Tacubaya, Coahuila - WikiHistoria
lunes 24 de junio del 2019

Tacubaya, Coahuila

De WikiHistoria
(Redirigido desde «Iglesia de Tacubaya Coahuila»)
Saltar a: navegación, buscar

HISTÓRIA DE LA IGLESIA APOSTÓLICA DEL EJIDO TACUBAYA, MUNICIPIO DE SAN PEDRO COAHUILA.



Resulta un gran deleite el dar lectura al contenido del siguiente escrito: Los sucesos históricos que engloban el maravilloso trabajo de los hijos de Dios en ésta comunidad cristiana, son verdaderamente extraordinarios y admirables, sin embargo, cabe destacar que dentro de tantos acontecimientos importantes de la congregación de esta iglesia han transcendido y dejado huella para las nuevas generaciones, asimismo el conocimiento de su historia nos otorga el saber y reconocer cada uno de los esfuerzos realizados, animo, vigor, etc., para la contribución de la obra de Dios en mencionado lugar.


El evangelio llega al ejido Tacubaya por primera vez a casa de la familia Sandate Soto en el año 1938 por la hermana María Pinales originaria de San Pedro de las colonias Coahuila. Dicha hermana les habló de la palabra de Dios a los habitantes de la comunidad y algunos de ellos se convirtieron a Cristo, quiénes fueron bautizados en la 1era. Iglesia de la ciudad de Torreón, los hermanos: Gabriela Sandate, Cruz Soto, Florentino Onofre y varias personas más, generalmente miembros de la familia de dichos hermanos, que citaré a continuación: Benita García (1959), Beatriz García, Aurelio Sandate, Francisco Sandate.


Hermana Cruz Soto
Casa de la familia Sandate donde se realizaban los cultos
















Conforme el grupo fue creciendo viene el hermano Morín, pastor de la Iglesia de San Pedro para celebrar cultos en casa de la hermana Cruz Soto. Al paso del tiempo se hace un cambio pastoral y llega el hermano Nazario Villa como pastor a la iglesia de San Pedro y empieza a visitar la misión donde se reunían entre semana para celebrar sus cultos, y el domingo los hermanos se congregaban en la iglesia de San Pedro. La grande bendición en que se encontraba inmersa la comunidad de Tacubaya, se empezó a compartir con el Ejido de Alejandría (actual misión de la Iglesia de Tacubaya), a través de la hermana Manuela Martínez Rodríguez, quien acompañaba a la realización de los cultos en casa de la hermana Cruz Soto, posteriormente los hermanos del ejido de Tacubaya asistían al ejido de Alejandría para apoyarlos en la elaboración de cultos de adoración que se llevaban a cabo en los patios de las personas siguientes que también entregaron su vida a Cristo como: Enrique Hernández y Salomé Cruz. Todos ellos apoyados por el pastor Nazario Villa se reunían también en las noches para hacer oración y cantar al señor Jesucristo, donde el espíritu Santo se derramaba sobre los ahí congregados. El tiempo transcurre y se incrementa el número de personas que llega a los pies de Cristo y lo aceptan como su único Salvador. En agosto de 1965 Juan Arriola y su esposa quedan a cargo de las misiones de Tacubaya y Alejandría, siendo el hermano Juventino Rodríguez López pastor en San Pedro. La obra de nuestro Señor Jesucristo se tambaleaba, parecía barco sin capitán y la tempestad lo golpeaba; ya que el no contar con una iglesia en el lugar que habitan, se veían en la necesidad, hambre y sed de asistir a glorificar el nombre de Dios hasta la ciudad de San Pedro, sin importarles la distancia que habrían de recorrer debido a que caminaban desde el ejido Tacubaya y Alejandría a mencionada ciudad, la mayoría de las veces acompañados de sus niños, porque en ocasiones llegaban a quedarse en la iglesia, durmiendo en las bancas o en el suelo debido a que se celebraban dos días de fiesta y no podían regresar el mismo día.


Posteriormente, en el mes de junio del 1985 se le hace entrega al pastor Pedro Gómez Castañeda la iglesia de San Pedro, mismo que adquiere un papel importante y memorable para las misiones de Tacubaya y Alejandría, puesto que su gran colaboración y desempeño dio origen a la construcción de la primer iglesia en cada una de las misiones anteriormente mencionadas. Dicho pastor al ver que la obra crecía y el espacio que brindaba la hermana Cruz en su casa ya no era suficiente, se solicitó un terreno a los ejidatarios para poder construir la iglesia y fue así que el pastor Pedro Gómez sentó la primer piedra en el ejido Tacubaya para la edificación del templo, asimismo sucedió en Alejandría, comenzaron los preparativos para la realización del proyecto, haciendo adobes y comprando el resto de materiales de construcción que se emplearían para elaborar dicha obra, en Alejandría el terreno fue regalado por el hermano Enrique Hernández.


