos llevó al templo, muy bonito por cierto y muy bien ubicado; cuando llegamos a mí personalmente se me hizo grande para los que éramos (20) y la primera pregunta que hicimos fue: ¿Cuánto quiere por él? Ese mismo fin de semana regresamos para ver el templo mejor, recuerdo que llevábamos unas visitas con nosotros y se les hizo muy bonito el templo y mi esposa les dijo ustedes van a ser los primeros en bautizar en este templo y ellos nomas se rieron.


Llego el domingo y les comunicamos a los hermanos que habíamos encontrado un templo muy bonito que estaba de venta y que estaban pidiendo $350,000.00 dólares. Hubo dudas, preguntas, se no hizo mucho, aparte éramos una iglesia joven y pocos hermanos, no teníamos ningún antecedente en el banco, fuimos a platicar con el agente de ventas del pastor que estaba vendiendo y fue muy cortante al decirnos: “sino están aprobados por el banco no podemos platicar de negocios”, “primero vayan a un banco y ya que sean aprobados vienen y platicamos”. Bueno pensamos que sería fácil y empezamos a visitar los bancos buscando ser aprobados por uno de ellos para comprar nuestro templo, empezamos a ver que se estaba complicando un poco; nos pidieron antecedentes de la iglesia, cuanto tiempo teníamos trabajando como iglesia, cuantos miembros éramos, cuanto entraba por mes, etc. Después de visitar algunos bancos, llegamos a uno donde creo que hayamos gracia de parte de Dios; nos pasaron con el encargado y este joven nos dijo: “me caen bien”! Yo les voy ayudar!” solamente tráiganme lo que les pida!


Empezó a pedirnos ciertos documentos, de una u otra manera los conseguíamos y después de unas tres o cuatro semanas me hablo para decirme: señor Gabriel ya están aprobados! Yo grite de la emoción y el me interrumpió diciéndome: espere, necesito que venga al banco; inmediatamente fuimos y lo primero que me dijo fue: ya están aprobados, pero solamente les prestaremos el 65% del monto total de la propiedad y me dio un ejemplo: si el templo cuesta $100,000.00 dólares les prestaríamos $65,000.00 y ustedes pondrían $35,000.00 de enganche.


Entonces como que mi emoción disminuyo un poco y empecé a hacer cuentas de cuanto necesitaríamos, el del banco me dijo ahora tienes que ir con el agente de ventas y hacerle una oferta por la propiedad. Salimos del banco y le hablamos al agente para hacer una cita, nos reunimos y le dijimos: “ya estamos aprobados por el banco!” ahora queremos hacerles una oferta por la propiedad y es de los $350,000.00 le ofrecemos comprárselas en $250,00.00 dólares, el agente me dijo es bastante lo que le están bajando al precio y le dijimos que no podíamos darle más, después de una semana me llamo para hacerme saber que el pastor de la Iglesia y la dueña que estaban vendiendo aceptaban la oferta de un cuarto de millón de dólares y ahora venía la etapa más bonita de la iglesia, porque íbamos a ver la mano de Dios moviéndose para juntar el enganche que era de $87,500.00 en tres meses; fijamos una fecha para hacer el cierre de contrato y únicamente teníamos tres meses para juntar esta cantidad (Agosto, Septiembre y Octubre del año 2002) a solamente seis meses de haber comenzado la obra en Garland, Texas.


Nos propusimos juntar este dinero con la ayuda de Dios, nos pusimos en sus manos y por la gracia de Dios él nos ayudó a realizar todos los trabajos para este fin: • Comenzamos a pedir promesas en la iglesia • Le estuve llamando a pastores, familiares y amigos para que cooperaran • Trabajamos casi todos los sábados haciendo ventas de garaje, venta de tacos, etc. En el vecindario en el que vivimos una día al mes podemos sacar lo que no necesitamos y ponerlo en la banqueta y lo recolectan para destruirlo, no importando el tamaño de lo que saquemos, se sacan cosas como: refrigeradores, muebles, televisores, lavadoras, secadoras, cualquier cosa. Empezamos a juntar todo esto con el fin de repararlo o arreglar los artículos y venderlos en nuestras ventas de garaje, cada sábado que teníamos un evento de estos teníamos muchas cosas para vender de todo lo que juntábamos, notábamos que cada vez que salíamos a juntar estas cosas sacaban y sacaban muchas más cosas y menciono que aun trabajando todo esto, me refiero a los refrigeradores, lavadoras, secadoras, cosas eléctricas; que cuando terminábamos las ventas que teníamos no bajaban de los $1,000.00 dólares por sábado. Dios nos estaba bendiciendo!!! Otra cosa que me llama la atención es que toda la congregación estaba trabajando con este fin, inclusive daban sus propios bienes para sacar más fondos y recaudar la meta que teníamos; hasta el punto de donar el único carro que tenían, los mismos cuadros que adornaban sus casas, los niños sacaban sus video juegos para venderlos en estas ventas de garaje que hacíamos, había una unidad fuerte en el grupo.


