Las Pomas, Valparaíso, Zacatecas - WikiHistoria
martes 19 de marzo del 2019

Las Pomas, Valparaíso, Zacatecas

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar

Historia de la Iglesia Apostólica de La Fe en Cristo Jesús de Las Pomas, Valparaíso, Zacatecas.

La obra de Dios en Las Pomas, aparte de Dios mismo, no ha tenido un personaje central. Ha tenido muchos.

Es seguro que muchos miembros de la misma Iglesia de Las Pomas desconozcan esta historia. Es importante rescatarla para que la conozcan. Asimismo, es importante que la misma se plasme para que las futuras generaciones la conozcan y sepan como Dios ha obrado en este lugar específicamente. Son estos los principales motivos por el que se escribe esta reseña.

El inicio de la obra de Dios en Las Pomas, en el municipio de Valparaíso, en el estado de Zacatecas, se remonta a más de 75 años, y aunque aún viven testigos de esos lejanos inicios (en ese entonces eran unos niños) el cúmulo de décadas transcurridas desvanecen su memoria. No obstante, gracias a ellos intentaremos dar una semblanza de los hechos que ellos recuerdan, tal y como ellos los recuerdan, hechos que se dieron durante todos esos años mencionados antes de que a la congregación de este lugar se le diera el reconocimiento oficial de Iglesia.

Aproximadamente en el año de 1940 proveniente de la localidad de La Dulce Grande, del municipio Villa de Ramos, en el estado de San Luis Potosí, llegó a vivir a la pequeña comunidad de Los Belenes (ubicada a unos 50 kilómetros de la ciudad de Fresnillo, rumbo a Valparaíso) el hermano Praxedes Ramos y su familia. Ya estando en la comunidad de Los Belenes, en la que vivían temporalmente algunos vecinos de la comunidad de Las Pomas, el hermano Praxedes y su esposa ni tardos ni perezosos comenzaron a realizar estudios bíblicos y cultos domiciliarios dedicados a nuestro Señor Jesucristo.

Vecino a la ranchería de Los Belenes se encuentra el Rancho El Saucito, y poco tardó el hermano Praxedes y su familia en acercarse también al vecino rancho El Saucito, en el que vivía el señor Teófilo Herrera Perales y su esposa la señora Sotera Luna Quevedo, con sus varios hijos e hijas, entre los que se encuentran los hermanos J. Guadalupe y Petronilo Herrera Luna, quienes a estas fechas de 2017 son ya unos ancianos, y ampliamente conocidos en el movimiento apostólico en las Iglesias 1ª y 2ª, principalmente, del municipio de Fresnillo, Zacatecas.

El hermano Praxedes evangelizó a la familia Herrera Luna y los primeros convertidos fueron los padres, Teófilo y Sotera, y sus hijos mayores ambos llamados Juan Herrera Luna, los cuales enfrentaron desde los primeros momentos de su conversión la oposición de sus antiguos vecinos católicos de la comunidad de San José de Llanetes en la cual vivían antes de irse a radicar a su ranchito, enfrentándose incluso con el sacerdote católico del lugar con motivo de su conversión. Pero ello no fue impedimento para que ellos perseveraran en Cristo. La familia de la hermana Sotera vivía en Las Pomas: sus padres, los señores Serapio Luna y Guadalupe Quevedo Nava, y sus hermanas María, Isidra, Julia y Ventura, de apellidos Luna Quevedo.

Cuando la hermana Sotera se convirtió a Cristo de inmediato se dio a la tarea de evangelizar a sus padres y hermanas. Comenzó primeramente con su padre confrontándolo con mucho valor y amor de Dios contra su idolatría tan acendrada. Cuenta la hermana Bertha Herrera, hermana de los hermanos J. Guadalupe y Petronilo Herrera, que su madre, la hermana Sotera sin saber leer ni escribir confrontó a su padre contra su idolatría y su pecado durante una noche entera, después de la cual el señor Serapio se rindió a Cristo pidiendo con desesperación ser bautizado, temeroso de morir en cualquier momento dada su avanzada edad sin tener el perdón de pecado que se alcanza por medio del bautismo en agua.

