Secretaría de Misiones Internacionales - WikiHistoria
mircoles 21 de noviembre del 2018

Secretaría de Misiones Internacionales

De WikiHistoria
Saltar a: navegación, buscar



Contenido

LA EXPANSION MISIONERA APOSTOLICA (1948-2014)[editar]

Por Miriam Quintanar Gutiérrez en colaboración con Domingo Torres Alvarado[editar]

Introducción[editar]

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento encontramos el mandato de Dios nuestro Señor así como la promesa y seguridad que da a su pueblo de lograr la meta de difundir y extender geográficamente por medio de su Espíritu Santo el conocimiento de su nombre en todas las naciones. La historia nos confirma que esto ha sido así cumpliéndose a través de los siglos por medio de las misiones y hoy lo relatamos aquí para compartir en forma sintetizada con nuestros lectores lo que el Señor de la mies ha hecho en este aspecto, particularmente en los últimos tiempos por medio de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús (IAFCJ) de México.

Sobre la evangelización y las misiones extranjeras de la IAFCJ, Manuel J. Gaxiola expone en su libro “La Serpiente y la Paloma”, que esta iglesia nació en 1914 por el impulso del Espíritu Santo y el celo evangelizador que se manifestó primeramente en Romana Carbajal de Valenzuela, se repitió en Miguel García Carbajal y se prolongó en los miles de ministros y miembros, quienes siempre han tenido la necesidad y urgencia de compartir el evangelio a otros en los ochenta años de historia que abarca su libro. Sin embargo, fue a partir de 1932 cuando concretamente la IAFCJ, comenzó su proceso de institucionalización definiendo su doctrina y organización para enseguida sentar formalmente las bases del trabajo misionero. Para ese entonces ya se había establecido cierta relación con la Asamblea Apostólica que desde 1930 se había constituido legalmente en los Estados Unidos y habían invitado a una representación de ellos para que los acompañaran en la celebración de su XVII Convención General en la Cd. de Torreón Coahuila en octubre de 1948.

En esa ocasión fue precisamente que la IAFCJ de México y la Asamblea Apostólica de Estados Unidos acordaron lanzarse al campo misionero en Latinoamérica, considerando el llamado que desde hacía tiempo les habían hecho algunos hermanos de los países de Nicaragua, El Salvador y Uruguay. Para el efecto, como ya entonces la Asamblea había concertado alianza con la United Pentecostal Church de los Estados Unidos, convinieron enviar a su conferencia una delegación oficial integrada por los ministros Antonio Castañeda Nava y Benjamín Cantú para que se entrevistaran con el Superintendente Howard A. Goss y lo invitaran a fin de que ellos también se unieran al proyecto mencionado. Como resultado de la propuesta, se firmó un convenio misionero entre las tres organizaciones que estuvo vigente hasta el año de 1966.

Inmediatamente se determinó enviar al hermano Maclovio Gaxiola López, en un viaje de exploración patrocinado por los movimientos antes mencionados a los países centro y suramericanos para ver la posibilidad de la propagación del nombre de Jesucristo en toda esa región. Este hecho excepcional, determinó que el Rev. Gaxiola López se convirtiera en el pionero de las misiones apostólicas mexicanas. En ese tiempo México, así como Latinoamérica y el resto del mundo habían superado la Gran Depresión económica y los efectos de la II Guerra Mundial, entraba en una era de relativa estabilidad en lo social y económico. Particularmente el mundo latinoamericano seguía siendo católico aunque más en apariencia que en profundidad. La religiosidad latinoamericana tenía muy poco de ortodoxa y estaba en retroceso. Esto representó cierta ventaja para la penetración y extensión del mensaje apostólico en esta región. Además, como ya se indicó, para ese entonces existían familias y comunidades que habían estado solicitando directamente cierto apoyo de la iglesia de México para la fundación de nuevas iglesias en sus países. Todo lo anterior, incluyendo la voluntad de Dios, influyó para la orientación inminente de las misiones apostólicas mexicanas. A su regreso, dicho comisionado trajo buenas noticias y la obra comenzó gradualmente primero en Centro, luego en Suramérica y últimamente en Norteamérica, Europa y África, aunque para efecto de esta presentación seguiremos un orden diferente y es como sigue:


LA EXPANSION EN NORTEAMERICA[editar]

Estados Unidos de América (1990-2013).[editar]

Simplemente Estados Unidos como le conocemos, fue la cuna del avivamiento pentecostal del siglo pasado que provocó el renacimiento de la fe vivida y predicada por los apóstoles en la época primitiva, la de la unicidad de Dios, bautismo del Espíritu Santo y en agua en el nombre de Jesucristo, misma que la IAFCJ a su tiempo retomó e hizo suya para compartirla en todo el mundo. Esto debido al mover del Espíritu Santo que no tiene limitaciones geográficas o identificación política alguna, sino que Él se mueve en su soberanía direccionando a quienes confían en él, según lo afirma el Director de la Escuela de Misiones (EMI), Daniel Bustillos. Fue así como el Dios soberano empleó entonces, y todavía en la actualidad sigue utilizando las diferentes circunstancias como el fenómeno social de migración, etc., para que su mensaje se proclame a las naciones de acuerdo a esta presentación. Por lo cual este flujo de creyentes y misioneros cristianos no se ha detenido y continuará hasta que se cumpla el plan de que el evangelio sea predicado en todo el mundo.

Como ya lo han narrado antes nuestros historiadores, el mensaje apostólico llegó a México por conducto de los migrantes que regresaban con las buenas nuevas procedentes de EU. En consecuencia fundaron iglesias que en su oportunidad integraron la IAFCJ acá. Por su parte, los mexicanos que decidieron continuar su residencia allá, plantaron congregaciones y establecieron la AAFCJ, produciéndose una interrelación en forma natural y estrecha entre ambas organizaciones.

Fue en 1944 cuando oficialmente se suscribió lo que se llamó tratado de unificación que reguló la integración a la Asamblea a los creyentes migrantes procedentes de México y recíprocamente los que viajaran de EU serían incorporados a la IAFCJ en México. El requisito establecido fue que en ambos casos los creyentes migrantes de un país a otro sólo deberían portar una carta de traslado expedida por los pastores respectivos para ser incorporados automáticamente a la iglesia respectiva de un país o del otro. Este convenio aunque fue útil por una parte, por la otra, limitó durante varias décadas que ambas organizaciones pudieran plantar congregaciones en el otro país cuando así lo consideraran necesario. Lo que ocasionó que a finales de la década de los 80’s, se comenzara a observar que había grupos de creyentes migrantes en diversos estados y localidades de Estados Unidos como de México, los cuales no eran atendidos debidamente por los pastores del país anfitrión. Por tal motivo estos grupos comenzaron a organizarse y pastorearse mutuamente, informando a la iglesia del país procedente la intención de no poder integrarse a la organización del país correspondiente y solicitar se les enviara algún pastor que los presidiera. Este tipo de peticiones, originó que el tratado resultara antioperacional mismo que se tuvo que anular y permitir que ambas organizaciones quedaran en libertad de fundar iglesias en el país donde se requiriera.

Como resultado de lo anterior, sigue afirmando Bustillos, ya al inicio de la década de los 90’s en la zona fronteriza de Cd. Juárez, Chihuahua-El Paso, Texas, el pastor de la IAFCJ, Rafael Rivera, comenzó a establecer obra en forma “autónoma” en el lado americano. Después de esto, y dado el aumento de grupos e iglesias en esa región además de los requerimientos inherentes para su funcionamiento legal, se le autorizó a Rivera registrara a la iglesia ante las autoridades correspondientes. Lo cual a su tiempo se concretó figurando él como el primer Obispo de la Misión Apostólica de la Fe en Cristo Jesús de los Estados Unidos. Para esto en 1993 se efectuó una reunión en Forth Worth, Texas, a la que asistieron los obispos de la franja fronteriza que ya para entonces tenían iglesias organizadas en el lado americano, a saber: Marco Antonio Angulo de Mexicali, José Mendoza de Tijuana, Joel Mireles de Cd. Juárez, entre otros. Allí se tomó el acuerdo de ceder esas iglesias para la formación de lo que sería en el futuro, Distrito Norte, del cual Rivera sería el supervisor a partir de 1994. No obstante, el liderazgo de Rivera fue corto ya que dos o tres años más tarde decidió separarse de la iglesia reteniendo para sí el registro que había gestionado y del cual él era el apoderado legal. Sin embargo, a pesar de esto, la obra en los Estados Unidos de parte de la IAFCJ continuó creciendo y se siguieron formando cada vez más y más iglesias tanto en la zona centro, como en la noreste y la del noroeste de ese país.

A manera de paréntesis, debo mencionar que la Secretaría de Evangelización y Misiones, que en esa época estaban fusionadas y cuyo responsable era el Rev. Nicolás Herrera Ríos, estuvo apoyando económicamente la plantación de nuevas iglesias en los Estados Unidos. Entre otros apoyos se menciona el que recibía el entonces nombrado evangelista nacional, Samuel Aguilar, mismo que consistía en una aportación mensual para contribuir parcialmente a la renta del inmueble donde se estaba trabajando en El Centro, California. Asimismo, esta iglesia como otras de este proyecto, era supervisada por el Secretario de Evangelización y Misiones ya referido. Paralelamente mientras esto sucedía, seguía el surgimiento de nuevas congregaciones como la de Las Vegas, Yaquima WA, Santa Cruz, CA., según lo comentó Aguilar en una entrevista.

Dos años después, al efectuarse el cambio de mesa directiva en México en 1998 y dada la situación de renuncia del Obispo Rivera del Distrito Norte, aunado al surgimiento de nuevos grupos en los E.U. (el cual ascendía ya a casi cincuenta iglesias), se convocó a estos pastores a la ciudad del Paso Texas para decidir lo conducente. Allí se tomó la decisión de reestructurar la supervisión del trabajo a dos distritos, según lo asentó el Secretario General Peña Niz: el noroeste que abarcaría la zona de California y la región Oeste, para el cual el obispo electo por el cuerpo pastoral fue el Rev. Samuel Aguilar; y el distrito noreste, cuya sede sería El Paso, Texas y el obispo supervisor electo fue el Rev. Joel Mireles. Durante esa administración 1998-2002, que a nivel general presidiera el Rev. Raúl Murillo Guerra, se logró la consolidación de la IAFCJ en Estados Unidos. Se obtuvo un nuevo registro en Texas, mismo que fue el primero con el nombre de Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús in The United States, y el Obispo Mireles fungió como incorporador o apoderado legal de la misma. Posterior a esto el Obispo Aguilar hizo lo propio al registrar la iglesia en Los Ángeles con el mismo nombre, sólo anexándole, Los Ángeles District, obteniendo con esto la exención de impuestos federales. La organización de los dos distritos resultó una estrategia acertada, pues de esta manera se apoyó mejor el trabajo contribuyendo a un mayor impulso y crecimiento del número de iglesias al alcanzar a organizar un aproximado de 150 iglesias en el país. Por tal motivo, ya en el 2004, bajo la presidencia del Rev. Nicolás Herrera, se reestructuraron de nuevo los distritos para la mejor supervisión y mayor avance. Los dos que había, se convirtieron en siete distritos, aunque después de dos años desapareció uno de ellos el cual se fusionó, y por lo cual quedaron conformados los seis distritos que actualmente tiene la IAFCJ en Estados Unidos, siendo éstos: Los Ángeles, Phoenix, Washington, Atlanta, El Paso y Elgin, que al final de 2013 contaban con un total de 213 iglesias. De éstas, unas en proceso de fortalecimiento y con las características propias de poblaciones migrantes; sin embargo otras ya establecidas y consolidadas en forma excelente. Lo anterior, gracias a Dios primeramente y al apoyo recibido de la iglesia de México; pero sobre todo al esfuerzo de los pastores y obispos que han servido con pasión y valentía durante todos estos años a la obra del Señor en este país.

Canadá (1994-2013)[editar]

Esta nación con enorme proporción de territorio y de primer nivel en cuanto a la calidad de vida, es también campo misionero donde la IAFCJ ha predicado desde la década de los 90’s. El trabajo misionero comenzó en 1994 en Calgary después de que Jesús Manzano (de nacionalidad salvadoreña) y su familia trasladaron su residencia desde la ciudad de México a esta región de Canadá. Ellos iniciaron la predicación y después de bautizar a algunas personas por vicisitudes de la vida, tanto los bautizados como la familia Manzano se trasladaron al área de Vancouver. Pronto lograron rentar un templo y consolidar el grupo con otras familias más que se unieron. Allí se estableció oficialmente la primera congregación apostólica en Canadá. También se tuvo contacto y dio seguimiento a creyentes apostólicos nicaragüenses en el área de London, pero dada las distancias fue difícil darle continuidad a la atención por parte de Manzano. Posteriormente se envió de México al misionero Pedro Reyes, pero debido a compromisos migratorios pronto renunció al cargo. Ya en el año de 1999 se envió a Guadalupe Mancillas y su familia, quienes habían servido como misioneros cinco años en Belice. Ellos continuaron con este trabajo logrando establecer una misión más en Lander, Vancouver, donde sirvieron con gran entusiasmo por espacio de cinco años. Paralelamente se establecieron dos misioneros más en este país, se trató de Ernesto Mejía en London y de Iván Ponce Samrin en Vancouver. El campo de Canadá siguió de tal forma que en 2004 se contaba con tres iglesias donde se trabajaba básicamente con hermanos de nacionalidades latinas y se predicaba en español. En ese mismo año 2004, después de una revisión para tratar de impulsar el crecimiento de estas iglesias, la mesa directiva de la IAFCJ tomó la decisión de entregar las iglesias de esa nación para que fueran supervisadas por los distritos del norte de Estados Unidos. Por lo cual dejaron de considerarse campos misioneros dependientes de la Secretaría respectiva y se les consideró como iglesias establecidas y su acompañamiento hasta el día de hoy está a cargo de los distritos de Washington y Elgin de los Estados Unidos, según lo narra el Secretario de Misiones Jesús Ramos.

México: grupos étnicos[editar]

A nivel mundial y a través de la historia el enfoque misionero ha evolucionado, uno de los paradigmas que se ha modificado ha sido la orientación actual de países a etnias. Este cambio en la obra misionera nos ha ayudado a establecer mejores parámetros para el cumplimiento de la misión. Anteriormente la misión se entendía que consistía simplemente en plantar una iglesia con su respectivo templo en la capital de un país o alguna ciudad importante y hacer lo mismo espontáneamente en los pueblos donde algún cristiano nativo decidía llevar la palabra a sus familiares. Hoy en día, según el Director de la EMI Daniel Bustillos, sabemos que misiones incluye la encarnación del mensaje y la aculturización del enviado y no propiamente de los receptores del mensaje; entendemos también que debemos llevar la palabra prioritariamente a los que no han sido alcanzados; comprendemos además que necesitamos realizar trabajos de alfabetización y traducción bíblica para la mejor concientización de los receptores. En fin estamos convencidos que necesitamos cumplir más integralmente el gran mandato, para que todas las naciones tengan acceso a la salvación plena en Cristo Jesús.

Además de ello se ha concluido que la evangelización no sólo debería de estar encausada a cada país sino a cada nación, pueblo, tribu y lengua, incluyéndose esto al iniciar proyectos de alcance en las etnias que se encuentran en cada país. La IAFCJ está ahora reconociendo mejor este llamado y, aunque de forma espontánea el Espíritu Santo ya estaba direccionándola a este objetivo, hoy en día hay esfuerzos más intencionales para realizar mejor este trabajo. Se ha estado reconociendo que la etnicidad y su diversidad en México es tan alta que es referente mundial en el tema. Aunque después de la conquista española debido a las enfermedades, el duro trabajo y el mestizaje muchos grupos étnicos importantes desaparecieron o fueron condenados al anonimato, al cambio de costumbres y su introducción al sistema injusto de trabajo y reparto de tierras agrícolas, pocos fueron los grupos que sobrevivieron en su entorno y continúan hoy viviendo sus rasgos culturales. De modo que la presencia indígena es menor en el norte y occidente de México y muy nutrida en el centro y sur del país, según el experto Heimberger. De acuerdo a las investigaciones con las que cuenta la organización evangélica, Operación Samaria nos reporta que en Mexico existen en la actualidad 12 familias lingüísticas, 56 grupos principales y 290 grupos etnolingüísticos. La IAFCJ guiada por el Espíritu Santo hasta ahora ha realizado trabajo espontáneo entre los grupos étnicos indígenas desde el principio de su organización, pero en base a necesidades especiales ha tenido que responder con trabajo más organizado. Ahora creemos que es tiempo de hacer trabajo más intencional para cumplir el propósito de Dios de ir a cada pueblo, a cada lengua y a cada nación.

A continuación enumeramos los grupos étnicos en los que la IAFCJ, en más de treinta comunidades diferentes, tiene presencia actualmente con iglesias, campos y células organizadas: Chinatecos, Chontales, Coras, Guarijíos, Huastecos, Huicholes, Mayos, Mazahuas, Mexicaneros, Mixtecos, Nahuatlecos, Otomíes, Purépechas, Seris, Tarahumaras, Tepehuanes, Tlapanecos, Triquis, Tzeltales, Yaquis.

Como se ve, son varios los lugares donde la IAFCJ ha logrado llevar el mensaje de Jesucristo entre los grupos indígenas de México, pero de cara a nuestra responsabilidad social, es tiempo de realizar un trabajo más deliberado y contar con planes mejor definidos en su estrategia para alcanzar a más grupos indígenas. Como por ejemplo, según lo indica el mismo Bustillos, participar en su desarrollo comunitario, en la preservación de sus rasgos culturales y sobre todo en la evangelización; pues hay un considerable rezago nacional en ese rubro. También es necesario señalar que muchos grupos indígenas de la república son considerados analfabetas, lo que los coloca en desventaja en relación a los mestizos. Pero el cambio de paradigma nos lleva a ir más allá y de concientizarnos de elevar la condición de estos grupos como comunicadores orales y que dejen de ser analfabetos. Por lo menos como nos fue modelado por Jesús, quien ministraba a un público, según los especialistas, con una tasa de alfabetización de sólo un 5%. Por lo tanto, debemos de adecuar nuestros métodos y medios a las realidades que presentan las culturas indígenas que pretendemos alcanzar. Además incursionar en el trabajo de traducción bíblica. Un aspecto notable de la realidad indígena de México, es el fenómeno de la migración. Cada año cientos de miles de indígenas salen de sus comunidades a buscar trabajo en diferentes regiones de México y los Estados Unidos. Generalmente esta migración es por unos cuantos meses, pero algunos eligen quedarse por años o aun permanentemente. El motivo principal de la migración es económico. La mayoría de las comunidades indígenas forma parte de comunidades campesinas en las cuales los miembros se ganan la vida trabajando sus tierras para producir alimento propio y productos agrícolas para comercializar. Fuera de esto existen pocas oportunidades de empleo en sus comunidades. Cuando la producción agrícola se afecta negativamente, en combinación con el aumento de la población y la falta de alternativas laborales, algunos miembros de tales comunidades se ven obligados a emigrar a buscar trabajo en otro lugar para que sus familias puedan sobrevivir. En algunas ocasiones brotes de violencia y la persecución religiosa también provocan la migración de indígenas. Una de las opciones laborales más comunes es como jornaleros agrícolas, frecuentemente para grandes empresas hortícolas que producen vegetales para exportación. Las zonas agrícolas de los estados de Sinaloa y Sonora son destinos muy concurridos de esta índole. Otros destinos importantes son: la región de San Quintín, Baja California, Morelos, Chihuahua, Guadalajara, las zonas agrícolas cercanas a Puerto Vallarta, el centro y norte de Tamaulipas, según lo apunta el investigador B. A. Lee.