En el mes de Septiembre venia el día de la independencia de México y por primera vez en la ciudad de Dallas se iba a llevar a cabo el día del grito, muy común en nuestro querido México, pensamos que sería buena idea ir a rentar un espacio y vender tacos para sacar fondos; fuimos y nos dijeron que cada espacio costaba $500.00 los pagamos y nos empezamos a preparar con todo lo necesario para este evento, ese día cuando amaneció me acuerdo que estaba lloviendo y se pronosticaba lluvia todo el día, ya nos habíamos preparado con 250 libras de carne y todo lo necesario, me llamaron y me dijeron hermano va a llover todo el día y les respondí sigan con el plan, Dios obrara, llego el mediodía y salieron para instalarse; cuando llegaron al lugar había policías y uno de ellos le dijo a los hermanos no se instalen se pronostica lluvia todo el día quizás se cancele el evento, a lo cual ellos respondieron: “ahorita que oremos dejara de llover!” El oficial se rio en tono de burla y les dijo: “si eso pasa les compro los tacos al doble, pero si no deja de llover ustedes prenden el asador y me los dan gratis” a lo que ellos estuvieron de acuerdo!


Se bajaron de la camioneta y agarrándose de las manos oraron a Dios para que detuviera la lluvia y pudieran trabajar; el cual Dios sabía cuál era el propósito de ellos; al terminar de orar no pasaron más de 10 a 15 minutos cuando el cielo empezó a limpiarse y fue una linda tarde para vender los tacos, también recuerdo que enfrente de nuestro puesto estaba una taquería muy conocida en esta área y miraba como ellos no vendían casi nada y en el puesto de nosotros había hasta línea para comprarlos (sin exagerar había hasta 20 personas esperando por los tacos) fue una bendición esa tarde y hubo ganancias muy elevadas gracias a nuestro gran Dios! Seguimos con las ventas de garaje y un día que andábamos recolectando las cosas mi esposa me dice: “para, vamos a subir esas bolsas negras” a mí no me gustaba subir bolsas, únicamente lo que se miraba que servía, pero ella insistió, pero no me convencía, hasta que le dijo a otro de los hermanos que las levantaran y las llevaran a la casa para revisarlas, las llevaron y ella se quedó revisándolas en lo que nosotros seguimos juntando todo lo que encontrábamos; cuando regresamos a la casa me dice mi esposa: sabes lo que encontré en estas bolsas? No! dime le dije! Una bolsa estaba llena de zapatos nuevos, en otra bolsa encontró un alhajero lleno de joyas, (nos dieron $1,000.00 dólares por el) en fin encontró muchas cosas nuevas en esas bolsas.


Cuando entramos en el mes de Noviembre habíamos juntado un total de $60,000.00 dólares, en tres meses, fue solo con la ayuda de Dios! Le llamo al obispo del Distrito para exponerle todo lo que habíamos hecho y que nos faltaban $30,000.00 para a completar el enganche y me aconsejo que hiciera una solicitud de préstamo a la IAFCJ en México, recuerdo haber hablado con el Obispo Presidente en turno que era el Rev. Nicolás Herrera y le platique todo lo sucedido a lo cual él me dijo: “ya casi hicieron todo! No puedo negarles lo que me están pidiendo” cuenten con el préstamo! Llego la fecha que se había puesto para el cierre, fuimos se firmaron los documentos y nos entregaron la llave del templo; les llame a todos los hermanos para reunirnos en el lugar, cuando entramos por primera vez lo único que hicimos fue correr al altar, y darle gracias por todo lo que había hecho.


El primer culto que tuvimos para la gloria de Dios bautizamos a siete (7) hermanos sus nombres son: Gabriel Granados, Eva Granados, Magdalena Regino, Elpidia Figueroa, Lizet Figueroa, Heber Guillen, después de los bautismos les dije a los hermanos que todos sus esfuerzos ya habían valido la pena, porque el alma de un pecador vale más que todo el oro del mundo, para gloria de Dios!.


Hoy a la fecha tenemos en lista un total de 148 hermanos, más los niños y adolescentes; han salido dos pastores, uno de ellos pastorea la iglesia de Center, Texas y el otro pastorea en la ciudad de Mesquite, Texas. Gracias a Dios por ello; también hemos bautizado a casi 90 hermanos de los 148.


Y esta es parte de la congregación hasta la fecha Diciembre del 2011. Me despido deseándoles muchas bendiciones de parte de nuestro Señor Jesucristo, su hermano y seguro servidor Hno. Gabriel Hernández y familia hermana Edna, Gabriel Jr. y Ednita Hdez.


Dios les Bendiga! Garland, Texas Diciembre 2011


Categoría El Paso Distrito