Puruándiro, Michoacán - WikiHistoria
domingo 26 de mayo del 2019

Puruándiro, Michoacán

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar

Puruándiro, Michoacán

La iglesia apostólica inicio el año de 1951, cuando una persona llamada Pedro Serrato junto con un siervo de Dios el hno. Pedro Castillo Quiroz, tuvieron el valor de introducir la doctrina Apostólica en la ciudad de Puruandiro Mich., entre una la sociedad que mantenía un estrecho criterio sobre nuevas doctrinas, así que con mucho esfuerzo y dedicación logran romper con todo precepto, y con un esfuerzo aún mayor, experimentan el nacimiento de la IAFCJ en esta ciudad, fundándola en ese mismo año.

Hno. Pedro Serrato conviviendo con los hermanos


La comunidad se sentía molesta por causa de la recién nacida Iglesia, ya que esta había venido a romper con las tradiciones y costumbres del pueblo; los hermanos trabajaban con gran entusiasmo en el área de evangelismo, hablándoles a las personas de un Cristo vivo que realiza milagros y mostrando una cara diferente de Dios, diferente a cualquier ideología que ellos tenían.

Pero aunque la gente se mostraba indiferente, esto no desanimó a los hermanos y aun cuando se hablaba mal de ellos, siguieron luchando con más ímpetu sin detenerse, pero lamentablemente por la poca información que poseían en ese entonces, la iglesia experimentó dificultades llegando al grado de dispersarse y casi desaparecer, quedando así tan solo cuatro hermanos valientes que a pesar de todo no dejaron de ayunar y orar para que la Iglesia pudiera renacer en un futuro próximo; sus nombres: hno. Pedro Serrato, hna. Ma. Guadalupe González, hno. José González y la hna. Maricruz González García. Gracias a estos cuatro hermanos, que supieron permanecer firmes en la fe.


Gracias a la misericordia de Dios, una vez más renace en Puruandiro, la Iglesia Apostólica, en el año de 1986. Esta segunda oportunidad se da cuando el hno. Rafael Saldaña León, recibe el evangelio y se convierte a Cristo en la comunidad de Indio California, (lugar en donde trabajó por un tiempo), y con alegría en su corazón, siente el deseo enorme de compartir esta bendición con todos sus queridos, emprendiendo entonces el viaje de regreso a Puruandiro, en donde radicaba su familia.

Una vez que llega, el hno. Rafael a Puruandiro, comparte su experiencia con su familia y con su novia la ahora hna. Eva Cisneros, tomando la iniciativa de evangelizarlos, aun cuando no había Iglesia ni mucho menos Pastor que pudiera guiarlos.

Las dificultades se fueron presentando para el hno. Rafael, ya que al visitar junto con su novia Eva, las instalaciones del templo de la ciudad de Morelia, Mich., al ser recibidos por el pastor que se encontraba encargado, este al verlos juntos supuso que se la había “robado” y que probablemente habían cometido ya pecado de fornicación, poniéndolos a prueba por un periodo de dos años.


A pesar de todo el hno. Rafael junto con la hna. Eva ahora su esposa, no se desanimaron, antes bien trabajaban con más empeño, llevando en una camioneta a la ciudad de Morelia, a todas los personas que iban recibiendo al Señor Jesucristo, y unos meses después es bautizada la hna. Eva Cisneros por el Rev. Tomas Gabriel, siendo así la primera persona de la ciudad de Puruandiro en recibir este sacramento en la ciudad de Morelia, Mich. De ahí en adelante se empezaron a realizar más bautismos confirmando así, el renacer de la IAFCJ en Puruandiro, Mich.


En el año de 1988 mandan al primer encargado, al diacono hno. Isidro Calderón Lara, reuniéndose la congregación, en la casa de la familia Saldaña Cisneros. Contando con el apoyo de toda la familia Saldaña León, se empieza a dar los primeros cultos de barrio, creando también los grupos familiares en donde llevaban estudio a las personas que recibían al Señor.