Como iglesia debemos actuar ante el flujo migratorio de estos grupos indígenas, la salida de estos grupos de sus comunidades los vuelve vulnerables y por medio de proyectos bien organizados podemos realizar un trabajo de impacto entre ellos acorde a la voluntad de Dios en este tiempo. Para esto es necesario implementar, como lo recomienda el Director de la EMI, un programa de capacitación específico para hombres y mujeres que estén dispuestos a servir en estas comunidades. Esto para dimensionar el hecho de que se está trabajando con sub culturas dentro de esta patria mexicana más desde la intencionalidad que desde la espontaneidad.


LA EXPANSION EN CENTROAMÉRICA[editar]

Nicaragua[editar]

Primer misionero: Rev. Leonardo Sepúlveda Treviño (1949-1953)[editar]

Pasamos ahora a comentar la expansión misionera que el Espíritu Santo le concedió alcanzar a la IAFCJ en esta parte de nuestro continente. Dios quiso en 1949 que Nicaragua, el país geográficamente más extenso de esta parte del continente, lleno de lagos y volcanes, fuera la primera nación a la que la IAFCJ se extendiera para proclamar el nombre de Jesucristo a través de su primer misionero, Leonardo Sepúlveda Treviño y de su esposa Carmelita. Para el avance de la importante labor evangelizadora en este hermoso país, se requirió el involucramiento de los propios nacionales ya convertidos así como de los demás misioneros mexicanos que fueron sucediendo al primero, a saber Valentín Nieblas Valencia y su esposa Jacinta y posteriormente la Hna. Berta; el segundo, José Avalos Orozco y su esposa Vicky; después José Luis Barrera y su esposa Tere. También durante un año la Dra. Miriam Gaxiola prestó allá un servicio de asistencia médica. Fue en 1968, después de casi veinte años, cuando los mismos creyentes nicaragüenses demostraron que podían autoreproducirse, autogobernarse y autosostenerse, y por ello se les concedió desde entonces ser una iglesia autónoma y consecuentemente dejó de ser un campo misionero. Actualmente (2013) cuenta con 368 congregaciones, 24,881 miembros (sin incluir niños), y por su cuenta ahora hace planes de extenderse hacia otras latitudes. El Obispo Presidente actual es el Rev. Luis F. Hernández.

El Salvador[editar]

Primer misionero: Rev. Valentín Nieblas Valencia (1951- )[editar]

Tocó a El Salvador, el país más densamente poblado de Centroamérica, ser la siguiente nación a la que el Señor Jesucristo concedió a la IAFCJ extenderse con el anuncio de su doctrina. Esto ocurrió al efectuar una reunión internacional misionera en Masatepe, Nicaragua el día 12 de agosto de 1950, cuando los representantes de la alianza consideraron la necesidad de enviar a un misionero más para establecer la iglesia en El Salvador. Para el efecto, fue hasta el año siguiente, en 1951, cuando se pudo enviar a Valentín Nieblas Valencia a ese país. Posteriormente le sucedió Manuel Rodríguez Castorena y su esposa Catalina Rodríguez, Venancio Yori, Nicolás Herrera y su esposa Mercedes y finalmente estuvo allá Adán Alcocer Cabrera. Aquí la concesión de la autonomía se dio en dos etapas, una en 1974 y otra en 1986. Al presente (2013) la obra en esta república consta de 47 congregaciones, 4,756 miembros y de igual manera están haciendo planes para iniciar trabajo misionero en otras partes. El Obispo Presidente de esa iglesia es el Rev. García González.

Guatemala[editar]

Primer misionero: Rev. J. Guadalupe Ramírez Villarreal (1952- )[editar]

Otro resultado de la mencionada reunión internacional misionera efectuada en Masatepe, Nicaragua el día 12 de agosto de 1950, fue la consideración de la necesidad de enviar a un misionero más para establecer la iglesia en Guatemala. Este acuerdo pudo concretarse hasta 1952, con la llegada del misionero Hno. J. Guadalupe Ramírez Villarreal y su familia a Guatemala para dar inicio a la proclamación formal del evangelio en ese lugar por parte de nuestra Iglesia. Después continuaron la obra allí los siguientes ministros: Silvestre Flores, León Fragozo Serrano, Quintín Ibarra Zúñiga y su esposa Lupita, Simón Barrientos Silos y su esposa Martha y finalmente el Hno. Víctor Soto Estrada. En 1986 la obra pudo obtener su autonomía y actualmente (2013) en Guatemala hay 160 congregaciones, 17,000 miembros y pronto hará obra misionera en otras naciones. El Obispo Presidente actual es el Rev. Concepción Guzmán.

Como datos histórico-complementarios de la expansión y atención misionera en Centroamérica, cabe agregar que cumplida la labor del Rev. Sepúlveda en Nicaragua según se narró antes, se convino en 1953 su traslado para servir como misionero en Uruguay, por lo cual en 1954 se decidió que la responsabilidad de la supervisión de la obra en Centroamérica quedara a cargo en lo sucesivo de la IAFCJ de México y bajo la dirección del Hno. Nieblas, misma que lo hizo con toda diligencia. Por su parte, la Asamblea Apostólica le asignaron hacer lo propio en Suramérica, sin dejar de continuar apoyando la labor iniciada por ellos en Nicaragua.

Por lo consiguiente, en 1955 la iglesia hermana reforzó lo que ya había comenzado a hacer en la República de El Salvador para lo cual envió al misionero Francisco Gallego y en 1959 hizo lo mismo en Nicaragua comisionando al Hno. Lorenzo Salazar, Daniel Jauhall y familia para trabajar bajo la supervisión del misionero Nieblas. Narran que antes de establecerse el hermano Jauhall en Panamá celebró una campaña donde se bautizaron 90 hermanos y 50 recibieron el Espíritu Santo. Además, cabe precisar que dichos misioneros fueron sostenidos durante varios años por el grupo juvenil “Mensajeros de Paz” también dependiente de la Asamblea. Posteriormente, a mediados de 1966 la misma Iglesia hermana también envió a Costa Rica al misionero Gilberto Amaya y familia quien junto con Ramón Araya fundaron la IAFCJ en ese país. Mientras tanto, el Comité de Misiones de México entregó a la Asamblea el campo misionero de Honduras del cual se hizo cargo el misionero Cervando Elías Salazar y familia.

Belice[editar]

Primer misionero: Rev. Julio César Quiroz (1987-1991)[editar]

De acuerdo con declaraciones del Director de la EMI Daniel Bustillos, el vecino país de Belice, ha sido campo misionero de la IAFCJ desde hace más de dos décadas. La particularidad de esta misión es que fue iniciada por la iglesia hermana de Nicaragua, la cual envió como misionero al Rev. Julio César Quiroz originario de ese mismo país y que había servido como Obispo Presidente de aquella organización por ocho años. Para el efecto, él estuvo trabajando en Corozal, Belice desde el año 1987 a 1991. Posteriormente se dio continuidad a la labor misionera con el envío de misioneros desde México, a Daniel Manríquez, procedente de Mérida, quien duró solamente un par de años y por cuestiones familiares y morales tuvo que regresar y entregar el campo misionero. Le sucedió en esta responsabilidad, de 1994 a 1999, Guadalupe Mancillas y su familia quien después de visitar la obra decidieron colaborar como misioneros voluntarios y más tarde los respaldó también la Secretaria de Misiones. Después de esto, fueron Daniel Medina Uriarte y su familia quienes se trasladaron desde Tijuana, México para servir como misioneros en Belice de 1999 a 2003. Ellos lograron consolidar la misión en Corozal y Concepción, además se reanudó la obra en San José. También se construyeron salones de la Escuela Bíblica Dominical, se levantó la casa pastoral al nivel del cerramiento, se compró un terreno en San José. En el año 2003, Israel Marcial López y su familia procedentes de Sonora, fueron comisionados para servir en esta nación como misioneros. Durante su estancia Dios les permitió ver grandes triunfos, pero también momentos de angustia como la situación que llevó a la esposa de Marcial a permanecer hospitalizada en situación grave. Finalmente ellos regresaron a México el año 2006, entregando la responsabilidad del campo al ministro de nombre Víctor Hernán Solís, el cual sólo estuvo un corto tiempo ya que no logró superar la diferencia cultural y la iglesia vivió momentos de crisis y dispersión. Lo anterior motivó el envío del pastor Santiago Moha, procedente de Mérida el cual estaría temporalmente por seis meses; sin embargo después de sentir el llamado a largo plazo, solicitó continuar como misionero en esa nación, lo cual se consideró y al verse conveniente se oficializó su instalación como tal en febrero de 2008. Gracias a Dios él y su familia pudieron servir fielmente hasta el año 2013 fecha en que concluyó su proyecto. Previendo el reemplazo del misionero Moha, desde julio de 2012 el Rev. Arturo Cruz Mesina y su familia, procedentes de Tijuana, México salieron para darle continuidad a la obra misionera en ese país. Ellos han estado ministrando en diversas localidades del país beliceño teniendo como base de operaciones la ciudad de Corozal. A mediados del año 2013 partió desde la Séptima Iglesia de Mexicali, rumbo a esta nación el matrimonio formado por Abraham Encinas y su esposa Perla, además de su pequeño hijo, para estar por un mediano plazo ayudando a consolidar la obra logrando reiniciar el trabajo en la ciudad de Concepción. Asimismo también el año 2012, la joven Merab Hernández procedente del distrito de Tampico viajó a Belice para colaborar en el proyecto misionero de este país. Merab tiene el llamado para servir también en la traducción bíblica, para lo cual ya inició su preparación y la continuará en el país de Perú después de su estancia en la nación beliceña. En síntesis, en este país se cuenta al 2013 con dos congregaciones integradas por 32 miembros.

Honduras (2004- )[editar]

Cuyo nombre oficial es Republica de Honduras. Aquí el trabajo misionero se inició de forma espontánea debido al flujo de migrantes entre los países centroamericanos y fue supervisada en un principio por el misionero Valentín Nieblas de la IAFCJ. En ese tiempo, según relata el Director de la EMI, Daniel Bustillos, se contaba con iglesias en las ciudades de Tegucigalpa que es la capital y también en la población del Banquito, en donde había un grupo reducido de hermanos. Sin embargo la participación de la Iglesia Apostólica en esta misión fue corta, según lo relata José Ortega en sus Memorias, dado que la Asamblea Apostólica de los EU solicitó darle seguimiento a este trabajo, quedando la supervisión a su cargo a partir de 1956.

Ya en época reciente, en el 2004, se puso en contacto con el entonces Secretario de Misiones de la IAFCJ, Rev. Jesús Ramos Santos, un ministro de nacionalidad mexicana, originario de Acapulco, Guerrero de nombre Cuauhtémoc Hernández. Él, años antes había iniciado en forma espontánea trabajo misionero en esta nación bajo la cobertura de un movimiento del nombre de Jesucristo. En dicho contacto, Hernández manifestó a dicho secretario su deseo de colaborar con la IAFCJ. Por tal razón Ramos le cito para entrevistarle en una gira próxima que tendría en el país de Panamá. Ya en esta reunión efectuada en el 2005, con el ministro Hernández, se resolvió considerarlo parte del cuerpo de misioneros de la IAFCJ, pero que no sería posible apoyarlo con su manutención de parte de la secretaría a su cargo. Esto debido a que ya para entonces la IAFCJ había comenzado a implementar la modalidad de buscar iglesias o distritos que lo patrocinaran en ello. Así que siguiendo tal estrategia se le buscaría el apoyo requerido para que continuara su labor. Ya en visita posterior del Secretario Jesús Ramos al acudir a supervisar la obra realizada en Honduras, gestionó también la personería jurídica según informe presentado en convención. Todo esto con el fin de consolidar el trabajo que ya se estaba haciendo en el país.

Concluido el convenio anterior con el misionero Hernández en junio de 2010, se nombró como misionero a Benjamín Rodríguez, quien en compañía de su esposa Ludim y sus tres hijos, partieron en el año 2011 a atender dicha encomienda contando con el apoyo de la Primera Iglesia Apostólica de Culiacán, México. La misión en Honduras se ha consolidado y hoy en día gracias al respaldo de Dios y al entusiasmo y pasión de esta familia, cuenta con congregaciones en San Pedro Sula, así como en la localidad de Las Flores y en Cholma y los miembros bautizados al 2013 son 20. En todos estos lugares se ha implementado el proceso de la misión que se aplica en México, el cual consiste en desarrollar los ciclos de alcance y consolidación con sus respectivas fiestas del amigo, encuentros, reencuentros y demás para ganar a otros para Cristo. En estos últimos eventos, integrantes de la iglesia patrocinadora de Culiacán, encabezados por sus pastores Rev. Basilio Castro y su esposa Alma, han viajado para apoyar en el desarrollo y logística, así como para otorgar su apoyo a la familia misionera.

Panamá (2004- )[editar]

La República de Panamá es también campo misionero de la IAFCJ desde mayo de 2004, cuando se dio ese nombramiento al Rev. Jacobo Meneses Gonzáles de nacionalidad panameña. En esta nación el mensaje apostólico había llegado en la década de los 50’s cuando el Rev. Daniel Jauhall (quien fue enviado a Nicaragua por la Asamblea Apostólica para colaborar con el misionero Valentín Nieblas), inició labor misionera en este lugar. Sin embargo dado el acuerdo de colaboración en los campos misioneros que existía desde tiempo atrás y que consistía en que sólo a esa iglesia hermana le correspondía trabajar en este país, por ese motivo no se había iniciado antes obra por parte de México en este lugar.

Superada esa limitación, según lo declara Bustillos, la misión en Panamá se reinició en la zona de Sabanitas provincia de Colón muy cerca de la ciudad capital de Panamá. Posteriormente, se expandió a la provincia de Bocas del Toro en la ciudad de Changuinola, extendiéndose de allí a diversos lugares de esta provincia donde a la fecha se tiene establecidas ocho iglesias con sus respectivos pastores. También se labora en la provincia de Veraguas y Coclé donde se han establecido cuatro iglesias más, así como en la provincia de Chiriquí con otra congregación. Gracias a Dios, la obra en esta nación se ha consolidado, en gran parte impulsada por la visión, liderazgo y entusiasmo de quien aún es el misionero supervisor, Jacobo Meneses. Él, en compañía de su esposa Eufemia, son incansables servidores muy comprometidos con la expansión de reino en esta zona del mundo. También destacamos aquí que en los recientes años 2011 y 2012 se enviaron dos familias misioneras más de México para colaborar en la consolidación y desarrollo de la misión, siendo estos: Manuel Sarmiento y su esposa Alejandra Isiordia procedentes del distrito Obregón, quienes se establecieron en Changuinola, así como Rigoberto Espinoza y su esposa Mary Segura, quienes a su vez proceden de Tepic en donde servían como pastores, ahora ellos están instalados en la ciudad de David.

Afortunadamente, sabemos que el Espíritu Santo en el 2013 ha venido a impulsar el fortalecimiento del campo misionero en Panamá. Se han realizado varios eventos que han sido de motivación e inspiración; por mencionar alguno, del 20 al 28 de febrero, se realizó una caravana misionera donde asistieron coordinadores de misiones distritales y movilizadores de México. Junto con otros creyentes organizaron una comitiva histórica para llevar a cabo la visita a este campo. La misma estuvo compuesta por 37 asistentes, entre ellos el Director de la EMI, Daniel Bustillos, quien reportó que el resultado del desarrollo del programa de dicha caravana fue muy satisfactorio. Los concurrentes desarrollaron un programa de capacitación para los pastores y ministros nacionales, así como campañas y talleres en las diferentes congregaciones del país. Todo esto como parte también de una experiencia de inspiración para los coordinadores de misiones. En total se cuenta en la actualidad con 15 iglesias en los siguientes pueblos y ciudades: Sabanitas de Colón, Juan Díaz, Calobre, Penonomé, Ciudad David, Bajo Cedros, Valle Sarón, Loma la Fe, Isla Aguacate, Isla Bocas, Kankintú, finca 8 y finca las 30's en Changuinola, 4 de Abril, San San, Guabito y Almirante. La membresía total reportada al 2013 asciende a 558.

Costa Rica (2004- )[editar]

En La Republica de Costa Rica se comenzó a trabajar en las primeras décadas del esfuerzo inicial misionero de la IAFCJ tantas veces mencionado; sin embargo, después del ya mencionado acuerdo que tuvo la Iglesia con la Asamblea Apostólica en 1956, fue ésta última la que dio continuidad a la labor, estableciendo iglesias en el país. En consecuencia, ya en la nueva etapa de trabajo misionero que emprendió la IAFCJ, se consideró darle mayor impulso a la obra en esta nación. Para esto Dios tenía una familia en Los Ángeles California, integrada por Saúl Uribe Campos y su esposa Cecilia quien era de nacionalidad costarricense, que se congregaban en una iglesia de esa área. En cierta ocasión durante una visita del entonces Secretario de Misiones Jesús Ramos Santos a ese lugar, el ministro Uribe se le acercó manifestándole el llamado que tenía para colaborar en las misiones y le pidió lo tomara en cuenta para ello. Después de dialogar el caso con el comité de misiones, se le propuso esto al entonces Obispo del Distrito de los Ángeles, Rev. Samuel Aguilar, para saber si podían organizarse las iglesias que él supervisaba para financiar este proyecto. A lo que el obispo Aguilar respondió favorablemente y se convirtió así en el primer distrito en enviar y sostener totalmente un proyecto misionero.