Los vecinos de Las Pomas que vivían en Los Belenes en el tiempo en que el hermano Praxedes llegó a ese lugar eran el joven matrimonio compuesto por el señor Felipe Amaro y la señora Guadalupe Montoya. El señor Felipe Amaro era hijo de la señora Ventura Luna (hermana carnal de la hermana Sotera), por lo que era sobrino de la hermana Sotera, y, por lo tanto, primo hermano de los hermanos Herrera. Es pertinente mencionar esto porque durante su estancia en el ranchito de Los Belenes este matrimonio joven fue evangelizado por el hermano Praxedes, y su perseverancia en el camino de Cristo durante toda su vida, sobre todo por parte de la hermana Guadalupe Montoya, permitió que la mayoría de sus hijos e hijas vinieran a Cristo y fueran bautizados en su nombre. Incluso uno de ellos, el hermano Ismael Amaro Montoya es pastor de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús en el estado de Guanajuato, México.

Ambas familias, emparentadas entre sí, tanto la de los hermanos Felipe Amaro y Guadalupe Montoya y sus hijos convertidos a Cristo, como la de los hermanos Teófilo Herrera y Sotera Luna y sus hijos fueron determinantes en la permanencia de la obra de Dios en Las Pomas durante 75 años antes de que se le diera un reconocimiento oficial como Iglesia, lo cual fue tan reciente como en el año 2014.

¿En qué consistió esta influencia?

Por parte de la familia Herrera Luna, y de manera más específica gracias a los entonces jóvenes hermanos en Cristo J. Guadalupe Herrera y Petronilo Herrera (y principalmente por parte de este último) fue el hecho de que, gracias a su genuino amor a la obra de Dios, ajeno a toda ganancia económica, y a su genuino amor por las almas que habían recibido a Cristo, durante muchos años fueron los responsables por la obra de Dios y la proclamación del evangelio en la comunidad de Las Pomas y sus alrededores, haciéndolo bajo condiciones casi impensables en nuestros tiempos, ya que los hermanos Herrera no vivían en Las Pomas, sino que se trasladaban desde donde estuvieran viviendo en el momento, ya fuese desde el rancho El Saucito o desde el “rancho de aguas” Los Abrigueños a donde se iban a ordeñar y hacer queso durante la temporada de lluvias, desde donde se trasladaban a Las Pomas cada vez que podían para llevar la palabra de Dios, caminando hasta 6 horas a caballo tan solo para llegar y otras tantas horas para regresar al día siguiente hasta su rancho, lo cual hicieron durante muchos años, aún sin una designación oficial, sin remuneración, por el puro amor a sus parientes, a Dios, y a su obra.

El hermano Félix García Galicia, esposo de la hermana Bertha Herrera Luna y su yerno el hermano Daniel y su esposa la hermana Irma García Herrera fueron encargados de la obra en Las Pomas durante varios años, estando sujetos al presbiterio de la 2ª Iglesia, bajo la cobertura del Hermano Eleazar Carrillo Ríos, hasta que le fue entregada la obra al hermano Luis Ángel Jiménez Iracheta.

Por parte de la familia Amaro Montoya podemos reconocer la gran fe y perseverancia que sus integrantes han mostrado en el trascurso de tantos años. La hermana Guadalupe Montoya bautizada aproximadamente a sus 20 años murió a sus 95 años creyendo firmemente en nuestro Señor Jesucristo y en su promesa de vida eterna, y transmitió a varios de sus hijos e hijas esa fe y esa perseverancia en el camino en Cristo Jesús lo cual ha permitido que la obra de Dios persistiera en Las Pomas hasta ser reconocida oficialmente como iglesia en el año de 2014.

Oficialmente reconocida como iglesia la obra de Dios en Las Pomas inició con sólo 24 hermanos bautizados, teniendo como primer pastor al joven ministro Luis Ángel Jiménez Iracheta, quedando sujeto desde ese momento al presbiterio de la 1ª Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús de Fresnillo, Zacatecas, representado por el hermano José Guadalupe Téllez Fernández, y del Distrito Zacatecas representado por el hermano obispo Teodoro Pulido Olivas.

El hermano Luis Ángel estuvo a cargo durante 2 años, durante los cuales bautizó en agua a 6 hermanos. Al finalizar su periodo se le transfirió la responsabilidad de la Iglesia de Las Pomas al hermano Alfonso Flores Poblano el cual solo permaneció como responsable durante 6 meses, sin reportar ningún bautismo, cediendo su lugar al hermano Martín Lucio Aguilera en el mes de agosto de 2017.