En el año de 1990 Después de un gran trabajo y esfuerzo de parte del hno. Isidro Calderón, la directiva del distrito decide mandar a un pastor que tuviera la experiencia necesaria para hacerse cargo de la Iglesia naciente y llega a Puruandiro el hno. Rev. Ismael Amaro, quien tiene la bendición de ser el primer pastor de la Iglesia de Puruandiro, así como de recibir la donación de un terreno en donde, en un futuro se levantaría el templo que conocemos hoy día.


Para poder obtener recursos para la construcción del templo, se comienza con la venta de tamales, de materiales reciclables, etc., actividad que realizaban las Dorcas, por otra parte los varones salían en grupos a vender muebles, dejando toda la ganancia para la misma causa: la construcción del que sería su templo.


Para fomentar la unidad como la armonía entre los hermanos, se programaban salidas a diferentes zonas verdes cercanas a la entidad, en donde se disfrutaba del campo, así como compartir los alimentos, la armonía que se tenía era en verdad grata y se respiraba un ambiente familiar. En esas fechas, los hermanos con más necesidad económica, recibieron la oportunidad de contar con un préstamo económico, mismo que devolvían cuando su situación mejoraba, creciendo así la calidad de vida de los hermanos como la de sus familias.


En el año de 1995, después de mucho trabajo arduo, termina la participación pastoral del hno. Ismael Amaro, entregando así la Iglesia de Puruandiro al hno. Rev. Isidro Calderón Lara, quien llega por segunda vez a esta ciudad, pero ahora en calidad de Pastor, y es en este periodo que el hno. Calderón motiva a la Iglesia a construir el templo, colocando así la primera piedra, bajo la supervisión del Presbítero Rev. Daniel Hernández; de manera que se empiezan a levantar las bardas del templo, y a colocarse el firme.

El hno. Calderón, fomentó la visión del evangelismo, el ayuno, la oración, el servicio y demás ministerios dentro de la Iglesia.

Construccion.
Colocacion de la primer piedra.

En esta secuencia de fotos, podemos apreciar como lucia el primer templo en donde los hermanos se reunían para alabar y adorar a nuestro Señor Jesucristo, asimismo, el momento en que es colocada la primera piedra para la edificación del templo de Puruandiro a cargo del Presbítero hno. Rev. Daniel Hernández Sifuentes.

Fruto de un pastoreo efectivo, vemos el momento en que una de las hermanas recibe el sagrado sacramento del bautismo por parte del Pastor hno. Rev. Isidro Calderón Lara.

Hno. Isidro Calderon, bautizando
Hno. Isidro Calderon, bautizando


En el año de 1998, después de mucho esfuerzo y trabajo el hno. Isidro calderón entrega la Iglesia al hno. Rev. Lauro Navarro Correa , quien con la visión del Pastor anterior decide darle continuidad a la construcción del templo, llevando a cabo la colocación de la loza, así como los acabados en el interior del mismo.

El hno. Lauro siempre impulso los ministerios dentro de la Iglesia empezando con el primer ministerio de alabanza invitando a jóvenes y niños a llevarlo a cabo, quedando así como resultado tres jóvenes instruidos para desarrollar un ministerio digno del Señor.


El ministerio de intercesión también cobro vida y Dios se empezó a manifestar de una manera muy especial con la danza en el Espíritu causando impacto y controversia entre la congregación ya que en ese tiempo no se había visto nada similar, también surgieron dones como el de sanidad y palabra de sabiduría; desafortunadamente en marzo del año 2001, el hno. Lauro deja la Iglesia, ya que la economía no era suficiente para vivir y decide migrar al país vecino.


En el mes de marzo del año 2001, el hermano Lauro entrega la iglesia, ya que la economia no era suficiente para subsistir y decide emigrar a los Estados unidos. Quedando como responsable el hno. Obispo supervisor Rev. Daniel Castellanos Fonseca, quien solo tenía la oportunidad de visitarlos los días jueves por la tarde de cada semana, pero de manera increíble, la Iglesia en vez de separarse se unió más en el Espíritu, trabajando como si tuviera un Pastor al frente.