Los hermanos Uribe, relata el Director de la EMI Daniel Bustillos, llegaron a Costa rica en octubre del 2006 y se establecieron en San José la capital. De allí empezaron su labor logrando plantar primeramente la iglesia de Curridabat y posteriormente otras como; Chachahua, San Carlos, Fortuna, Herradura, Limón y otras. Dios ha bendecido esta nación y la IAFCJ continua creciendo. Como parte de un plan estratégico para el fortalecimiento de la misión en este país se han enviado dos familias más desde México. La primera está integrada por Arnet Barreras Castillo, su esposa Miriam Chenowet y sus hijos, siendo patrocinados por la Primera IAFCJ de Hermosillo, México y enviados desde noviembre del 2004, a proclamar y consolidar la iglesia en la zona metropolitana de San José para continuar con el extendimiento del reino. La otra familia es un matrimonio muy joven procedente de la iglesia en Choix, del Distrito de Los Mochis, Sinaloa, compuesta del joven ministro Jesús Baltazar García Morales y su esposa Abigail Camez. Ellos llegaron en noviembre del año 2012 y han logrado establecer también una congregación desde donde sirven y colaboran en el plan de alcance que se tiene para esta nación. En resumen diremos que con más de15 centros de predicación, Costa Rica es uno de los campos misioneros de la IAFCJ con mayor crecimiento contando actualmente (2013) con tres misioneros y once pastores y 60 miembros bautizados en total.

En suma, respecto a la obra misionera en Centro América, se puede señalar que el trabajo conjunto que pudo realizarse en un principio por las tres organizaciones en estos primeros años, consistió en apoyar generosamente al sostenimiento de varios misioneros y también en la compra de algunas propiedades de iglesias que se fundaron en varios países de América Central y a las cuales más tarde se les otorgó la autonomía para autogobernarse.

Por su parte, José A. Ortega en su función como Secretario de Misiones de la IAFCJ supervisó también por ocho años la obra misionera en los países centroamericanos de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, visitando también Costa Rica y Panamá. El mismo Ortega reitera que el Hno. Valentín Nieblas Valencia, fue quien permaneció con su familia en Centroamérica por más de 20 años y en cuyo radio de acción, como ya se relató, también se extendió hasta Nicaragua, el mejor campo misionero y de mayor crecimiento en la región, el cual fue sostenido la mayor parte del tiempo de su estancia por la Iglesia Pentecostal Unida.

Por su parte, el escritor Maclovio Gaxiola López comenta en su libro que la Secretaría de Misiones (hasta 1964), había fundado 17 iglesias en Nicaragua, tres en Honduras, 15 en el Salvador y cinco en Guatemala; también añadía que se deseaba fervientemente llevar el evangelio a Belice, Jamaica, Cuba, Haití y Santo Domingo, países en los que a la fecha la obra ya se ha establecido por misioneros del nombre de Jesucristo, mexicanos y estadounidenses.

Todos estos esfuerzos misioneros, según los Gaxiola en sus obras escritas, comprueban que las misiones extranjeras han latido en el corazón de toda la Iglesia al grado que aún en el presente persiste el propósito de lograr que la IAFCJ tenga presencia en otras partes del mundo. A eso obedece el actual programa que la Secretaría de Misiones Internacionales está llevando a cabo en forma intensa a través de la Escuela de Misiones, la elaboración e implementación de proyectos de campo así como estableciendo los contactos necesarios para tal fin a través de la secretaría respectiva.


LA EXPANSION EN EL CARIBE[editar]

República Dominicana[editar]

Primer misionero: Rev. Pedro Márquez (2011- hasta la fecha)[editar]

El inicio del trabajo misionero en esta republica marcó una nueva etapa, pues es el primer proyecto misionero que se consolida en el Caribe. Bien es cierto que desde los años 50’s, según Manuel J. Gaxiola, se estableció contacto y se proyectó el envío de misioneros al Caribe, particularmente a Cuba, pero esto no pudo concretarse debido a la llegada al poder de Fidel Castro. Sin embargo, después de 60 años la familia Márquez Jiménez integrada por el ministro Pedro, su esposa Juana y sus hijos, Jair y Jiret lo hicieron. Después de egresar de la Escuela de Misiones y siendo procedentes del estado de Tabasco, México, dicha familia Márquez llegó a Santo Domingo el día 23 de agosto de 2011, acompañados del hermano Salvador Sánchez Landero, Secretario de Asistencia Social y Pastor de la Iglesia en la Venta, Tabasco. Aunque la instalación del misionero en este lugar, le correspondía hacerla al Secretario de Misiones, se acordó la hiciera el mismo pastor de la iglesia local patrocinadora del proyecto. Además dicho pastor aprovechó para estar ocho días con el misionero para explorar el lugar y también proveerle de lo más necesario para la instalación y manutención de la familia. Una experiencia inicial la narra el hasta hoy misionero como sigue:

“Al llegar nos dimos cuenta que las personas son muy efusivas, serviciales y amigables, rasgos característicos de los caribeños. Cuando llegamos a un lugar siempre nos proponemos orar por el sector o la colonia a donde vamos y así lo hicimos también ahora, con la convicción de que Dios y nosotros somos un equipo, creyendo que el Señor irá por delante abriendo puertas. Así fue, pues a los pocos días de estar aquí mi hijo salió a la planta baja, llegó una señora con la cual se puso a platicar con él. Luego bajó mi esposa y también entabló conversación con ella. Entre otras cosas le platico sus problemas y mi esposa aprovechó para hablarle de Cristo y así empezó una amistad. Ya luego nos pusimos de acuerdo para visitarla e impartirle estudios bíblicos. De manera que al cumplir un mes de estar aquí, ya contábamos con la primera persona dándole estudios bíblicos y otra familia más”.

La labor misionera se ha ido consolidando, con el establecimiento de la iglesia en Santo Domingo, capital de la república. Un factor que también ha favorecido es la notable migración de la vecina nación de Haití, dadas las condiciones tan difíciles que se viven en esa nación. Los contactos que se han hecho con haitianos se siguen cultivando con el objeto de llegar a servirles plantando iglesias también en esa zona tan fuertemente devastada por el sismo sufrido en 2010. Precisamente en esta línea un joven matrimonio integrados por Jaime y Mónica de Urbalejo, salieron el 8 de diciembre, procedentes de Los Cabos B.C., para integrarse al proyecto misionero en esta nación. Lo anterior será por un tiempo a mediano plazo ya que ellos han sido llamados para realizar obra misionera precisamente en la Republica de Haití, que es la parte oeste de la isla y donde Jaime Urbalejo ya estuvo explorando desde el año 2012. Durante la estancia de este matrimonio en Santo Domingo, se tiene proyectado iniciar una serie de visitas en forma sistemática para concretar el proyecto misionero en Haití. Sin duda, la guianza y poder del Espíritu Santo, así como la estancia de estos misioneros ayudará al extendimiento y consolidación de las misiones apostólicas en el Caribe en el futuro inmediato.

Cuba[editar]

SANTA ISABEL DE LAS LAJAS, CIENFUEGOS, CUBA.[editar]

Paz de Cristo:

Soy el pastor Reinaldo Ramírez Caso de la IAFCJ en Santa Isabel de las Lajas, Cienfuegos, Cuba.

Entramos a ser parte de la IAFCJ después de un proceso en el tiempo que Dios hizo con nosotros, utilizando como instrumento a nuestro Sobrino, el pastor Rigoberto Ramírez Carrasco del poblado de Torriente en Matanzas, Cuba. Quien, cuando todavía éramos de credo trinitario, miembros de la iglesia pentecostal asambleas de Dios, y mi amada esposa Elena Limontes, agonizaba de muerte con un cáncer en fase final en sus pulmones, el pastor Rigoberto Ramírez nos trajo el mensaje del nombre de Jesucristo y la unicidad de Dios, mi amada esposa recibió sanidad y creímos en el mensaje que nos trajeron, bautizándonos en el nombre de Jesucristo.

Con el tiempo el pastor Rigoberto Ramírez hizo contacto con la IAFCJ atrayendo a la preciosa y bien aceptada denominación a nosotros, quien ya éramos un grupo de creyentes unidos por la dirección del mismo pastor Rigoberto Ramirez aquí en Cuba. Gracias damos a Dios por guiarnos a trabajar con la IAFCJ. Dios los bendiga donde quiera que estén.

Congregación en Santa Isabel de Las Lajas, Cuba
Culto

Su servidor: Pastor Reinaldo Ramírez Caso.

LA EXPANSION EN SURAMERICA[editar]

Uruguay[editar]

Primer misionero: Rev. Leonardo Sepúlveda y Roberto Saavedra (1953-1960)[editar]

Como ya se narró antes, uno de los frutos de la visita de exploración inicial realizada por Maclovio Gaxiola en 1949 y otra posterior en 1952, fue el contacto que tuvo con hermanos de Buenos Aires, Argentina; El Salto, Uruguay y Col. Fram, Paraguay de ascendencia rusa. Cabe aclarar que según una carta de Juan Vasilisen, pastor de la “Primera Iglesia de Jesucristo en la Fe Apostólica”, de Montevideo, Uruguay, fechada el 27 de abril de 1950, fue un norteamericano de nombre L. B. Sly el que llevó originalmente el mensaje apostólico a Uruguay y quien luego murió dejando la obra inconclusa. Especialmente, según narra Gaxiola mismo, eso produjo el primer resultado excelente de la gira de modo que al invitarlos a unirse a la IAFCJ para proclamar juntos la doctrina del nombre por hombres ungidos, capaces y decididos para hacerlo, la aceptaron enseguida. El segundo resultado fue el envío a Uruguay, en el año de 1953, del misionero Leonardo Sepúlveda y su familia, quienes después de consolidar la iglesia naciente en ese país, también afirmaron la obra en Argentina, concluyendo así su servicio para regresar a los Estados Unidos en 1960. A mediados de dicho año entregó la responsabilidad al ministro Roberto Saavedra quien asumió el compromiso con mucha fe e interés, aunque fue hasta la Primera Convención Internacional Sudamericana en Argentina, Buenos Aires, efectuada el 26 de diciembre de 1960, en la que recibió el nombramiento oficial como titular de las iglesias de Sur América las cuales continuaron creciendo y consolidándose.

Posteriormente, las posibilidades de continuar hacia el sur anunciando el nombre de Jesucristo por parte de la Iglesia Apostólica de México aumentaron al establecer contactos en Montevideo, Uruguay con el Hno. Pedro María Pérez Py; en Porto Alegre, Brasil con el Hno. Julio César Olivera Russo; y en Buenos Aires, Argentina con el Hno. Juan Carlos Barbieri, quienes habían estado solicitando nuestra diestra de compañía la cual no se les pudo negar.

En época más reciente ya en 1998, se reanudó el trabajo misionero en Uruguay por parte de la IAFCJ, contando a la fecha (2013) según informes con dos congregaciones integradas por 103 miembros bautizados y la presencia de dos misioneros oficiales: uno nacional, el Rev. Pedro María Pérez Py en compañía de su familia y uno enviado de México, que es el Rev. José Luis Mendoza, su esposa Griselda y su hijo Abdiel, originarios de Durango, México, quienes están sirviendo en esta nación desde el año 2011.

Colombia[editar]

Primer misionero: Rev. Othoniel Renteria (1981-1986)[editar]

Reconocemos que en la primera década de las misiones mexicanas predominó la determinación de cumplir el mandato del Señor Jesús y como hemos visto avanzó bastante. Sin embargo, en las siguientes dos décadas la visión de extensión misionera disminuyó temporalmente y sólo prevaleció la de profundizar y consolidar lo alcanzado. La misión se siguió llevando a cabo pero sólo en los mismos países y como ya se indicó, ésta solamente consistió en conservar lo ganado naturalmente sin dejar de fomentar la reproducción interna en todos los sentidos. Fue hasta 1981 que el Señor despertó nuevamente el oído y la visión de la IAFCJ para pasar a Colombia a atender el llamado de varias familias que anhelaban se estableciera obra apostólica en ese país que hasta ahora es considerado la puerta de Suramérica. Fue así que le correspondió al Rev. Othoniel Rentería y a su esposa Ma. de Lourdes López Estrada convertirse en los primeros misioneros apostólicos mexicanos en esa nación. Luego le siguieron en la tarea los hermanos Eloy Treviño y su esposa Ma. Luisa; enseguida Roberto Martínez con su esposa Sandra; después continuó Daniel Medina Uriarte y familia; y finalmente de 2010 a la fecha Luis Antonio Gastélum Cinco y esposa. También han colaborado ministros y pastores nacionales en la expansión del mensaje apostólico en el país. De esta manera la iglesia ha sido llamada a proclamar el nombre del Señor en esa región del continente y la obra, aunque con limitaciones de sólo 78 miembros, ha seguido sembrando más iglesias en la misma capital de Bogotá y en otras ciudades importantes del mismo país como son: Cali, Cúcuta, etc. A la fecha ya rebasó sus fronteras, como se verá a continuación.

Venezuela (1987- )[editar]

Misionero: Rev. Uldaris Valdés Meneses[editar]

Como lo relata Daniel Bustillos, director de la Escuela de Misiones (EMI) de la IAFCJ, éste es hoy en día uno de los campos misioneros más fructíferos. La historia de la obra en este país tuvo un incipiente inicio, como todos, en 1987 cuando el misionero de Colombia, Eloy Treviño inició la predicación en la frontera con Venezuela. Posteriormente se envió al misionero salvadoreño Israel Siete Reyes, quien logro bautizar algunas personas pero no pudo establecerse por dificultades legales en ese país. Por tal razón el ministro Humberto Fuentes, quien era el encargado de la misión en Cúcuta, Colombia dio continuidad al trabajo. Después de un “receso” de actividad misionera en este país, se confirmó a Ramón Angarrica, de nacionalidad colombiana, mismo que se estableció para laborar en la Zorca. No obstante el trabajo en Venezuela no pudo consolidarse hasta en época reciente cuando en el año de 2006 se nombró como misionero a Uldaris Valdés Meneses, también de nacionalidad colombiana quien comenzó en compañía de su familia a colaborar en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira. Allí surgió la primera congregación de esta etapa integrada de 40 miembros aproximadamente en la cual se instaló en su oportunidad como pastor a Jimmy Arango. Posteriormente en la ciudad de la Fría se logró consolidar un grupo más, mismo que quedó a cargo del pastor Richard Castillo y su familia. Enseguida se fortaleció otro en San Cristóbal, capital del estado Táchira. En el año 2009 se logró fundar varias iglesias en Caracas capital venezolana, donde a la fecha hay varias y a la cual el misionero Uldaris trasladó su residencia para desde allí impulsar la plantación de nuevas congregaciones y la supervisión de las ya existentes. Todo lo anterior se ha logrado por la intervención poderosa del Señor de la mies a través de su Espíritu Santo, a pesar de que Venezuela ha vivido una etapa de notable agitación política social en las últimas décadas. Dicha situación por supuesto ha dificultado en varios aspectos el avance que se quisiera de la misión. Por una parte se ha sufrido la hostilidad política hacia los movimientos evangélicos, como ha sido la negación al registro de asociaciones religiosas y por la otra, la dificultad para el intercambio de divisas, la escasez y carestía de víveres y otros. Sin embargo, Dios ha dado gracia y sabiduría al misionero actual quien cuenta a la fecha (2013) con 507 miembros bautizados y está rodeado de un equipo entusiasta de pastores que con denuedo están extendiendo el reino de Dios en esta área del mundo.

Brasil (2002- )[editar]

Misionero: Rev. Celio Goncalves de Araujo (2007)[editar]

Celebración del día del Pastor en Sta. Rita, el día 11 de diciembre del 2011. Foto proporcionada por la Hna. Kamila.
Oficialmente es conocido como República Federativa de Brasil. Según Daniel Bustillos, Director de la EMI, es también campo misionero desde los años 90’s, cuando en viaje por Suramérica los entonces Obispo Presidente y Secretario de Misiones, Reverendos Domingo Torres Alvarado y Nicolás Herrera Ríos respectivamente, contactaron a un ministro de este país, cuya doctrina concordaba con la de la IAFCJ. Después de una plática con él, se tomó la decisión de que él se afiliaría a la Iglesia Apostólica y ésta a su vez le daría el reconocimiento de misionero. El nombre del ministro a quien nos referimos es Julio Olivera R, quien trabajaba en ese tiempo en la ciudad de Porto Alegre. Durante este tiempo se instalaron dos pastores más de manera que llegaron a atender tres grupos. En septiembre del año 2002 arribó allá Gilberto López González, de nacionalidad colombiana y quien se venía desempeñando como misionero de la IAFCJ en Perú desde el año 2000. López se estableció en Rio de Janeiro dando continuidad a la misión en esta nación, logrando la consolidación de un nuevo grupo de tal forma que para el año 2004 se reportaba una sólida iglesia de más de cuarenta miembros en su mayoría matrimonios jóvenes. El trabajo que realizó López en la enorme nación de Brasil fue significativo, pues logró consolidar tres iglesias; sin embargo después de una visita que el misionero López hiciera a México en el año 2006, comenzó a observarse en él una actitud negativa y dado que en
El misionero, construyendo pila bautismal en Esteio de Afrano.
el 2007 concluía el convenio suscrito con él, éste se dio por terminado brindándole el apoyo para que él y su familia volvieran a su natal Colombia. En su lugar se le otorgó el nombramiento de misionero al pastor de la Segunda Iglesia en Rio de Janeiro y de nacionalidad brasileña, Rev. Celio Goncalves de Araujo. A la fecha éste continúa al frente de la obra en esta región del país, realizando trabajo básicamente en la zona urbana y conurbada del mismo Rio de Janeiro. También desde el año 2008 se agregó como misionero el Rev. Daniel Texeira, de nacionalidad uruguaya, quien trabaja específicamente en Porto Alegre, Brasil. En esta forma la IAFCJ cuenta hasta hoy con presencia en el sur del país, en éste que ha sido el primer campo misionero cuya lengua mayoritaria no es el español. Esto, por supuesto a pesar de todo lo que conlleva la diversidad cultural producida principalmente por la diferencia de idioma, formas litúrgicas y muchas otras manifestaciones de la vida cotidiana. El testimonio de este último misionero es como sigue:

Rev. Daniel Texeira Santurion (2008 hasta la fecha)[editar]

Hna Natalia con los niños de la iglesia. Lucia, Maraiane, Natalia, Bruno. escuela dominical

“Mi nombre es Daniel Texeira Santurion, el de mi esposa es Hna. Mabel Catalina Agache Pérez. Contrajimos matrimonio el día 05 de Enero de 1977 en Young, y ofició la ceremonia religiosa el Pastor Silvio Meneses de la Asamblea Apostólica. Dios nos concedió tener dos hijas para este tiempo ya casadas sus nombres son: Elizabet de 32 años y Natalia de 25 años. “Nací en el Salto, Uruguay el día 26 de diciembre de 1956, mi esposa y mis hijas también son originarias de la República Oriental del país mencionado.