El terreno en el cual se encuentra el templo de la Iglesia de Las Pomas pertenecía al ejido de Lobatos, en el municipio de Valparaíso, quien lo donó para construcción del templo gracias a la gestión hecha por el hermano Felipe Amaro y los señores Juan Arteaga y Ángel Huizar en los años 60´s entregándoselo a la entonces misión de Las Pomas. Y, aunque la memoria de los testigos no es clara sobre los tiempos precisos, la primera piedra para la construcción del templo fue aproximadamente en esos años aún bajo el encargo de los hermanos J. Guadalupe y Petronilo Herrera. Posteriormente, entre los años 80´s y 90´s, bajo el liderazgo de dos hermanas, la hermana Macaria Realzola y la hermana Luz Huizar se compró piedra y se construyeron parte de los muros.

Después de estos eventos, aproximadamente en 1995, fue que la congregación fue asignada como misión a la 2ª Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús de Fresnillo, Zacatecas, pero los muros permanecieron así hasta aproximadamente el 2010 cuando bajo la dirección del hermano Eleazar Carrillo Ríos se completaron los muros y se techó el templo, y se dio continuidad a la transferencia legal del terreno y el templo a la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús A.R. Finalmente, con fecha de septiembre de 2017 se completó el proceso legal de adjudicación, durante el pastorado del hermano Martín Lucio Aguilera, sujeto al presbiterio de la 1ª Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús en Fresnillo, Zacatecas.´

El culto a nuestro Señor Jesucristo, domingos y miércoles sigue casi invariablemente el orden siguiente: - Bienvenida - Oración y/o lectura de apertura - Himno(s) de inicio - Acciones de gracias con: o Cantos antiguos y/o lecturas bíblicas y/o agradecimientos espontáneos individuales o Cantos antiguos de fraternidad (damas, jóvenes, varones) - Alabanza congregacional (general) - Ofrenda acompañada por canto y/o lectura bíblica - Oración por ofrenda - Sermón (palabra de Dios por parte del Pastor) - Adoración y ministración - Despedida y oración de bendición congregacional: Números 6.24-25; Deuteronomio 1.11

Durante toda la historia de la congregación se ha padecido de levitas que apoyen la alabanza y la adoración, pero gracias a Dios, con el reconocimiento como iglesia, sobre todo con los pastores Luis Ángel Jiménez Iracheta y Martín Lucio Aguilera, Dios nos ha bendecido con un pequeño grupo de levitas integrado por los jóvenes hermanos Diana y Jordi Huizar Amaro con instrumentos eléctricos (teclado y guitarra) y el niño Luis Aviña Huizar sobrino de los jóvenes Huizar, con la batería acústica.

Es pertinente mencionar que, no obstante, el abandono relativo al que se vio sujeta la congregación de Las Pomas durante tanto tiempo por parte de la jerarquía eclesial, no fue abandonada por Dios.

Es pertinente mencionar que también se sucedieron acontecimientos difíciles aun de nombrar por parte de los congregantes y familiares de la hermana Guadalupe Montoya, acontecimientos con un fondo espiritual tan perverso que derribó la fe de muchos vecinos que comenzaban a conocer la voluntad de Dios para sus vidas e hizo que se alejarán del camino en Cristo, hasta la fecha.

Estos sucesos también pudieron haber derribado la fe de los creyentes más fervientes, pero Dios contrarrestó esa influencia maligna y respaldó su obra en este lugar con señales y prodigios que confirmaron y han confirmado la fe de los miembros fieles, al punto de hacerlos persistir hasta el presente, en el caso de los que aún viven, y hasta la muerte, en el caso de los que ya no están: - La hermana Guadalupe Montoya experimentó una sanidad milagrosa de una fiebre puerperal en aquellos tempranos días de su matrimonio después de que nació uno de sus hijos mayores, cuando vivía en Los Belenes. De hecho, este fue el medio que Dios usó para convertirla, para volverla a Él, por medio del hermano Praxedes Ramos.

- El hijo de la hermana Guadalupe Montoya, el hermano Ismael Amaro Montoya, el cual es pastor de la Iglesia Apostólica en el Estado de Guanajuato, decidió servir a Dios con este ministerio precisamente porque Dios lo libró de una operación de riñón de la que el hermano tenía nulas probabilidades de sobrevivir.

- En cierta ocasión un hijo del hermano Petronilo, el joven hermano Eliú Herrera Hernández siendo aún niño, se ahogó en agua mientras jugaban en un estanque natural en el rancho El Saucito, y el hermano J. Guadalupe Herrera oró por él en el nombre de Jesucristo y el joven hermano fue resucitado, y ahora sirve a Dios en la 1ª Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, en Fresnillo, Zacatecas.