En el mes de agosto de ese mismo año, recibe la Iglesia el hno. Rev. Atanasio Pérez Martínez. En su primer año de pastorado en esta ciudad, la Iglesia comenzó a trabajar de una manera muy especial, dando muy buenos resultados para la obra de Dios.

Se abrieron células de evangelismo.

La economía de la Iglesia creció un 50 por ciento.

Se construyó la casa pastoral.


Con la llegada del Rev. Atanasio Pérez, la iglesia recibe un impulso que le permite crecer de una manera tal que en poco tiempo la congregación llega a tener el mayor número de hermanos como nunca se había visto antes.

Durante los primeros dos años de su pastoral todo fue armonía, bendición y prosperidad, pero poco después todo cambio, la actitud del hno. Atanasio ya no fue la misma, cometió equivocaciones que repercutieron en la armonía de la Iglesia, dañando así la confianza que se había depositado en él. Provocando que todos los ministerios se desmoronaran, aun la economía se vio afectada, las relaciones afectivas que se tenían en los años anteriores cambiaron y hasta una división hubo entre la congragación.


Cabe señalar que las pocas visitas que asistían, no permanecían, ya que la inseguridad que sentía la Iglesia, no cubría las necesidades que en ellos había. La desilusión se había apoderado de todos, tanto visitas como de hermanos. Cuando la Iglesia experimentó todas estas anomalías, se empezó a rebelar en contra del Pastor, y en su desesperación, el hno. Atanasio Pérez decidió entregar la Iglesia en el mes de agosto de 2006.


Es en esa misma fecha, el hno. Rev. Pedro Ávila Rodríguez, recibe la responsabilidad de la iglesia, lamentablemente recibe una Iglesia enferma cansada, lastimada y dolida, recibiendo menos del 50% de la membrecía, de los que figuraban en las listas anteriores; y aunque el hno. Pedro luchó para que la Iglesia sanara y así poder levantarse, no logró obtener el resultado deseado.

Aun así logro bautizar a 13 hermanos, terminó con los detalles de la casa pastoral por dentro y por fuera. Realizó dos campañas en el centro de la ciudad sin lograr nada significativo por lo expuesto anteriormente.


En el mes de julio del 2009. El hermano Pedro debido a algunas dificultades familiares, decide dejar la Iglesia, siendo el Obispo Supervisor, el hno. Rev. Alberto Nájera Salazar, quien se hace responsable de atender a la congregación de Puruandiro, contando con la colaboración del hno. Norberto Agüero, el hno. Luis Javier Ramírez Díaz, y el hno. Germán Lona Siliceo, siendo estos tres Ministros de la 1ª Iglesia en Querétaro.


En el mes de febrero de 2010, la Iglesia recibe como Pastor interino al hno. Rev. Germán Lona Siliceo, quien a su vez es nombrado Pastor, de manera oficial, en el mes de mayo por el ahora Obispo supervisor hno. Rev. Samuel García Zamora.

En un principio, el hno. Germán se dedica a promover el trabajo en equipo, en especial a retomar el ministerio de evangelismo por medio de la Red de Células de Multiplicación (RCM). Encontrando mucha resistencia, la cual poco a poco y por medio de la oración y ayuno empieza a ceder y así logra formar los primeros grupos celulares.

La Iglesia no ha dejado de participar de las actividades distritales, presbiterales, así como de actividades internas como son la fiesta de amigo, los encuentros de santidad; entre otros, para el mes de agosto de ese mismo año, realiza los primeros tres bautismos.


Hno. Germán Lona, bautizando
Hno. Germán Lona, bautizando

El hno. Germán Lona, por algún tiempo sitió que todo esfuerzo realizado era inútil, ya que lamentablemente la Iglesia había perdido toda confianza hacia toda la pastoral que a Puruándiro llegaba, pero comprendió que no estaba solo, que el que había iniciado la obra aún estaba presente y que no pensaba abandonar a una congregación que le había costado su propia sangre, así que puso todo su empeño y tomo la determinación de ganarle esta guerra al enemigo.

Hasta el día de hoy la congregación se ha estado comprometiendo con el Señor, pero también con el Pastor y eso ha sido un gran logro, aunque todavía hay mucho que recorrer.