“Fui bautizado en agua en la Asamblea Apostólica por el Pastor Julio Olivera Ruso, en la ciudad de Artigas, Uruguay el día 11 de marzo de 1973 y recibí el Espíritu Santo hablando en lenguas al estar en la Escuela Dominical de Niños en un tiempo de ministración de la maestra la Hna. Celva Passiani en El Salto, lugar donde me congregaba.

“Fui ordenado al ministerio en ese lugar del Salto el día 16 de febrero de 1984, estando ya de encargado de la obra desde agosto de 1982 en la Cd. De Las Piedras Canelones, Uruguay, el Obispo Silvio Meneses ofició la ordenación.

“Las funciones que desempeñé dentro de la Asamblea Apostólica fueron:

El Pastor Valter Pereira, esposa Simone e hijas.

“Desde agosto de 1982 ya era encargado de obra en la ciudad de Las Piedras Canelones, Uruguay. Fui ungido pastor el día 24 de febrero de 1986 y fungí como tal hasta marzo de 2003. Luego como Pastor trabajé hasta febrero de 1990 cuando fui trasladado para la ciudad de Montevideo, capital de Uruguay. Allí me desempeñe hasta marzo de 2003. Dentro de ese periodo fui anciano (presbítero) por seis años en tres periodos de dos años. También fui parte integrante de la Mesa Directiva Nacional por 11 años; nueve como Secretario General y dos como Tesorero General. También Dios nos permitió abrir una obra anexa en la ciudad de Durazno a 200 kms, de distancia de Montevideo.

“A continuación relato mi historia de cómo me afilié a la IAFCJ, AR.: En el mes de febrero del año 2006, estando desvinculado de la Asamblea Apostólica y viviendo y trabajando secularmente en Zona de Playa, aquí en Rio Grande do Sul, Brasil, mi esposa y yo estuvimos orando para que Dios nos abriera puertas y nos diera una nueva oportunidad de trabajar por su obra. Así estuvimos por un año y medio, y fue en ese tiempo que mi esposa viajó a Montevideo y se encontró con el misionero Rev. Pedro Ma. Pérez Py y su esposa la Hna. Sonia. En esa entrevista les contó nuestra situación para lo cual ellos ofrecieron contactarnos con la IAFCJ de México y fue entonces que el Hno. Eleazar Reyes, Secretario de Misiones, luego se comunicó vía e-mail con nosotros para concretar así, la primera entrevista que tuvimos con él el día 10 de enero del año 2008 aquí en Porto Alegre. Fue entonces que decidimos unirnos a la IAFCJ, A.R para continuar el ministerio apostólico que tanto amamos. “Desde ese año, nos incorporamos a trabajar por el Señor Jesús en la Ciudad de Esteio, de la zona metropolitana de Porto Alegre, capital del Estado de Río Grande Do Sul, Brasil. A la fecha, gracias a Dios, llevo laborando como misionero tres años y medio, hoy por hoy dentro de la Iglesia Apostólica de México en la ciudad mencionada. El primer culto se realizó el día 7 de septiembre del año 2008; el día 2 de mayo de 2009 celebramos el primer bautismo en agua de dos hermanos. Lurdes da Silva y Claudio Moraes. El día 4 de septiembre de 2011 bautizamos a otro hermano llamado Flavio da Silva. Los demás miembros también bautizados en el nombre de Jesucristo y que conforman la congregación, vinieron de otro ministerio afín. Los hermanos bautizados en el Espíritu Santo con la señal de las nuevas lenguas son: Flavio da Silva el 21 de julio y Afrano Freitas el 9 de agosto del mismo año 2011.

“Por otra parte, desde el mes de marzo de 2009 elevamos una solicitud a la Secretaria de Misiones para comprar el terreno donde residimos actualmente, misma que fue atendida y recibido el dinero (aproximadamente $ 29,000.00 dólares). La compra se pudo realizar en el mes de noviembre de ese mismo año y la construcción del templo y la casa pastoral se está realizando por la congregación y el propio misionero.

Niños de la Segunda Iglesia (Santana do Livramento).

“Empezamos la obra el 26 de noviembre de 2009 haciendo un salón de madera y lo inauguramos el día 10 de enero de 2010. En noviembre de 2010 seguimos edificando la estructura de concreto que corresponde al templo mayor y arriba de dicha estructura construimos la casa pastoral para de esa manera disponer de una mayor amplitud en el terreno para el templo. “En todos los eventos anteriores han estado presentes la mayoría de los hermanos, además de las personas visitantes. El predicador de ese día de la inauguración del primer salón, fue un pastor amigo de nombre Ezequiel Ramos que pertenece a la Iglesia Pentecostal Unida.

“Por supuesto, el trabajo de visitación y oración en los hogares ha continuado llevándose a cabo, fomentando con ello buenas relaciones y más dinamismo en la evangelización. La oración es todos los días y en cada hogar, programa al cual llamamos “Circulo de oración”. Esas fueron las primeras actividades que realizamos.

“Mi esposa ha destacado en el liderazgo de las hermanas mujeres, enseñando usos y costumbres de nuestra iglesia. Su don principal es administrar la economía de la Iglesia. Dios la ha usado en ese aspecto maravillosamente.

El misionero presentando mellizos, Tiago y Eduardo, en Esteio el día 17 de septiembre del 2010.

“Las hermanas Dorcas realizan actividades espirituales, convivios evangelísticos en los que alguna hermana recibe a las demás en su hogar e invita a amigas para que asistan a la actividad. De esa manera se aprovecha para compartirles allí el testimonio del Señor Jesús además de algunas manualidades.

“En diciembre de 2006 le diagnosticaron cáncer de mama a mi esposa; sin embargo, con oración, ayuno y el debido tratamiento médico en agosto de 2011 Dios la sanó y fue dada de alta gracias a él. Eso ha sido motivo de mucha bendición en la iglesia. Le damos toda la gloria al Señor Jesucristo por ello.

“También estamos fomentando la escuela de liderazgo. Además, tenemos un ministerio de transporte, para llevar a sus hogares a las hermanas mujeres que vienen solas al culto. Las llevamos en nuestros automóviles debido a los continuos asaltos que suceden en las calles. También brindamos atención a una hermana viuda proveyéndole de alimentos de parte de la membresía.

Los papás de los mellizos Tiago y Eduardo hnos Douglas y Priscila

“Dios nos permitió incorporar a la IAFCJ una obra apostólica de diez hermanos que había estado independiente y cuyo responsable de esa obra era el Pastor Valter Pereira. Eso ocurrió el día 28 de diciembre de 2009 en la ciudad de Santana do Livramento, ciudad fronteriza con Uruguay, y distante a 600 kms de Porto Alegre.

“Para el ministerio de alabanza compramos con esfuerzo una guitarra, un órgano y un pandero.

“Los nombres y cargos de los primeros funcionarios de la iglesia fueron la Hna. Mabel Agache, secretaria-tesorera. También tenemos una comisión de evangelismo, con los cuales estamos integrando el plan de Redes de Células de Multiplicación en la iglesia. Ellos son: Flavio da Silva, Afrano Freitas, Deise Campos, Kamila Campos, Rocicleia dos Santos, Mabel Agache y el pastor Daniel Texeira. El mayor problema es la falta de compromiso de la gente y las parejas sin casarse y el cumplimiento de la doctrina apostólica.

Misionero Daniel Texeira y esposa

“Algo más que puedo resaltar hasta ahora es la realización de nuestra convención en septiembre de 2011. La mayoría de los hermanos nunca habían estado en una convención como la nuestra. También festejamos el día del Pastor el día 11 de diciembre por primera vez en una chacra (rancho) habiendo disfrutado de un día de fraternidad cristiana muy hermoso. Participó toda la iglesia y algunas personas visitantes.

“Aquí hemos estado trabajando con 52 miembros bautizados a la fecha (2013) y la mentalidad del siguiente eslogan: “No somos mejores ni peores, (que otras iglesias) somos diferentes”. Con ese pensamiento Dios nos ha permitido impactar a los hermanos para que ellos se sientan motivados a abundar en amor por las personas que llegan a la iglesia y logren quedarse para seguir juntos a Jesucristo nuestro Señor”.

Perú[editar]

Misionero: Rev. Gilberto López González (2000-2002)[editar]

En el año 2000 la familia colombiana formada por el reverendo Gilberto López González, su esposa Liliana Gómez López y su hija de 5 años en ese entonces de nombre Keren, llegaron a Lima, Perú y se establecieron con el fin de iniciar labores evangelizadoras, primeramente en la urbanización Santa Rosa, en el Distrito del Callao, cerca del aeropuerto internacional Jorge Chávez. Estando allí por algún tiempo detectaron que esa zona era muy peligrosa y difícil, por lo que decidieron cambiarse a la urbanización Covida del distrito de Los Olivos, y viviendo ahí comenzaron a hacer cultos y a evangelizar.

A los dos meses alquilaron un departamento y ahí siguieron haciendo las actividades. Como era natural comenzaron a hacer amigos, y antes del año ya tenían un grupo de unas 30 personas y habían bautizado a 10 personas. Enseguida procedieron a gestionar la personería jurídica de la iglesia naciente; pero entretanto les resolvían, se presentaron diferencias entre el grupo y eso motivó quedarse sin el registro correspondiente. De modo que en el mes de diciembre del 2001 el misionero y su familia tuvieron que cambiar nuevamente de residencia, yéndose a la urbanización Palao del Distrito de San Martín de Porres, donde iniciaron nuevamente el trabajo evangelizador. Allí volvieron a conformar otro grupo de 25 a 30 personas y bautizaron a otros 5 hermanos y contactaron un grupo de aproximadamente 25 hermanos bautizados en el nombre de Jesucristo que estaban sin cobertura en la ciudad de Chiclayo del departamento de Lambayeque. En eso decidieron ser relevados como misioneros y que se les mandara a otro campo o país.

Rev. Rubén Alfredo Chavarría Peregrino (2002-2009)[editar]

Bautismos en la laguna Flor María al lado del mar.

En sustitución del anterior responsable de la misión, fue comisionado el Rev. Rubén Alfredo Chavarría Peregrino, con su esposa Rachel Dávila Robles y su hijo menor César Abel Chavarría Dávila, a irse de misioneros oficialmente al Perú patrocinados en lo financiero por una familia muy generosa de México. A continuación el mismo Rev. Chavarría nos narra sus experiencias vividas en ese país:

“Fue en la convención regional del noroeste llevada a cabo en la ciudad de Hermosillo, Sonora en el mes de febrero del 2002, cuando se nos invitó a mi familia y a mí a irnos de misioneros a Perú en lugar de la familia González Gómez. Con la ayuda de Dios y el apoyo económico de la familia Montoya Camacho de la Primera Iglesia de Guamúchil, Sinaloa nos preparamos con nuestros documentos y pasaportes, y el día 9 de julio del 2002, volamos y llegamos a Lima. Recibimos una casa en alquiler en jirón Santa Carla 136 de la urbanización Palao, donde ya se hacían las actividades de la naciente iglesia, con 6 hermanos bautizados y un grupo de aproximadamente 25 oyentes o simpatizantes. Enseguida, del 20 al 23 de agosto nos visitaron los reverendos Jesús Ramos Santos, Secretario de Misiones Internacionales y Basilio Castro Rivera, Obispo del Distrito de Culiacán, para llevar a cabo la entrega oficial de la misión. Allí mismo se invito también oficialmente al grupo de hermanos de Chiclayo a unirse a nosotros y aceptaron y se trató por primera vez el asunto del problema de la personería jurídica sin tener algún resultado positivo.

Bautismos en piscina o alberca de Cajaléon.

“Comenzamos a tocar puertas, a abrir hogares, y llevar a cabo células evangelísticas, de estudio de la palabra de Dios y familiares. Los que creían se fueron convirtiendo y como llevábamos el propósito de hacer discípulos de Jesucristo y no miembros de una iglesia, los motivábamos a que no se quedaran con la bendición, sino que dieran de gracia lo que de gracia habían recibido y los comprometíamos a que lo compartieran con sus familias, parientes, amigos, etc.

“Fue así que comenzamos a viajar a la frontera con Ecuador, así como a otros departamentos, tanto para conservar nuestra visas o permisos temporales, como para conocer el territorio y llevar a cabo el trabajo evangelizador. Fue así que se fueron abriendo nuevos campos de predicación:

  • “En la urbanización de Santa Rosa del Distrito de los Olivos.
  • “En la ciudad de Chepén del departamento de la Libertad.
  • "En la ciudad de Chiclayo del departamento de Lambayeque.
  • "En el caserío de Catache, del distrito de Munana, del departamento de Cajamarca.
  • "En la ciudad de Tarapoto del departamento San Martín.

“Establecimos como sede del proyecto el domicilio de jirón Santa Lucrecia 166 y 168 de la misma urbanización Palao que han sido las casas utilizadas como templos, salones de escuela bíblica, instituto bíblico-teológico y casa-habitación.

Visas de los misioneros residentes en Perú.

“También incursionamos por otros lugares al sur del departamento de Lima, como la ciudad de Chincha del departamento de Ica, al este de la capital en el poblado de San Jerónimo y departamento Huánuco, donde no tuvimos buenos resultados ya que la gente es muy religiosa y tuvimos problemas con otras denominaciones que celosas de nuestro trabajo nos atacaban, agredían y apedreaban. Algo semejante ocurrió al norte en la selva del Amazonas en el poblado de San Pablo Tipishca y en la ciudad de Yurimaguas del departamento de Loreto; tampoco allí tuvimos buenos resultados por lo lejano, difícil y costoso de viajar hasta esos lugares dentro de la selva.

“El Señor Jesucristo hizo muchas cosas con nosotros en este país. Entre otras cosas nos permitió bautizar a 82 personas; presentar a más de 150 niños; patrocinar y apoyar 12 matrimonios civiles y 11 casamientos religiosos; iniciar seis diáconos, de los cuales se perdieron dos, y ordenar a cuatro ministros (Efigenio Alarcón Díaz, Alexis Ivan Berrocal Minhuey, Raúl Alfredo Ramírez Rivera y Waldir Alarcón Vega), quienes ya quedaron a cargo de un campo cada uno, así como un diácono (Zenobio Oria Chavarría) es el asistente del misionero y Pastor en Lima. Celebramos seis fiestas que llamábamos convenciones nacionales en el país de Perú, y estuvieron presididas por los dignos representantes de nuestra honorable mesa directiva, reverendos Cararino Huizar, Alejandro Casas Baranda, Basilio Castro Rivera, Joel Segovia Fraire, Jesús Soqui e Hirad Sem Arellano Cabral.

“Reconozco que lo anterior no hubiera sido posible sin la gracia, misericordia y ayuda de Dios y de todos los que voluntariamente nos apoyaron con sus oraciones, intercesión, moral, espiritual, material y económicamente, a los cuales me permito mencionar en este escrito:

Arriba: Primera boda en la iglesia. En medio: Su fiesta. Abajo: Presentación de un niño.
  • • Familia Montoya Camacho de la Primera Iglesia de Guamúchil, Sin., durante 18 meses.
  • • Familia Martínez Camacho de la Vigésima Iglesia de Tijuana, B. C, por dos años.
  • • Distrito de Nogales, Son., por cinco años.
  • • La iglesia de Altar, Son., por dos años.
  • • La iglesia de Bucerías, Nay., por dos años.
  • • Distrito de Chihuahua, Chih., por dos años.
  • • Distrito de Atlanta, U.S.A., por dos años al campo en Chiclayo.
  • • Distrito de Monterrey, Nuevo León por cinco años.
  • • La Fraternidad Nacional Dorcas, nos apoyó desde el 2005 hasta el 2009 con una beca para los estudios a nivel secundaria y preparatoria de nuestro hijo César Abel Chavarría Dávila.

“El día 14 de noviembre del 2004, quedamos inscritos en los registros públicos de la ciudad de Lima como Misión Apostólica del Nombre de Jesucristo en el Perú, con personería jurídica. Tuvimos necesidad de registrarnos con ese nombre, en virtud de que los que se habían quedado con nuestro primer registro y personería jurídica nunca accedieron a entregarla ni unirse a nosotros por el problema que tuvieron con el primer misionero.

“Les comento que desde que llegamos el día 9 de julio del 2002, estuvimos saliendo y entrando al país con permisos o visas temporales, lo cual nos originaba muchos gastos, pues había que viajar a alguna frontera del país, hasta que Dios nos concedió el día 25 de junio del 2005, obtener nuestra visa de residentes por cinco años. Esa misma visa nos sirvió hasta que concluimos nuestro tiempo de servicio, justo siete años, hasta el día 10 de julio del 2009.

“También durante los 7 años que estuvimos en ese país, recibimos muchas honorables visitas, en apoyo al trabajo misionero en todos aspectos, moral, espiritual, material y económico. Lamento y pido disculpas por no disponer de espacio para mencionar cada una de ellas, pero sepan que mi esposa, los hermanos peruanos y yo, las guardamos no tan sólo en nuestra memoria sino también en nuestro corazón. Dios les pague y les remunere todo su esfuerzo realizado para participar en las diferentes actividades en las que nos acompañaron aquí en Perú.

Arriba: Graduación de mi hijo menor y mi esposa e hijo mayor. Abajo: Mis dos hijos saliendo a hacer deporte, y mi hija y nieta de visita en mi primer año de trabajo en Perú.

“Además de lo anterior, para terminar, deseo compartirles los siguientes los retos culturales que tuvimos que encarar para lograr adaptarnos al lugar y a sus habitantes y en los cuales el Señor pudo sacarnos avante. En primer lugar las costumbres y la forma de hablar aún en nuestra patria cambian de un estado a otro, con mayor razón de un país a otro. Perú es un pueblo similar al nuestro en sus raíces autóctonas o indígenas; en nuestro caso fueron las de los aztecas y ellos las de los incas; ambos conquistados, sojuzgados y saqueados por los españoles en las mismas fechas y circunstancias; su conquista fue en forma similar, llegaron con la Biblia en una mano y la espada en la otra, imponiendo por la fuerza su religión, su lengua, el mestizaje y la colonización española.

“Perú fue convertido en uno de los principales virreinatos de la corona española debido a sus importantes fuentes de riqueza. La madre patria se apoderó de oro, plata y demás patrimonio nacional, transformándolo en un país amedrentado y por ende subdesarrollado. A la fecha tiene un gobierno republicano, la religión oficial es la católica y se resisten a reconocer otra fe (los evangélicos no tenemos voz ni voto). En el ámbito político, cultural, social y económico se mantiene todavía en un nivel de subdesarrollo, a pesar de sus vastos recursos minerales, petroleros, marítimos, agrícolas, ganadería y fauna, etc., únicos en el mundo, pero que no son debidamente explotados por falta de economía y capacidad.