El sueño anhelado por los hermanos de las misiones comienza a hacerse realidad al mirar
movimientos de humanos que en conjunto cooperaban con todo su amor para la construcción de lo 
que después serían las Iglesias donde se celebrarían cultos para alabar el nombre de Dios, los
hermanos con lágrimas que brotaban de alegría y muchas acciones de gracias por lo que podían
observar sus ojos, celebrando por el triunfo obtenido todo gracias a nuestro Señor Jesucristo, ya
que sólo era el inicio de un sinfín de victorias que se obtendrían en el camino  de Dios. Con el
avance del tiempo, desfilan por la iglesia los pastores que se mencionan a continuación: Tomás
Rojas y David Martínez pastorearon la iglesia de San Pedro, cada uno de ellos visitando y
apoyando  las misiones, mientras las construcciones de las iglesias está en proceso.
Damas de la Iglesia de Tacubaya
Templecito de la misión de Alejandria










Después, que se ha culminado con tales obras de trabajo, se envía el primer pastor de tiempo completo a la iglesia de Tacubaya quien corresponde al nombre de: Arturo Mijares Ramos, y por lo tanto la comunidad de Alejandría se convierte en misión de la Iglesia de Tacubaya a causa de que posee menor cantidad de miembros bautizados. Durante el pastoreo del hermano Arturo Mijares (2000- 2003 aprox.) se efectuaron los cultos de adoración en la Iglesia de Tacubaya y asimismo apoyando la misión de Alejandría, equilibrando los horarios de tal manera que ambos ejidos llevaran a cabo la celebración de sus cultos en cada templo. También se adquirió un medio de transporte perteneciente a la Iglesia, para trasladar a los hermanos que por voluntad propia y con amor apoyaban en los diversos cultos y asistencia a la escuela dominical, independientemente si estos fueran realizados en Tacubaya o Alejandría. Es necesario hacer énfasis que durante éste período pastoral aún no se contaba con una pila para bautizar, y por tal motivo las personas que tomaban la decisión de entregar su vida a Cristo, eran llevados a la Iglesia de San Pedro para ser bautizados. Tiempo después, en el templo del ejido Tacubaya se construyó una pila, en la cual fueron bautizados 16 miembros por dicho pastor que se registraron en el Libro de Actas de Bautismo. Luego, llega como pastor el hermano José Antonio Enríquez (2004-2010 aprox.) a la Iglesia de Tacubaya, me es necesario hacer hincapié en el gran crecimiento de miembros bautizados en agua (86) y en Espíritu Santo que hubo durante el período en que el estuvo a cargo. Respecto a las celebraciones de los cultos se llevaban a cabo los miércoles en la Iglesia de Tacubaya y asimismo en Alejandría en diversas horas del día, y al llegar domingo los hermanos de Alejandría asistían a Tacubaya para congregarse con el resto de los hermanos para alabar el nombre de Jesucristo. El pastor empleaba diversos mecanismos y estrategias para que las almas vinieran a los pies de Cristo, y para que los hermanos ya bautizados permanecieran en el camino; realizando para ello campañas evangelisticas, cultos en las calles, caminatas, entre otras actividades, también no puede pasar desapercibido que durante su jornada, el avivamiento en la iglesia era demasiado, tanto que hasta la duración de los cultos se prolongaban de las 5:00 pm al grado de llegar hasta el anochecer y los hermanos aún seguían llenos de gozo y el Espíritu Santo se derramaba sobre el pueblo de Dios. También, resulta imprescindible mencionar los milagros y sanidades de cáncer que fueron efectuados para honra y gloria de Jesucristo, y se sentó la primera piedra para construir el segundo templo estando presente el obispo supervisor de distrito de Torreón Rev. Javier Regalado Flores. No obstante, a finales del pastorado del hermano José Antonio se presentaron una serie de rompimientos, divisiones y separaciones en la iglesia por algunos miembros de ella, los hermanos involucrados en dichos conflictos optaron por dejar de asistir a la Iglesia y se congregaron a otra.


Pastor Antonio Enriquez en el Templecito de la misión de Alejandria


Recibiendo la estafeta de continuar con la obra Rev. Miguel Acosta















Después, se envía al pastor Miguel Sergio Acosta en el año 2010 y hasta la fecha ha estado a cargo de la Iglesia de Tacubaya, durante este tiempo se han efectuado 12 bautismos más, siendo hoy en día un total de 136 hermanos bautizados en el nombre de Jesucristo. Así como también, se derriba el templo chico y se techa el templo grande, el cual actualmente está en construcción.







Evidencia de construcción del nuevo templo

En Construcción


Animados seguimos construyendo














En la obra que efectúa el hermano Miguel como pastor de la Iglesia de Tacubaya, se han realizado
campañas evangélicas y el mecanismo para la celebración de los cultos de adoración es el mismo,
solamente se han modificado los horarios debido a las necesidades y diversas situaciones que
presenta la congregación, todo ello para que la asistencia de los hermanos en los cultos sea en
su totalidad, aunque cabe mencionar, que la cantidad de miembros en la iglesia disminuye a causa
de que se ven en la necesidad de trasladarse a otro lugar en busca de trabajo o estudios, sin
embargo, continúan asistiendo  a la misma iglesia que pertenecen . Por consiguiente, en dicho
pastoreo se motivó y reafirmó el ministerio de música en la iglesia, implementándose un
instrumento musical más como lo es: la trompeta, teniendo como principal objetivo el alabar al
Rey de Reyes, Jesucristo.


La congregación de Tacubaya, juntamente con la misión de Alejandría enfocan su visión en la siguiente gran verdad: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Con cariño, su hermano en Cristo:


Miguel Sergio Acosta Pastor A 16 de Agosto del 2013