“La alimentación es diversa variada pero muy diferente, aquí no se conocen las tortillas de harina de trigo o maíz, no se acostumbra mucho el picante (chile en México, ají en Perú); lo básico en la alimentación es el arroz. La comida principal se le llama “almuerzo” que es al medio día y consta de ‘entrada’, que regularmente es una sopa o pasta de menestras o arvejas (lo que para nosotros es un caldo, o sopa de legumbres); y el ‘segundo platillo’ (que para nosotros es el guiso) lo llaman ‘seco’, ‘sudado’, ‘chupe’, ‘aguado’, etc., Y es que aunque se habla el castellano, cambian mucho los nombres, las palabras o expresiones, por ejemplo: frijol-‘frejol’; aguacate-‘palta’; cacahuate-‘maní’; elote-‘choclo’; calabaza-‘zapallo’; durazno-‘melocotón’; ejotes-‘vainita’; cerdo o puerco-‘chancho’; alubias-‘menestrón’; ciruela pasa-‘guindón’; nuez-‘pecana’; cajeta-‘manjar blanco’, etc. A la ropa se le llama en lugar de: camiseta-‘polo’; playera-‘vividi’; chaleco-‘pulober’; chamarra-‘casaca’; camiseta de cuello ruso-‘cafarena’; pantalón de deporte-‘buzo’; calcetines-‘medias’; tenis-‘zapatillas’, zapatillas para dama-‘tacos’, etc., etc.

“En cuanto a las expresiones, tenemos que tener cuidado porque algunas cosas que para nosotros son normales aquí son ofensas o groserías-‘lisuras’. Lógicamente, mientras nos acostumbrábamos a esos modismos extrañamos mucho llamar las cosas como nosotros lo sabíamos y todavía después reconocemos que para darnos a entender, cometíamos algunos errores imperdonables para ellos.

“El día 23 de junio del 2009 llegaron el Rev. Hirad Sem Arellano Cabral, Obispo Supervisor del Distrito de Ensenada, Baja California, en representación de nuestra honorable Mesa Directiva General, acompañado de los hermanos Alfredo Murillo y su esposa Martha Rivera, miembros de la Primera Iglesia de Ensenada. Ellos presidieron en nuestra VI convención, los días 24 al 28 de junio, donde hice entrega oficialmente de la obra misionera. A partir de allí es otra historia. Dios les bendiga mucho.

Rev. Luciano Urías Montoya (2009 a la fecha)[editar]

Fue el día 29 de abril del 2009 cuando arribaron a Perú el Rev. Luciano Urías Montoya y su esposa Cinthya Chávez de Urias y sus pequeñas hijitas Leslie y Hanna de 7 y 5 años. La pareja Montoya Chávez, estudiantes del Curso Alfa de la Escuela de Misiones Internacionales llegaron al país mencionado con el fin de interiorizarse en el trabajo de la misión y prepararse para recibir y quedarse al frente del trabajo de la obra misionera. A continuación nos narra sus vivencias antes y después de estar en el campo:

“Mi trayectoria ministerial:

“Mi nombre es Luciano Urías Montoya. Nací en Villa Gustavo Díaz Ordaz, Ahome, Sinaloa, México el día 9 de mayo de 1974. Actualmente tengo 37 años de edad. Soy hijo de Luciano Urías Paredes (+) y Rosario Montoya Bustamante. Contraje matrimonio con la Srita. Cinthya Aracely Chávez Valenzuela, el 6 de diciembre por las leyes civiles y el 17 de diciembre nos presentamos para pedir la bendición de dios por nuestra unión matrimonial en la 3ra iglesia de los Mochis. El 15 de septiembre de 2001 nació nuestra primera hija Leslie Naaraí (10 años) y el 8 de enero de 2005 vino al mundo Hannah Yamileth (6 años). “Realicé mis estudios hasta preparatoria en Sinaloa, México y estoy por hacer mi tesis para obtener la licenciatura en teología en el Centro Cultural Mexicano (C.C.M.).

“Fui bautizado en agua el día 6 de agosto de 1995 en Chandler, Arizona, USA, en la iglesia pastoreada por el Rev. Gabriel Uriarte, y quien realizó mi bautismo fue el ministro de dicha congregación Hno. José Soto de la Asamblea Apostólica. Había estado congregándome en esa congregación por un mes cuando decidí entregarle mi vida a Cristo. Seis días después de mi bautismo regresé a México y asistí a la IAFCJ del Poblado 7 del Distrito de Los Mochis, siendo pastor el Rev. Jorge Lugo López. “El 8 de diciembre del año 1995 asistí a la ceremonia de clausura de la Escuela Distrital de Diaconado en la Primera Iglesia de Los Mochis. El sermón fue presentado por el Rev. Abel Gámez Villarreal, en el cual mencionó la importancia de la preparación de los lideres para las exigencias del tiempo que estábamos viviendo, pero que sobre todo buscáramos la dirección del Espíritu Santo. Al momento de la ministración pidió a los estudiantes pasaran al altar, quedándome en la última banca del templo ya que no era estudiante; aun así entendí el propósito de Dios, empecé a orar y pedí que me diera de su Espíritu Santo y, ¡gloria a Dios! que él tuvo misericordia y me llenó de ese maravilloso don al permitirme hablar en otras lenguas por primera ocasión. “En el mes de abril de 1996 ingresé a la Escuela Distrital de Diaconado para iniciar mi preparación teológica la cuál concluí satisfactoriamente en 1998.

“En la Convención General celebrada en 1996 en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco, escuché a la hermana Miriam Gaxiola testificar sobre su experiencia misionera en Centroamérica. Mientras ella hablaba tuve el llamado de Dios a las misiones. Inmediatamente pensé: ¿Qué se necesita para ser misionero? En ese momento la hermana dijo: ‘Si tú amas a los perdidos y quieres ser parte de aquellos que van a las naciones, acudan a mí para conversar’. Al término de su participación indicó el lugar en el cuál podríamos entrevistarnos con ella. En ese momento me acompañaba el Hno. Héctor Higuera, quien me preguntó si había recibido el llamado de Dios para las misiones, a lo que respondí afirmativamente. Juntos fuimos a buscar a la Hna. Gaxiola, porque él también quería ser parte del proyecto de Dios en las misiones, pero algo sucedió que no logramos entrevistarnos con la hermana.

Rev. Luciano Urías Montoya

“Para las elecciones de líderes de la iglesia local en el Poblado 7, que fungirían durante el año 1997, fui electo como Director Juvenil, Director de Escuela Bíblica Dominical y Tesorero de la Iglesia. Posteriormente fui instalado como diácono en la iglesia del poblado citado, misma que lamentablemente estuvo por un periodo de tres meses sin pastor. El Presbítero del área de San Miguel Zapotitlán, Rev. Sergio Bañuelos, era quien nos atendía mientras llegaba el nuevo pastor. Fue en ese tiempo en que el Hno. Bañuelos habló conmigo para notificarme que iba a solicitar mi instalación como diácono el 24 de junio de 1997, a lo que pregunté: ¿La iglesia está de acuerdo? y él respondió: ‘Fue la iglesia la que pidió su instalación como diácono’.

“En la Convención Distrital de Los Mochis fui nominado por el entonces Obispo Rev. Abel Gámez Villarreal, como candidato a Director Juvenil Distrital. El otro candidato era el Hno. Guadalupe Leyva Ruiz, pero al fin yo resulté favorecido con la mayoría de los votos. También, días previos a la convención mencionada, mi Pastor Rev. Salvador Cázarez Ceceña me había requerido para ser su asistente. Por lo cual durante los días de dicha convención realizada del 8 al 10 de abril de 1999, fui examinado por la comisión calificadora a cargo del Rev. Manuel López Cuevas y el último día de la festividad fui ordenado como ministro en ceremonia presidida por el representante del Obispo presidente el Rev. Jesús Ramos Santos.

“El 4 de junio del mismo año recibí como Pastor la naciente Iglesia en el Ej. Benito Juárez, del Distrito de los Mochis, en la cual estuve hasta el 21 de septiembre de 2001. Asimismo, días antes, el 19 de ese mes recibí la iglesia en Tres Garantías, hasta el 18 de octubre. Del periodo 2006 a 2008 apoyé como Coordinador Distrital en el área de Asistencia Social, fungiendo como Secretario de Asistencia Social el Rev. Víctor Manuel López Cárdenas. Luego asumí la responsabilidad de la congregación en el Poblado 7, hasta el 7 de enero de 2009, para enseguida recibir la encomienda de la misión en el Perú el 28 de junio del mismo año, siendo mi Obispo el Rev. Herminio Ruiz Amaya, el Secretario de Misiones Internacionales, Rev. Eleazar Reyes Rodríguez y el Obispo Presidente, Rev. Félix Gaxiola Inzunza.

“El testimonio de mi esposa:

“Cinthya Aracely Chávez Valenzuela nacida el 3 de enero de 1980, en Los Mochis, Sinaloa, México. Hija mayor de los señores Modesto Alonso Chávez Ruiz (pastor) y Josefina Valenzuela Núñez. Estudios seculares terminados hasta la preparatoria y en la iglesia el diaconado y Escuela de Misiones Internacionales (EMI).

“Fui bautizada en el nombre de Jesucristo a los 16 años, el día 24 de junio de 1996 por el Rev. Jesús Humberto Solano en una hermosa festividad distrital que se realizaba año tras año en el Rio de San Miguel. Era miembro de la Tercera Iglesia de los Mochis hasta el día de mi matrimonio

“Mi vida en la iglesia ha sido muy bendecida, he llegado a la convicción de servir en lo que la obra de Dios lo requiera, así que cuando nos hicieron la invitación para asistir a la EMI, para capacitarnos y enseguida salir al campo misionero, no dudé y acepté. Creo que si no lo hago me perderé la bendición de trabajar para la obra y Dios enviará a otro. Con esa certeza seguimos adelante mi familia y yo seguros del llamado que Dios nos hacía, y aunque ha sido un poco difícil alejarnos de nuestra familia y amigos, estamos muy contentos de colaborar en esta bella labor. Cabe mencionar que nuestras hijas Leslie y Hannah han estado involucradas de manera activa en la misión, por la gracia de Dios. En este momento desempeño las siguientes funciones en la iglesia: liturgia y predicación, alabanza y maestra de Escuela Bíblica Dominical.

“Nuestras vivencias en la misión del Perú:

“A principios del año 2008 fuimos llamados por el Obispo del Distrito de los Mochis Rev. Herminio Ruiz Amaya para ser evaluados junto con otros ocho candidatos y así elegir a los que asistirían a la EMI para iniciar el curso de preparación en la ciudad de Rosarito, B.C.N. Luego mi esposa y yo fuimos designados para ser los estudiantes enviados por el Distrito de Los Mochis. De modo que en febrero de 2009 al encontrarnos ya cursando el segundo nivel de la EMI, el entonces Secretario de Misiones Internacionales, Rev. Eleazar Reyes Rodríguez nos comunicó la situación de la misión en el país del Perú. Debido a que el entonces misionero Rubén Chavarría y familia regresarían en el mes de julio a México estaban buscando un sustituto. Para lo cual me hizo la invitación a asumir esa responsabilidad en ese país, mismo que aceptamos con mucho gusto mi esposa y yo. “Para el efecto, llegamos al Perú el 29 de abril del año 2009 en calidad de estudiantes y para realizar nuestra práctica misionera requerida por la EMI, periodo que fue aprovechado también para iniciar los trámites de residencia. Por lo tanto, fue el 26 de junio cuando recibí definitivamente la responsabilidad como nuevo misionero en la República del Perú, presidiendo el acto como representante del Secretario de Misiones y del Obispo Presidente, el Rev. Hirad Sem Arellano, Obispo del Distrito de Ensenada.

“Comenzamos en esta misión con un total de 66 hermanos bautizados: 25 de ellos en la ciudad capital Lima y el resto en provincias como Chiclayo, Chepén y Tarapoto. Esta obra había sido iniciada en el año 2000 por Gilberto López González y familia de nacionalidad colombiana hasta el año 2002. De esta fecha al 2009 estuvo a cargo el Rev. Rubén Chavarría Peregrino y familia de nacionalidad mexicana. En ambos periodos tuvieron satisfacciones, victorias pero también separaciones y fue así como el nombre de la denominación Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús quedó en propiedad de Javier Laguna Tello ubicado en Lima, del Distrito de los Olivos y ahora el nombre que tenemos ante la SUNAT (Hacienda peruana), es Misión Apostólica del Nombre de Jesucristo en el Perú.

“Mi esposa, hijas y yo vinimos después de concluir la capacitación misionera de la EMI. En este tiempo hemos pasado por diversos procesos de adaptación en cuanto a cultura, alimentación y lenguaje. Dentro de todo ello, Dios nos ha dado la satisfacción de encontrar personas que desean conocer el evangelio de Jesucristo para salvación, se ha realizado la fiesta del amigo, encuentros, red de células y por la gracia de Dios varios bautismos.

“Cabe mencionar que en el año 2011, pudimos llevar a cabo la escuela de liderazgo local llamada ELYM; he administrado bautismos en la sierra a más de 3000 msnm, en la selva amazonas y en la costa, siendo un total de 25 hasta la fecha. “El 21 de marzo de 2010 al concluir un encuentro recibió el Espíritu Santo la Hna. Nelva Collazos; en el año 2011 celebrando una vigilia de oración como a las 4:00 a.m. lo recibieron por la gracia de Dios: Ruth Santisteban, Zenobio Oria, Dina Cabañas, Juan Carlos Quispe, Sandra Rosales, Rubí Barrenechea.

“Los ministerios que se han implementado son los siguientes: • Intercesión a cargo de Eneudina Cabañas Gómez. • Evangelismo a cargo de Luciano Urías. • Misericordia a cargo de Zenobio Oria Chavarría. • Consejería a cargo de Valerio Rosales Reyes. • Alabanza a cargo de Rubí Rocío Barrenechea Alvarado.

“Hicimos una visita al Hospital Loaiza de parte del Ministerio de Asistencia Social para obsequiar alimentos a los familiares de los enfermos internados, habiendo sido de gran bendición para unos y otros. También este ministerio ha realizado visitas a los hogares de hermanos que están enfermos o imposibilitados para venir al templo. Ha entregado diversas despensas alimenticias y ha realizado actividades para regalar panetón (pan) y chocolatada a los niños en las fiestas decembrinas en el norte de la ciudad. “Actualmente contamos con cuatro células RCM y cinco de evangelismo.

“Los instrumentos musicales que se han utilizado en los cultos son: batería, teclado, guitarra, bombo, güiro y panderos. Se cuenta con un templo; casa pastoral propiedad de la iglesia en la provincia de Chepén Departamento de la Libertad; un terreno de 480 m2 en la Ciudad de Tarapoto, Departamento de San Martín en la selva. El lugar de reunión en Lima y la casa habitación para la familia misionera es alquilada.


“En un viaje que realicé en julio de 2011 a Yurimaguas, un lugar en la selva amazonas bauticé a Adela Pizango. Ella quería bautizarse desde que escuchó la palabra de Dios hacía cinco años, pero no lo hacía porque su compañero no se casaba con ella; pero gloria al Señor Jesús que cuando platicamos con él no sólo quiso casarse sino también bautizarse y él, Javier Seopa, también recibió el bautismo en el nombre de Jesucristo. Ellos son padres del Hno. Kevin Seopa Pizango.

Bautismo del hermano Efrain Sebastián

“En esta foto estoy bautizando a Efraín Santiesteban. Este bautismo se realizó el ultimo día de convención el 24 de julio de 2011. También se bautizó Nely Díaz, Oscar Huanca, Maribel Alba y Bryan Vera.

“En el mes de septiembre de 2011 hicimos un viaje el Hno. Oscar Huanca, José Torres y un servidor al departamento de Cajamarca y ahí bautice a una ancianita llamada Salomé madre del Hno. José Torres. En el camino llegamos a visitar a los hermanos en Chepen, con su Pastor y Esposa. Estuvimos con ellos en el culto, gloria a Dios por su bendición y porque en la actualidad (2013) contamos ya con un total de 123 hermanos y hermanas bautizadas en el nombre de Jesucristo”.


Convención Misionera en Lima Perú en julio de 2011.
Convención Misionera en Lima Perú en julio de 2011.

De izq. a der. y de abajo hacia arriba: Los niños: Joel, Ruth, Antoanet, Ángela, Hannah, Leslie, Carlos, Génesis, Diácono Zenobio Oria, Obispo Dto. de Guamúchil Víctor leyva, Obispo del Dto. de La Paz Cruz Lugo, Coordinador de Misiones Dto. Los Mochis Jesús Acosta, Pastor en Chepen Perú Iván Berrocal y esposa Zelmith Amacifuen, Obispo Dto. Los Mochis Herminio Ruiz Amaya y esposa Yolanda Michel, esposa del pastor en Chiclayo Domitila Vega y Efigenio Alarcón, misioneros Cinthya y Luciano, Marilú Villegas, Oscar Huanca, Willian Quispe, Juan C. Quispe, Waldir Alarcón, estudiante EMI, Guadalupe Delgado, Juan Espinar, Hilda Chasnamote, Luisa Merino, Rubí Barrenechea, ¿?, Abel Alarcón, Alcides, ¿?, Maribel, Sandra Rosales, Nely Díaz, ¿?, Paulina Santiesteban, ¿?, Valerio Rosales, Efraín Santiesteban, Bryan Vera, Cristhian Espinoza, ¿?, Noemí Rojas, Ruth Santiesteban, Jorge Sandoval, Víctor Rosales, Margiry Espinar, Wendy Callupe.

Argentina[editar]

Misionero: Rev. Guillermo Antonio Ortiz Espino (2010 hasta la fecha)[editar]

La obra misionera en la Republica de Argentina se remonta también a 1952, cuando Maclovio Gaxiola arribó a la ciudad de Lanús, provincia de Buenos Aires, donde se reunió como ya se ha relatado antes con un grupo de cristianos rusos, quienes radicaban en la región desde hacía 20 años pero sólo se pastoreaban unos a otros en su lengua, y no en español. Los hermanos le recibieron y después de un diálogo sobre los principios doctrinales de la IAFCJ, el sistema de organización y demás, manifestaron su conformidad en que un misionero de la Iglesia o la Asamblea Apostólica de EU fueran a pastorearles y a ayudarles en el servicio y extensión del reino. De modo que fue hasta 1954 cuando el misionero Leonardo Sepúlveda estando en Uruguay decidió, de acuerdo al nuevo plan de estrategia misionera, mudarse a Buenos Aires patrocinado por la iglesia hermana mencionada.

Cincuenta años más tarde, según Daniel Bustillos, Director de la EMI, es decir en el año 2004, bajo un nuevo proyecto y visión la IAFCJ de México reinició trabajo por su parte en Argentina contando con la colaboración de Benjamín Fleitas quien en compañía de su familia comenzó la obra en la ciudad de Quilmes. Allí logró consolidar una congregación de 100 miembros aproximadamente, además de establecer contactos con otros grupos incipientes dispuestos a afiliarse al movimiento apostólico. Sin embargo, en el año 2010, dada una suspensión inesperada de Fleitas, informó el Secretario de Misiones Eleazar Reyes, se hizo necesario el envío de otro misionero que diera continuidad a la obra en ese país encomendándole esta responsabilidad a Guillermo Ortiz, originario de Chihuahua, México, quien ya había colaborado por espacio de tres meses en ese país. La llegada de Ortiz fue en un ambiente de gran dificultad, no obstante con la ayuda de la Iglesia en México, narra el mismo misionero Ortiz, “se logró alquilar el 23 de abril del año 2010 un inmueble ubicado en la calle Sarmiento 1462 en Quilmes, Buenos Aires, mismo que serviría de casa y de templo. Al tercer día, tuvimos la primera actividad de este nuevo comienzo. Ésta se efectuó con apenas siete personas que habían quedado del grupo que dirigía el encargado anterior. La obra siguió con muchas limitaciones en un salón que no tenía luz eléctrica ni mobiliario; pero el respaldo de la iglesia que nos patrocinaba fue oportuna y en el trascurso de una semana recibimos un apoyo económico con el cual adquirimos 40 sillas y se instaló la luz eléctrica en el templo. Las labores de instalación estuvieron a cargo de los hermanos Domingo Zayas y Luis Rodríguez. Para la segunda semana de haber empezado la obra la asistencia a las actividades iba creciendo gradualmente. A la tercera semana de haber iniciado la obra recibimos el equivalente a $25,000.00 pesos mexicanos por parte de la Fraternidad Dorcas con el propósito de equipar el templo y casa pastoral. Con dicha ayuda se logró adquirir el equipo de sonido para el templo (consola, dos bocinas, y un micrófono) y se compró un refrigerador y una lavadora para la casa pastoral. Al cabo de un mes, ya se podíamos celebrar cómodamente las actividades y la membresía de la iglesia ya era de 25 personas adultas. Todo esto dio como resultado el establecimiento de tres células evangelísticas, denominadas: “Célula del Monte’, ‘célula del Rio’ y ‘célula de la Autopista’ (el nombre se les adjudicó según su ubicación).

“Lamentablemente, desde un principio hubo cierto descontento con los vecinos de la zona los cuales no admitían que se estableciera una iglesia en ese lugar. Por parte nuestra siempre respetamos horarios de reunión y se procuró no incomodar a los vecinos con el ruido; no obstante la inconformidad seguía (algunos de estos inconformes eran cristianos congregantes de otras iglesias, los cuales motivados por su celo, estaban opuestos). Por lo que algunos vecinos se pusieron de acuerdo y mediante un listado de firmas presentaron una demanda ante la municipalidad de Quilmes y a raíz de ello se recibió una visita de autoridades municipales el día 30 de mayo de 2010, los cuales verificaron si la iglesia llenaba los requisitos necesarios para realizar nuestras actividades (tales como fichero de culto y personería jurídica). Desafortunadamente no cumplíamos esos requisitos pero se iniciaron los trámites correspondientes, y eso ayudó a que la demanda no prosiguiera. Una hermana (Elba Quiroga) que trabajaba en la municipalidad nos ayudó y con el tiempo se fue limando toda aspereza con los vecinos del lugar hasta que terminaron por asimilar aceptar el funcionamiento de la congregación.

“El día domingo 6 de junio de 2010 pudimos estrenar un pulpito de madera hecho por el Hno. Ignacio Guerrero el cual es de oficio carpintero, y el día 13 de ese mes comenzamos a utilizar una plataforma en el templo hecha de madera y diseñada también por el mismo hermano ya mencionado. Sin embargo, al poco tiempo pudimos experimentar un descenso en la asistencia a los cultos. Una de las familias (Fleitas de seis integrantes), decidió regresar a su lugar de nacimiento y también las Hnas. Luján que simplemente dejaron de ir, así como Javier Lima que regresó al país de Uruguay (su país natal). No obstante esto, y pese a los esfuerzos evangelísticos realizados, podíamos tener nuevos visitantes en la iglesia mediante un método que nos dio resultado al alquilar una camioneta que recorría los lugares por donde teníamos establecidas dos células. El transporte era totalmente gratuito para las visitas y a raíz de eso tuvimos una asistencia promedio de 30 personas adultas y 15 niños entre los meses de junio y julio. A pesar de ello no hubo ningún bautismo ya que algunos de los invitados ya eran bautizados en el nombre de Jesucristo y otros tenían un celo muy arraigado por el bautismo de los “títulos”. También muchos de ellos no podían ser bautizados ya que en este país de Argentina está muy arraigada la cultura de la “unión libre”. Esto hasta este tiempo sigue siendo un factor que impide que muchas parejas no acepten el bautismo.

“A partir del mes de julio de 2010 efectuamos programas de participación de creyentes en la liturgia del domingo y miércoles, esto con el fin de tener mayor orden en la realización de nuestros cultos. En este programa destacaron los Hnos. Guillermo Ortiz, Domingo Zayas, Ignacio Guerrero, Luis Rodríguez, Javier Lima, Elba Quiroga y Albina Avellaneda.

“En ese mismo mes se estableció un liderazgo más formal entre los que figuraron la mayoría de los hermanos antes mencionados en las funciones de asistente del pastor, encargado de pro-construcción, área de evangelismo, red de células, asistencia social, escuela bíblica, tesorería general”.

El 16 de agosto de 2010, desgraciadamente el misionero Ortiz se infectó del virus de la “varicela” debido a una epidemia suscitada en toda la región de Buenos Aires. Sucedió que en muchos de los hogares visitados había niños que tenían esta enfermedad y de esa manera el hermano se infectó de esta incomoda enfermedad, provocando que se paralizaran las actividades en el templo por tres semanas; pues la casa pastoral está en la misma propiedad en la que se encuentra el templo. Todo ello vino a repercutir en cierto grado en el ritmo que venía desempeñando la iglesia, hasta el 5 de septiembre de 2010, que nuevamente se restablecieron las actividades ordinarias.

Luego el 24 de octubre de 2010, el misionero Guillermo Ortiz tuvo que despedirse temporalmente del campo, ya que tendría que ausentarse con miras a la Convención General de la IAFCJ, realizada en la Cd de Monterrey, el día 26 de octubre de año 2010. Para el efecto, y a fin de lograr mantener al grupo hasta su regresó dejó de encargado de la obra al Hno. Domingo Zayas. En esta forma, la misión continúa en Argentina con 25 miembros bautizados a cargo del misionero Ortiz, procurando consolidarse y sobre todo encarando en el presente el desafío de plantar más iglesias en otras partes del país.

Paraguay[editar]

Misionero: Rev. Juan Diego Ibarra (2009- )[editar]

También conocida como República del Paraguay, ubicada en la zona centro de América del sur es también campo misionero de la IAFCJ. El principio de la obra en este país se remonta de igual manera al año 1952, cuando en el tantas veces referido viaje de exploración a Suramérica de Maclovio Gaxiola López, hizo contacto con hermanos de nacionalidad rusa, quienes radicaban en ese lugar desde hacía veinte años y que, sin embargo, sólo predicaban en su lengua materna. En una de esas pláticas Gaxiola López les hizo entender que debían abrirse a predicar también a los de habla hispana ya que sus hijos eran nacidos en América latina y podían sin reservas hablar el español. Al aceptar dicha sugerencia, la labor misionera en este país quedó desde entonces a cargo de la Asamblea Apostólica dado el acuerdo de supervisión que había habido entre ambas organizaciones. La siguiente etapa de trabajo ahora por parte de la IAFCJ en Paraguay reinició el año 2006 cuando en visita del entonces Secretario de Misiones, Rev. Jesús Ramos Santos, hizo contacto para el envío de un misionero a esta nación. Inicialmente se pensó que fuera allá el hasta entonces misionero en Uruguay, Pedro Ma. Pérez Py, y así lo informó a la Convención General del año 2006. Sin embargo fue hasta junio del año 2009 cuando se concretó el envío del misionero, siendo definitivamente el Rev. Juan Diego Ibarra, su esposa Hna. Micaela Zañudos y su hija, procedentes de Sinaloa, México, los que irían a este país. La familia Ibarra se estableció para trabajar inicialmente en la localidad de Yaguaron, situado a 48 km de la ciudad de Asunción y con una población de 40,000 habitantes aproximadamente. Desde entonces su labor realizada ha estado relacionada fuertemente con el servicio social, pues se ha trabajado en comedores infantiles comunitarios, centros de rehabilitación y otros.

Con el objetivo de consolidar e impulsar la obra en esta nación se unió al proyecto en marzo de 2013, después de cumplir su proceso de capacitación en la EMI, la familia integrada por Daniel Villarreal y Trinidad Valdez, procedentes de Nogales, México. Posteriormente a raíz del delicado estado de salud de la compañera Micaela Zañudos, se tomó la decisión en octubre de 2013 que el matrimonio Ibarra regresara a México y continuara solo la familia Villareal Valdez al frente del grupo compuesto por 28 hermanos bautizados en dicha misión.

Ecuador[editar]

Misionero: Rev. Rey Said Becerra (2006 hasta la fecha)[editar]

Foto ecuador rev Said.jpg

La obra misionera en el país de Ecuador comenzó el 15 de noviembre del 2006 cuando Rey Said Becerra Acosta llegó a la capital Quito acompañado de su esposa e hijas para emprender este trabajo. El mismo nos proporciona sus datos biográficos y llamamiento a las misiones internacionales a continuación:

“Nací el 26 de octubre de 1971 en Xalapa, Veracruz. Mi esposa Marusia Carrión Sanabria nació el 7 de enero del 1977 en la misma ciudad mencionada. Mi hija Myriam M. Becerra Carrión tenía 8 años al momento de iniciar la misión y mi hija Zurisadai Becerra Carrión contaba apenas con un año de edad; por lo tanto, ella es mas ecuatoriana ahora que mexicana. Ya estando en ese país, el Señor Jesucristo nos bendijo una vez más con un hijo varón de nombre Samuel Said Becerra Carrión nacido el 3 de octubre del 2011.

“Soy hijo del Rev. Pedro Becerra Flores (finado) y la Hna. Nereida Acosta Vidal. Ellos fueron parte de las primicias de la IAFCJ en Xalapa, Veracruz estando como evangelista el Rev. Secundino Díaz. Posteriormente el Señor Jesús llamó a mis padres para levantar la obra en Huamantla, Tlaxcala. Los padres de mi esposa son el Lic. Tomás Carrión Murillo y la Hna. Carmen Sanabria Murrieta, que sirven actualmente en la Segunda Iglesia de Veracruz.

Ecuador 2.jpg

“Crecí en un hogar 100% apostólico, siendo el primogénito de seis hijos de la familia Becerra Acosta. Desde la edad muy temprana añoraba trabajar en la obra de Dios, aunque mi sueño era dedicarme al pastorado no deseché la posibilidad de estudiar una carrera universitaria y en el año de 2001 me gradué como licenciado en Relaciones Industriales en la Universidad Veracruzana.

“Fui bautizado en agua a la edad de 18 años en la Cd. de Coatzacoalcos, Veracruz por el Rev. Quintín Ibarra Zúñiga. Tengo la gran dicha de haber recibido el Espíritu Santo a la edad de siete años en la Cd de Campeche, México, en uno de los cultos de la convención que se celebraba en dicha ciudad.

Ecuador 3.jpg

“Gracias a Dios y bendito sea su nombre por fijarse en nosotros para servir en su obra. Comencé desde joven ocupé cargos en la fraternidad, director evangelismo en la Primera Iglesia de Xalapa, Ver. También cuando mi padre Pedro Becerra Flores lo enviaron a levantar obra en Huamantla estuve colaborando como diácono dos años; sin siquiera imaginar que él iba a enfermar y fallecer. Luego a petición del obispo distrital Rev. Luis García Almeida; del secretario, Otoniel Rentería y del tesorero José Natividad Ocampo, ocupé el lugar que mi padre había dejado en la Huamantla, Tlaxcala, quedando de acuerdo que en la próxima convención distrital se me iba a ordenar como pastor. Posteriormente estuve trabajando en la sierra norte de Puebla pastoreando la IAFCJ en Tetela de Ocampo.

Ecuador 4.jpg

“Fue en la convención del Distrito de Xalapa estando como obispo de distrito Luís García Almeida hubo una reunión episcopal. Para el efecto el Obispo Presidente Nicolás Herrera Ríos, que había delegado su representación al Secretario de Misiones Internacionales Rev. Jesús Ramos, aprovechó este último el momento para comentar el proyecto de la iglesia denominado “Cien misioneros para el 2014”. Al estar dicho hermano planteando el proyecto, mi corazón y mi alma se llenó de un gozo inexplicable inundándome de un calor indescriptible, sintiendo la necesidad de decirle: ‘¡heme aquí! envíame a mí’. Sin embargo, me contuve pensando en mis adentros: ‘Señor Jesucristo, aquí hay muchos pastores que me rebasan en el ministerio; si ellos levantan la mano, yo ya no podría ir pero en tu nombre voy a platicar en lo particular con el Rev. Ramos’. Al hacerlo, le comenté la experiencia del llamado y el hermano me dio una serie de consejos y requisitos que debía cubrír satisfactoriamente. Me comento, que una de las condiciones principales para irme a las naciones era que mi esposa estuviera de acuerdo. En mi interior oré: ‘Señor Jesucristo, perdóname por pedirte una señal; pero si mi esposa dice que sí, es que realmente tú me vas a dar el respaldo en ese lugar al que me vas a mandar’. Enseguida el hermano conversó con mi esposa y conmigo, y ella respondió que estaba dispuesta a atender el llamado de Dios, y agregó que desde el momento que nos habíamos casado tenía conocimiento que mi ministerio podría incluir vivir y ministrar en otros países. ‘¡Gloria a Dios!’, exclamé cuando oí eso. Entonces, en la convención del Distrito Xalapa ahora Veracruz que se realizo en la ciudad de Puebla, Pue., en marzo del 2006 se me estaba ordenando como pastor y al mismo tiempo fui presentado como misionero.

Ecuador 5.jpg

"Después me enteré que el Obispo Presidente Rev. Nicolás Herrera, había estado sintiendo la carga por Bolivia; pero un pastor del D. F. había comentado con el Secretario de Misiones, Jesús Ramos, que tenía una hermana de Ecuador en su congregación y que su familia me iba a recibir. Entonces ellos comentaron que de ir a Bolivia donde no había nada, era mejor ir a Ecuador donde supuestamente había una familia. Digo supuestamente, porque al final nunca se hizo contacto con dicha familia resultando igual que ir a Bolivia donde tampoco había nada, ni nadie con quien contar.

“Ya en camino a Quito, Ecuador pedí algunas señales las cuales Dios me confirmó. Le pedimos al Señor Jesús que facilitara nuestra entrada a Ecuador y que consiguiéramos pronto la carta de invitación de cualquier iglesia para entrar al país con visa de misionero. Esto fue corroborado milagrosamente y bendito sea a Dios, las puertas necesarias nos fueron abiertas y en un mes se consiguió lo impensable. El trabajo de la misión comenzó propiamente cuando recibí una invitación de parte de unos pastores ecuatoriano-mexicanos, Marco Mosquera y Martha Claudia Mosquera, que tienen un programa de radio en la estación cristiana HCJB “Al oído”; mismos que me auxiliaron para entrar al país como misionero. La función que me asignaron en la radiodifusora consistía en dar consejerías a las personas que llamaban. Fue por ese medio que conocí a las familias Paltán Cuji y Yepez Cutiopala, con las cuales comencé a impartirles un estudio familiar en su casa semanalmente. Las primicias de Quito, Ecuador se dieron al año, el 5 de septiembre de 2007, de haber pisado suelo ecuatoriano el 5 de septiembre del 2007 y fueron los hermanos Segundo Mario Paltán Cují y Juan Pablo Yepez Cutiopala. En esa época no se contaba con un lugar para hacer cultos por lo que las actividades se realizaban en casa de las personas que visitaba. Después decidimos invertir en la obra y con el dinero que me mandaban para la manutención familiar alquilé un pequeño local donde comenzamos a hacer los cultos dominicales. El primer culto como misión en Quito fue el 22 de febrero del 2008, en las calles de Chicaña, lote 9 y Huigra, Coperativa 14 de enero al sur de Quito. Al principio fue difícil porque la gente que había evangelizado y los dos bautizados no estaban acostumbrados a destinar su tiempo libre para congregarse. Estuvimos ahí hasta mediados del 2008 que tuvimos la visita del entonces Secretario de Misiones Internacionales, el Rev. Eleazar Reyes Rodríguez. Al ver el esfuerzo que estábamos haciendo para congregar a la gente decidió apoyarnos económicamente para alquilar un local más grande. Seguí trabajando en los hogares de las personas y realizando cultos en un local más grande que se ubicaba en la avenida Mariscal Sucre también al sur de Quito permaneciendo allí un año. La problemática del lugar es que era una zona muy transitada por vehículos pesados y el ruido no ayudaba a realizar las actividades adecuadamente. Tal situación me orilló a comenzar a trabajar con gente de otras partes de la ciudad, más al valle sur (Valle de los chillos) y tuve buena respuesta al grado que empecé a realizar cultos los domingos por la tarde. Recuerdo que en esa época tuvimos la visita del Rev. Silverio Pérez de Minneapolis, Minnesota y él tuvo el honor de inaugurar ese primer culto en Sangolqui. Dicha actividad se llevó a cabo en una casa comunal en el barrio Alcalá del Valle y los cultos de domingo por la mañana no se dejaron de realizar en el otro local del sur, aunque no se estaba dando el crecimiento deseado.

Ecuador 6.jpg

“En el transcurso de este tiempo realizamos encuentros, fiestas del amigo, veladas de oración, bautismos y santa cena. Asimismo, se han impartido los cursos de la red, cursos para matrimonios. Gracias a Dios la palabra que he predicado ha ido acompañada de señales como sanidades así como dice Marcos 16.17,18. La personería jurídica de la iglesia está en trámite. “Actualmente el local alquilado para los cultos se encuentra en la autopista general Rumiñahui a la altura del puente 6 rumbo al Valle de los Chillos. Se congregan 10 hermanos bautizados, además de visitas; hubieron otros bautismos de los cuales la mayor parte se separaron de la iglesia. De hecho el grupo que conoció el Hno. Celestino Martínez cuando visito la misión del Valle de los Chillos se alejó yéndose a una iglesia trinitaria. En la misión se cuenta con el siguiente inventario: un púlpito, 43 sillas plásticas, un parlante grande y otro pequeño, una guitarra electroacústica, una guitarra eléctrica, un teclado, una mesa grande, una estufa, un tanque de gas de 15 kg, un gabinete, una cafetera industrial, un dispensador de agua con su garrafón, dos mesas chicas, once sillas pequeñas, una pizarra de tiza líquida, un amplificador con cuatro entradas, cuatro micrófonos inalámbricos, un pandero, tazas y platos, dos cestas de plástico para los encuentros, una impresora.

“De las personas que he evangelizado no he llevado la cuenta. Celebramos un culto dominical de 10:00 a.m. a 12:30 p.m.; la forma de trabajar en los hogares es con la red de células de multiplicación y actualmente la iglesia cuenta con seis. Se imparte la Escuela Bíblica Dominical. El tiempo que tiene la misión hasta el 22 de febrero de 2012 es de cuatro años. Por lo tanto, es reciente; ha sufrido tropiezos y tenemos muchas necesidades; pero doy gracias a Dios por los 36 miembros que integran la congregación y porque permitió que la familia Becerra Carrión emprendiera este trabajo que para algunos será valioso y quizá para otros no; sin embargo, al Señor Jesús sea la gloria.

“Terminaré citando 1 Corintios 3.10 al 15: ‘Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego’. Que Dios les bendiga.

“Atentamente, Rev. Rey Said Becerra Acosta. “Misionero de Ecuador”.

Chile[editar]

Misionero: Rev. Eliecer Mancilla Saldivia (2008- )[editar]

El misionero y su esposa Hna. Ana Ma. Fuenzalida.

La conversión y experiencias de este misionero por él narradas son las siguientes: “Hace 45 años, le serví a mi Dios en una iglesia trinitaria de Chile y en muchos países como Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Así también por el Atlántico detrás de la Cordillera de los Andes, Argentina, Paraguay y Brasil. Por todos esos países llevé el poderoso evangelio de Cristo nuestro Señor teniendo, como dije, una celosa formación religiosa trinitaria.

“Un día empecé a orar aun mucho más delante de la presencia de Dios, pidiendo ser un siervo de Cristo tal como lo fue el apóstol Pablo. Yo conocía de antemano el testimonio del apóstol citado, de cómo el Señor Jesús le aparece en el camino a Damasco, haciéndole caer al suelo y revelándosele el mismo Jesús como el Dios Todopoderoso. Lo mismo me ocurrió a mí, el Señor respondió a mi oración y me fue revelando la santa y poderosa doctrina de la unicidad de Dios.

Congregación de la obra en Chile.
“Así pues, hace tres años llegó a Chile procedente de Canadá mi hermano en la sangre, y conversó conmigo acerca de una misión que quería levantar la IAFCJ de México acá en este país. “Entonces oramos al Señor, y él me confirmó en mi corazón que aceptara trabajar para él con su pueblo de México. Así que cuando se presentó el Secretario de Misiones, mi hermano el Rev. Jesús Ramos, acá en Chile, reuniendo a mi familia preguntó: ‘¿Quién acepta la doctrina de Jesús para salvación del alma?’.
Congregación de la obra en Chile.
Yo salté sobre mis pies y levantando mi mano derecha grité: ‘¡Yo acepto y me quiero bautizar en el nombre de Jesucristo, mi Señor, aleluya!’

“Fue así que comencé a trabajar con mucho gozo y gratitud para Dios. Ha pasado el tiempo y hoy (2013) con mucha esperanza en Cristo estamos levantando con 31 miembros bautizados el primer templo de la IAFCJ de México en Chile, para la gloria de Dios, amén.

“Así que amados hermanos, están todos invitados a esta hermosa tierra, donde también se alaba al Señor Jesús. Les saludo cordialmente, y mi deseo es que Dios los bendiga donde quiera que estén. Hasta pronto.

Su hermano en Cristo, misionero en Chile: Eliecer Mancilla Saldivia.

Bolivia[editar]

Misionero: Rev. Oscar Vázquez Gonzáles (2006 hasta la fecha)[editar]

Oficialmente el Estado Plurinacional de Bolivia, es uno de los campos misioneros de reciente apertura. En su principio vemos nuevamente una forma o estilo recurrente en cuanto a la obra espontánea de obrar del Espíritu Santo. De acuerdo al informe del hasta hoy misionero en este país, Oscar Vázquez Gonzales, proveniente de Tijuana, México, fue en el año 2006 cuando se le encomendó el trabajo de exploración misionera a fin de comenzar la obra apostólica en esta nación. Lo anterior fue motivado por un creyente de nacionalidad boliviana quien estaba congregándose en la Misión Apostólica de Alcalá de Henares en España que había ofrecido su casa en Bolivia para que iniciaran trabajos misioneros allí. Oscar después de aceptar este desafío viajó a Suramérica para realizar los trabajos de investigación propuestos, y entre otros inconvenientes, encontró que el lugar ofrecido no era adecuado para realizar el trabajo allí. Por lo que se dio a la tarea de recorrer diversos sectores para instalarse, buscando siempre la guía de Dios. Al hacer esto, Oscar escuchó el llamado de Dios que le decía: “Si quieres volver a esta nación, tienes que amarla como la amo yo”. A lo que él respondió, “no la amo como tú, pero enséñame a hacerlo”. Ya de regreso a México y después de realizar los trámites migratorios pertinentes, volvió para establecerse en la ciudad de Cochabamba, donde en compañía de su esposa Pilar y sus hijos, iniciaron el proyecto misionero. Bolivia es un país con notable diversidad étnica, en el cual la presencia de comunidades indígenas está manifiesta. Por lo tanto, la obra en este país ha comenzado precisamente dentro de uno de estos grupos como lo es la comunidad Quechua en Viloma, Cochabamba. En la actualidad ya se cuenta con tres lugares de predicación, la primera congregación en Viloma y dos más en las ciudades de Santa Cruz y Cochabamba así como 29 miembros bautizados. También es conveniente mencionar que uno de los hijos del matrimonio Vázquez también de nombre Oscar, durante su estancia en Bolivia, contrajo matrimonio el 2011 con Adelaida Almanza de nacionalidad Boliviana. Este matrimonio joven al ser llamados por Dios se inscribieron en la Escuela de Misiones en México en los años 2012 y 2013 para capacitarse como misioneros para regresar a Bolivia a continuar la misión en ese mismo país, según declaración del director de dicha escuela. En esta forma se han sumado a la visión dada por Dios a la IAFCJ y al llamado de amar esta patria, mismo que el Señor Jesús le ha hecho a esta familia.

Hasta aquí hemos descrito la presencia y expansión de la IAFCJ en el continente americano. Como se puede observar, en opinión del Director de la EMI Daniel Bustillos, actualmente tenemos misioneros apostólicos en casi todos los países del continente, aunque hay que señalar que la mayoría de ellos su labor que realizan es reciente; data de las últimas dos décadas, por lo que en varios casos se cuenta sólo con un número reducido de membresía y pocas congregaciones. Sin embargo hay otras naciones, como Panamá, Venezuela y Costa Rica donde las iglesias se han multiplicado y los creyentes se cuentan por cientos.

Sin embargo, la obra misionera que se desarrolló en el principio (1949) y que se enfocó prioritariamente (por acuerdo con la Asamblea Apostólica y la Iglesia Pentecostal Unida), en las naciones centroamericanas, actualmente cuenta con decenas y centenares de iglesias cuya membresía es de miles, gracias a Dios. En varias de ellas hoy el gobierno y liderazgo está a cargo de ministros nativos de esas naciones. Lo único que les une a la IAFCJ de México es el Espíritu, la fe y doctrina unicitaria; el compañerismo inspirado por el amor fraternal; asimismo el agradecimiento hacia la iglesia “madre”, por el esfuerzo invertido para que se predicara el mensaje apostólico durante décadas en esta región. Como muestra de lo anterior, los directivos de estas organizaciones hermanas ahora asisten con frecuencia a las celebraciones generales de la IAFCJ de México y en correspondencia, alguna delegación de acá hace presencia en las convenciones generales de Nicaragua, El Salvador, Guatemala o alguna otra.


LA EXPANSION EN EUROPA[editar]

Fue en la década de los 90’s que el Espíritu Santo guió a los representantes de la IAFCJ a cruzar el Atlántico y plantar su estandarte en el continente europeo, en España. El Director de la EMI, Daniel Bustillos, relata que siendo Obispo Presidente el Rev. Domingo Torres Alvarado y Secretario de Misiones el Rev. Jesús Ramos Santos, se visionó la relevancia de establecer obra misionera en el continente europeo. Con tal propósito se efectuó en 1992 un viaje de exploración encabezado por los funcionarios antes mencionados, el cual abarcó los países de España, Francia, Inglaterra y Portugal, encontrando en todos ellos muchas posibilidades de proclamar la doctrina del nombre de Jesucristo e iniciar el establecimiento de la IAFCJ en esas naciones.

Alcalá de Henares, Madrid, España[editar]

Primer misionero, Rev. Jaime Peñuela (1993-1998)[editar]

Al regreso del viaje de los directivos antes citados, agrega Bustillos, la visión comenzó a materializarse en 1993 con el envío de lo que sería la primera familia apostólica en cruzar el Océano Atlántico como misioneros de la IAFCJ. Dicha familia estaba integrada por Jaime Peñuela Olaya, su esposa Bertha Sepúlveda y sus hijos Israel y Bertha. Ellos iniciaron la obra en la población de Pozo Alcón, provincia de Jaén, ubicada a 400 km al sureste de Madrid y posteriormente enfocaron el trabajo de predicación y fundación de la iglesia, en la ciudad de Alcalá de Henares, que queda a 35 km de Madrid, en la que se establecieron definitivamente y donde la IAFCJ de México pudo adquirir dos propiedades que serían estratégicas para el avance inmediato y futuro de la misión en España y la región.

Un hermano gitano mexicanizado.

Luego procuró dar seguimiento a la obra iniciada en Pozo Alcón, enviando para ello en ocasiones distintas y periodos cortos de tiempo a Conrado Jiménez Villa, Hiram Gaytán, Melquisedec Gallarzo, entre otros. Posteriormente, en 1998 debido al regreso a México de la familia Peñuela, se envío ya no una sino dos familias misioneras, una que trabajaría en Alcalá de Henares y la región, y otra en la ya mencionada provincia de Jaén. La primera que daría continuidad a la obra en Alcalá, fue dirigida por el Rev. Gadiel López, su esposa Ana y su hijo Gadiel, que se venían desempeñando como pastores en la ciudad de Hermosillo, Sonora. El trabajo que ellos realizaron se enfocó a consolidar la visión y a discipular al grupo existente, integrado en su mayoría por creyentes de nacionalidad española y pertenecientes a la comunidad étnica romaní o mejor conocida como gitana. La labor también se concentró en implementar estrategias de alcance para la comunidad castellana o “paya” como se conoce también en este país. Como producto de lo anterior así como de la multiculturalidad de esta nación, se logró consolidar un grupo de decenas de miembros cuyas nacionalidades llegó a rebasar la centena en un solo servicio. Es decir que en un solo culto se logró reunir en la adoración a españoles, rumanos, ecuatorianos, colombianos, chilenos, peruanos, mexicanos, etc. Además de esto la misión se extendió hacia una de las Islas Baleares, particularmente Palma de Mallorca donde se estuvo dando seguimiento a unos hermanos que radicaban en este lugar; esto con la intención de predicar y establecer una iglesia en esta zona.

Por su parte en el sur de España, según informe del Secretario de Misiones Jesús Ramos, la familia procedente de México D.F. integrada por Rubén Arreola, su esposa Eunice Peña y sus hijos, quienes se desempeñaban como evangelistas en San Agustín, Estado de México, dieron continuidad a la predicación en Pozo Alcón, para acompañar al grupo pionero de la IAFCJ en el país. Además de esto los Arreola recibieron la encomienda de extender el área de predicación y en esta dinámica se efectuó el cambio de residencia en el año 2002 a la ciudad de Granada. Ocasión en la que se aprovechó que estaría allá un par de jóvenes (del cual uno de ellos era el hoy Director de la EMI) para colaborar allá más de un año; primero en Granada y después en Alcalá de Henares. Como resultado inmediato se impulsó el establecimiento de células en la ciudad y otros sectores; se realizaron también actividades de alcance como encuestas, teatro guiñol en parques y espacios públicos, entre otras. Todo lo anterior se hacía, sin dejar de dar seguimiento al grupo que se tenía en Pozo Alcón hasta el cual se hacían cuatro horas de viaje redondo cada fin de semana.

Segundo misionero, Rev. Gadiel López Rodríguez (1998-2003)[editar]

El mismo nos narra sus vivencias a continuación: “Nuestra designación al trabajo misionero en España fue en 1998, provenientes del trabajo pastoral en Hermosillo Sonora, siendo en ese entonces Secretario de Misiones el Hno. Nicolás Herrera Ríos. Arribamos a Madrid, España en agosto de ese año con mucha expectación, pero también con la gran interrogante de qué es lo que Dios se proponía hacer en España a través de nosotros en el tiempo que permaneceríamos allí. A nuestra llegada fuimos recibidos por el misionero que nos entregaría la responsabilidad, el Hno. Jaime Peñuela Olaya y familia, quienes estuvieron los primeros cinco años y a quienes les tocó propiamente fundar la misión, al hacer los primeros contactos y formar el primer grupo de cristianos apostólicos.

“Después de la partida de los misioneros, tomamos un período de tiempo para familiarizarnos con los hermanos, buscando encarnarnos en la cultura, tanto en costumbres, alimentación, algunos lenguajes propios, aprender su música para tener una mejor identificación y una manera de adorar más afín. Cabe mencionar que, familiarizarse con sus costumbres, música, etc., fue un tanto complicado ya que no se trataba sólo de una cultura sino propiamente de dos. La cultura española (paya) y la gitana, mismas que con frecuencia chocan entre sí. Tal pareciera que la una trata de distinguirse marcadamente de la otra en diferentes aspectos. Por ejemplo, mientras que el vestuario y arreglo personal del español es discreto, el del gitano es llamativo, tanto en colores y diseños. La música del payo es comúnmente pausada en sus ritmos, mientras que la del gitano es extravagante, de volúmenes altos, llena de energía que denota una fiesta constante. Esto nos presentaba ya de entrada, un reto para impulsar tanto la adoración a Dios, como la comunión del grupo.

“Fue hasta después de un año cuando tuvimos la primera conversión, y como en ese mes en que iba a efectuarse el bautismo el agua era muy fría, yo deseaba que el nombre del converso fuera cortito para salir lo más rápido del agua; pero no resultó como esperaba, ya que el nombre del hermano que bauticé se llama: Santos Gallego de la Sacristana Gómez Calcerrada, esposo de una hermana mexicana quien ya había sido bautizada por el Hno. Peñuela, el anterior misionero, junto con dos de sus hijos.

“Una vez arraigados y establecidos, y habiendo hecho equipo con los hermanos empezamos a salir juntos a las plazas, parques y lugares públicos a predicar, repartir literatura, cantar canciones cristianas, entre otras actividades. No era agradable a veces recibir muestras de rechazo por parte de las personas, como expresiones despectivas, o tirar la literatura delante de ti. Lo cual requirió invitar a reflexionar a los hermanos sobre algunos pasajes bíblicos que destacaban el privilegio de las bienaventuranzas cuando fuéramos vituperados o perseguidos por causa de su nombre. Esto fortalecía y daba ánimo a los hermanos.

Foto: Un hermano gitano mexicanizado.

“Después de aproximadamente un año y medio de estar reuniéndonos en un local de renta, el mismo lugar donde recibimos la responsabilidad a nuestra llegada, decidimos abandonar dicho local para tomar como sede los parques y las plazas. Esta decisión fue un tanto fuerte para los hermanos, quienes después seis 6 años de tener como refugio un lugar de reunión, ahora no tenían un lugar físico, de cuatro paredes que les diera confort y seguridad.

“Lo cierto es que, por un lado la renta del mismo era muy alto y para pagarlo era necesario utilizar hasta la última peseta que se ofrendaba, quedando el fondo prácticamente vacío después de ese pago de alquiler. Por otra parte, la iglesia ya tenía una propiedad que había adquirido desde los primeros años el anterior misionero, sólo que se requería hacer muchos trámites, gestionar permisos, tanto para realizar construcción de un lugar para fines religiosos, lo cual era sumamente difícil, así como lograr posteriormente el permiso para el culto público lo cual era aún más difícil. Todo esto, además del reto del costo de la adaptación misma del local de reuniones.

“Ante este panorama nos decidimos por fe abandonar la opción de alquiler, y permanecer en las plazas y parques públicos haciendo nuestras actividades con un enfoque ineludiblemente evangelístico. En esa forma nos ahorraríamos el pago de la renta, mientras que estaríamos orando para que Dios nos permitiera obtener los correspondientes permisos y así, finalmente ocupar nuestro lugar propio de reuniones. Menciono esto porque este reto nos llevó a asumir una posición de mayor dependencia de Dios, sobre todo cuando sabíamos el grado de dificultad que ello representaba.

“Fue precisamente esta experiencia de salirnos a las plazas lo que nos permitió tener contacto con personas de origen rumano quienes después de un culto al aire libre se acercaron para manifestar, con su escaso español, que habían experimentado algo especial y que deseaban asistir a nuestras reuniones en nuestro templo a lo que respondimos que no teníamos templo pero que abrigábamos la confianza de que muy pronto lo tendríamos.

“Eso no los desanimó y aún con esa desventaja se siguieron reuniendo con nosotros al aire libre, y poco tiempo después en una casa prestada. Pronto tuvimos los primeros bautismos de hermanos rumanos. Creo que Dios tenía preparada esa experiencia para que nos conocieran, pero sobre todo para que aceptaran al Señor y pudieran recibir vida eterna.

Primer culto con permiso de culto público en España

“Cuando por fin vimos culminado todo el proceso antes mencionado y pudimos realizar nuestro primer culto dentro del templo, pudimos dar un verdadero grito de júbilo porque pudimos decir “hasta aquí nos ayudó Jehová”. Cabe mencionar que, obtener en España un permiso para el culto público “evangélico” no es algo fácil, tanto que, en la primera celebración de culto llegó la policía e irrumpió en medio del culto exigiendo la documentación que amparaba tal actividad, misma que pudimos presentar confiadamente porque teníamos sólo unas horas de haber obtenido dicho permiso.

Panorámica de la congregación en un culto

“Aproximadamente a dos años de nuestra estancia en España, Dios me hizo sentir el llamado para acudir a las prisiones, ministerio que nunca antes imaginé que ejercería dado mi trasfondo de un hogar cristiano, ajeno a experiencias dramáticas o espectaculares de violencia, lo cual sentía que me colocaba en desventaja para desempeñar esa responsabilidad. Sin embargo el Señor tiene sus propios planes y de pronto me vi en una prisión de Alcalá de Henares predicando la palabra de Dios. Yo le decía al Señor que me diera argumentos porque no tenía experiencias o algún testimonio que seguramente pudiera impactar a los presos.

“No sé cómo le hizo el Señor; pero después de aproximadamente seis meses estaba administrando los primeros tres bautismos en el nombre de Jesucristo dentro de la misma prisión. Dos de ellos a personas de origen colombiano que estaban allí por narcotráfico y el otro a un español. Después de ellos siguieron más, incluso en otra prisión española. Poco tiempo después, mi esposa se unió a este trabajo en la prisión de mujeres. Los buenos informes de nuestra obra carcelaria permitieron que fuéramos aceptados como tutores de presos; es decir, que ellos pudieran salir con permiso para ir a nuestra iglesia a hospedarse y luego volver de nuevo a internarse en la prisión.

Con los representantes de la Sociedad Bíblica Española.

“Además, cuando los presos eran transferidos a prisiones de otras regiones de España, teníamos las puertas abiertas en cualquiera de ellas para seguir ministrándoles, ya que habíamos obtenido la acreditación como capellanes. Este tipo de ministerio lo seguimos realizando durante todo el resto del tiempo que estuvimos en España.

“Respecto a la relación con pastores y misioneros de otras organizaciones religiosas evangélicas, Dios nos permitió lograr algunas cosas juntos. Por ejemplo, solicitar audiencia con el Excmo. Alcalde de Alcalá y darnos a conocer como organismos de apoyo a la sociedad fomentando los valores y el respeto a las instituciones. Como resultado de tales audiencias pudimos además solicitar permiso para hacer maratones de lectura bíblica en las principales plazas de la ciudad, en todos los idiomas, según el origen de los habitantes de la ciudad. Aprovechábamos la alianza con la Sociedad Bíblica Española para realizar una feria de libros cristianos y de virtudes en las mismas plazas. Todo ello era muy interesante porque pudimos acercarnos a mucha gente desde nuestros puestos de libros.

Hermanos de Alcalá de Henares en una convivencia.

“Algo que resultó también una verdadera bendición fue el contactarnos con la Cruz Roja Española con la cual hicimos un convenio para colaborar como canales o conductos para hacer llegar ayuda humanitaria a personas de escasos recursos y en situación marginal. Después de un minucioso análisis, la IAFCJ finalmente fue aceptada, recibiendo posteriormente el certificado de participación en ese proyecto español. Luego, en ciertos meses del año acudíamos a los almacenes de la misma a recibir la dotación de alimentos para entregar durante ese período.

“De esta forma, la gente acudía a la iglesia en determinados días de la semana, y después de hacer un estudio socioeconómico a cada persona, les entregábamos su dotación alimenticia. Dichos productos eran de las mejores marcas del mercado nacional. Esta bendición estuvo vigente en todo el resto del tiempo, y pudimos transferir las acreditaciones al misionero que nos sucedió.

En una visita a los hermanos de Palma de Mallorca en Islas Baleares.

“Después de tres años de trabajo, nos contactamos con unos hermanos peruanos, quienes vivían en las Islas Baleares, específicamente en Palma de Mallorca, quienes tomando referencia de la IAFCJ desde Perú, nos localizaron vía telefónica en Madrid ya que tres de ellos eran bautizados en el nombre de Jesucristo y deseaban ser pastoreados y además colaborar con la apertura de la obra apostólica en ese lugar.

“La expresión de ellos fue “vengan a Mallorca y ayúdenos”. Después de un par de meses viajamos a ese archipiélago, donde fuimos recibidos por la hermana Yuli, quien nos hospedó en su casa. Ella misma se encargó de invitar personas a su casa para realizar una reunión de oración y enseñanza de las Escrituras. De esta manera iniciamos el trabajo misionero, al que seguimos atendiendo, contando con varias visitas y donde pronto tuvimos los primeros bautismos en el nombre de Jesucristo. De hecho, al momento de nuestra entrega del trabajo en España, los hermanos de Mallorca asistieron al cambio de misionero, quedando registrados en los libros de nuestra iglesia, como miembros de una misión en esa región española.

Bautismos en el Nombre en el Mar Mediterráneo.
El Hno. Daniel Bustillos en una visita que realizamos a Palma de Mallorca.


“El fruto del trabajo misionero en España ha sido muy diverso en cuanto a la composición de nacionalidades de los miembros, tanto en la iglesia de Madrid como el de las prisiones y el de Mallorca; pues logramos bautizar; españoles, rumanos, alemanes, peruanos y ecuatorianos. Y al hablar de españoles y rumanos estamos incluyendo tanto payos como gitanos ya que tienen distintas raíces culturales.

Jóvenes rumanos alabando a Dios en su propio idioma.
Familias gitanas con su canto flamenco cristiano.


“Una de las experiencias muy enriquecedoras fue la visita de jóvenes de diferentes distritos, quienes fueron a apoyar los campos de misión durante seis meses. En esa forma pudieron conocer de cerca los retos de la obra, y pusieron en práctica sus habilidades adquiridas en el lugar de origen. También tuvimos el privilegio de recibir la visita del precioso coro de Tijuana llamado “Voces de Suprema Alabanza”, quienes nos ministraron, tanto a la iglesia como a mucha gente no cristiana en lugares públicos que nos prestaron para este fin.

“En este tiempo tuvimos la oportunidad de convivir también con el Hno. Daniel Bustillos, quien había apoyado la misión de Granada, y solicitamos a la Secretaría de Misiones nos permitiera tenerlo con nosotros durante otro período más. Nuestro hermano fue de una gran bendición para la misión pero también para nuestras vidas ya que no sólo dio su tiempo sino se dio a sí mismo por la obra.


“Para finalizar quiero decir que el cumplimiento del período (1998-2003), nos sorprendió en un momento de impulso y crecimiento de la obra, con planes de expansión a otras regiones de España, tanto en las prisiones como fuera de ellas. No cabe duda que la obra es de Dios, y lo que él empieza lo termina, y lo imperfecto lo perfecciona. Agradezco a Dios el habernos permitido trabajar para su obra en ese precioso país, aun cuando creo que no teníamos la preparación misionera que requeríamos.

“Me alegra saber del establecimiento de la Escuela de Misiones, donde se obtienen herramientas y destrezas para un trabajo más efectivo en el campo, aunque indiscutiblemente, el mayor aprendizaje lo tendrán ya en funciones, porque Dios los irá llevando de la mano en cada experiencia. Nos alegra pensar que hayamos colaborado con algún granito de arena en ese afán de cumplir con el propósito de llegar “…hasta lo último de la tierra. Dios les bendiga”.

Tercer misionero, Rev. José Alfredo Ruiz Vega (2003-2013)[editar]

En el año 2003, se realizaron cambios en la atención de la obra en esta nación. Entre otros, se redujo a uno el número de misioneros, y fue Alfredo Ruiz Vega, en compañía de su esposa Ruth y sus hijos Alfredo y Diana, quienes se desempeñaban como pastores en la Cuarta IAFCJ en Cd Juárez México, los que recibieron la responsabilidad de supervisar la misión en España. Durante este periodo de trabajo la misión se ha consolidado y fortalecido a través de la implementación de varias estrategias del Proyecto Excelencia.

Simpatizantes gitanos
En la actualidad, la iglesia en España está compuesta por varias familias rumanas, y otras de origen latino; por último, en menor número, españoles nativos. Entre otras de las labores loables que la familia Ruiz ha realizado en este periodo 2003-2013, están las de “sembrar” a sus hijos en el campo misionero. Diana, su hija, se unió en matrimonio con un joven perteneciente a la congregación de Alcalá y de origen rumano, para luego servir como misioneros en la nación de Rumania. También su hijo Alfredo, quien después de vivir diez años sirviendo a Dios con sus padres en esta nación, fue enviado el año 2012 a cursar estudios en la Escuela de Misiones Internacionales (EMI) en México. Al concluir dicho joven sus estudios, fue certificado para salir como misionero al área de Málaga en el extremo sur de España a partir del año 2014 y será apoyado por la Primera IAFCJ en Ciudad Juárez Chihuahua. Aun así, la Misión en España sigue encarando un sinnúmero de desafíos, pues si bien es cierto que el idioma es un importante factor de unión, hay muchos otros que dificultan la labor. Por mencionar algunos, según Bustillos, hablemos de la resistencia comprobada que esta nación ha presentado a los cristianos evangélicos, debido en
Culto en Alcalá de Henares.
gran parte a la conexión fidedigna con los antecedentes históricos del catolicismo, dada la gran religiosidad que se profesa hacia dicha confesión. Además, la diversidad de corrientes de pensamiento como el humanismo han influenciado negativamente en gran manera a los españoles. En consecuencia las estadísticas hablan de una presencia de evangélicos de poco más de 150 mil, lo que equivale a menos de un .05% del total de la población que supera los 40 millones de habitantes, según afirma el escritor Londoño. A esto se suma primero el auge económico de las últimas décadas que elevó el orgullo nacional y ahora la experiencia de frustración por el reciente y terrible debacle que sufren. Finalmente, corrobora Bustillos, el hecho de que nunca se haya experimentado un avivamiento espiritual en esta región del mundo, nos indica que ya es hora de que un auténtico pentecostés descienda sobre España para romper esa resistencia a creer al evangelio y volverse arrepentido al único y suficiente Salvador: Jesucristo. Sigamos orando por ello y por los obreros que sirven en ella.

El propio misionero Ruiz, nos comparte a continuación su testimonio personal y experiencias en el campo:

“Nací el día 26 de noviembre de 1961 en Ciudad Jiménez, Chihuahua, siendo el menor de tres hombres en una familia inicialmente inconversa de catorce personas, incluidos mis padres: Manuel Ruiz Beltrán, ya finado (27 de septiembre de 2008), y Raymunda Vega Ávila, hoy viuda de 77 años y recién convertida al evangelio, más siete hermanas, incluidas dos convertidas y una ya finada que igualmente estaba bautizada. Estoy casado con Ruth Flores, nacida el 10 de septiembre de 1961 en Meoqui, Chihuahua; y tengo una hija y un hijo: Diana, que nació el 6 de septiembre de 1987 y Alfredo, nacido el 5 de mayo de 1992, ambos nacidos en Ciudad Juárez, Chihuahua. La primera, mencionada, está casada actualmente con el misionero de Rumanía.

“Recibí el bautismo en el Espíritu Santo, con la señal de hablar en otras lenguas, en una campaña celebrada en la Sexta Iglesia Apostólica de la Colonia Pantitlán, en México D.F., el 15 de marzo de 1985, la cual oficiaba la el Rev. Jonathan Rentería C., pastor local del lugar, en el tiempo que cursaba mis estudios universitarios en Chapingo, Estado de México. “En España, el mejor momento para evangelizar a los españoles es el de sus crisis personales y sociales, aunque aun así es difícil romper con la amalgama de costumbres o tradiciones españolas reforzadas por una gran influencia mediática. Eso me hace pensar en lo importante que es la repercusión de los medios de comunicación para difundir las tendencias o macro tendencias sociales y del pensamiento, pues éstas tienden a llenar aparentemente el vacío de los corazones, es decir, el vacío existencial.

“Asimismo, es de reconocer que esta llenura es maligna pues llena de egoísmo y materialismo sus vidas. Por lo que de preferencia es útil desarrollar un buen plan de evangelismo que utilice los medios de difusión que el mundo tiene; pero en nuestro caso, al carecer de ello necesitamos proclamar los valores eternos de la Palabra de Dios de manera que sacien verdaderamente el alma. Quiero aclarar que en España es difícil difundir un programa radial, pero este propósito lo hemos ya presentado al Señor en oración y sé que algún día se no concederá.

Mujeres de la etnia gitana, en España.

“El 12 de junio de 2003 fue mi primer contacto con la tierra española como misionero, y lo que estaba en mi mente era impulsar un plan acorde con los programas institucionales, pero adaptable a un contexto multicultural como el de España. Por lo antes dicho, no sólo me refiero al estado en que recibo la obra y las actividades hasta ahora realizadas, sino que también intento describir los aspectos culturales de esta nación, y ciertas cuestiones jurídicas entre las que cabe mencionar, por ejemplo, el propio contexto legal y fiscal de España, el cual representa un reto para lograr nuestro propósito proclamativo dentro del entramado de dichas leyes. De cualquier manera, acepté el reto seguro de que las leyes cambian constantemente; y puede ser que mientras un gobierno favorezca a las confesiones minoritarias de España (Judíos, Musulmanes y Evangélicos), también puede ser que un nuevo gobierno, como el electo recientemente el 20 de noviembre del 2011, no lo haga así.

Comedor social para desempleados y familias sin recursos.

“En tal virtud comencé diseñando, planeando e implementando el trabajo misionero que desarrollaría en este campo el cual describo a continuación:

“Las estrategias aplicadas han sido:

“Implantar grupos celulares, hacer evangelización en la calle, redactar un periódico para la integración de los miembros y visitantes; e instrumentar el discipulado en sus fases de ganar, consolidar, discipular y enviar. Realización de encuentros, fiestas del amigo, seguimiento de ciclos que concluyen en bautismos, entre otras cosas.

“Se realizaron también las siguientes acciones o actividades durante el período 2003-2008:

“Un seminario para liderazgo G-12 en agosto de 2003, con los líderes locales.

“Utilización de la red familiar y de amistad para alcanzar nuevos hogares para así constituir grupos de oración y de evangelización. Durante junio a diciembre de 2003 se abrió un hogar en Azuqueca de Henares y tres en Alcalá.

Filas para reparto de alimentos en Madrid

“Se realizó un culto de invitados el 24 de diciembre con el templo lleno de asistentes.

“Durante 2003, dos veces a la semana dimos consejería en penitenciaria, organizando dos cultos con unos 25 presos, en lo que se llama área de preventivos y área de cumplimento en el penal de Meco, Alcalá.

“Participamos como institución en el programa de la Cruz Roja Española, en la distribución de alimentos a personas necesitadas. Fase I, en septiembre de 2003, beneficiando mayormente a los miembros de la iglesia.

“En octubre de ese año recibí la visita de un joven del distrito de Sinaloa al que le di consejo para bautismo, y lo bautizó en Francia el Hno. Ricardo, misionero voluntario.

“En febrero de 2004 continuamos participando como institución en el mismo programa de la Cruz Roja Española en la distribución de alimentos a personas necesitadas en la Fase II.

Filas de personas desempleadas en Madrid.

“En marzo de 2004 visitamos la misión en Pozo Alcón por tres días organizando dos cultos de barrio con una buena asistencia de personas y hermanos. Cabe mencionar que en lo personal tenía planeado originalmente que saliéramos en tren de Alcalá a dicho lugar el día once a las siete de la mañana; sin embargo mi esposa me insistió y convenció de que saliéramos un día antes al lugar antes mencionado; lo cual ocasionó que al hacerlo así, el Señor nos librara de perecer justo el día 11 en que el tren que había salido de Alcalá fue objeto de los atentados terroristas cometidos en esa fecha. El día siguiente por la mañana, al estar en un hotel de Jaen Andalucía, nos enteramos de la tragedia ocurrida en Atocha RENFE Madrid. ¡Dios nos guardó y dimos gracias a Dios por su misericordia infinita!

“Durante distintas épocas de cada año, repartimos folletos en la ciudad y hacíamos oración en las casas de los hermanos y visitantes. También organizamos veladas de oración en el templo tres veces en el año y se buscaron nuevos contactos en Madrid capital. Se visitó Mallorca tres veces y el Pozo otras tantas cada año. También participamos en las dos fases anuales de distribución de alimentos de la Cruz Roja y se asistió a la cárcel para hacer cultos los sábados por la mañana.

Arrendatarios que perdieron sus casas por falta de pago de las hipotecas.

“Recibimos la visita de seis hermanos en distintas fechas durante 2005, siendo cuatro de Sinaloa y dos de Juárez.

“Desde febrero de 2005 hasta septiembre de 2006 se colocó en Pozo Alcón a un voluntario como encargado, al cual la iglesia de Alcalá le facilitó dinero para alquiler, comida y transporte. En cuanto a este hermano, hago la mención de que fue bautizado en la cárcel y es de los pocos presos a los que se les concedió estar como evangelistas, bajo la tutela de una iglesia evangélica. Lamentablemente el carácter delictivo que no supo desechar, no le permitió desarrollarse como ministro, volviendo a delinquir. También en julio de este año organizamos un retiro de mujeres de esta congregación en Rus Jaen y de hermanas de Córdova, con la Asamblea Apostólica. Esta es la única actividad conjunta que hemos hecho con la Asamblea y desde entonces no hemos tenido más relación con ellos.

Un culto en Alcalá (Madrid) con la asistencia de simpatizadores.

“Durante 2006 y 2007, hicimos básicamente las mismas actividades: Orando en las casas, evangelizando en la calle con folletos, haciendo veladas de oración y organizamos unos cuatro encuentros locales y otro en la Isla de Palma de Mallorca, en los que en algunos de éstos ministraron los hermanos de México que nos visitaron. También imprimimos un periódico local para lograr una mayor integración de los creyentes que por diversas causas, como el trabajo y la distancia, no asistían regularmente al culto. Estos años, también conviniendo con el Obispo presidente de la Iglesia en México, me dediqué a impartir un corto seminario para la capacitación del misionero para Rumanía, quien ya está instalado allá. Posteriormente contribuí a la traducción de los estatutos de la iglesia al idioma rumano.

Convivencia juvenil con visitantes en el comedor.

“En el campo de la convivencia fraternal, en lo que respecta a la iglesia local, se organizan durante todo el año, desde que llegué de misionero en junio de 2003, convivencias cada domingo en el comedor para la integración de los miembros y visitas. “Por otra parte, tocante a la problemática que naturalmente resulta de ese fenómeno conocido como “choque cultural”, menciono que 2005 fue el año de sanidad de la iglesia de las diversas contradicciones de esa problemática que se arrastraba desde el año anterior y que había afectado negativamente al crecimiento.

“En este año, una familia numerosa de apellido García, se separó por diversos desacuerdos de las cosas que he mencionado arriba y decidieron formar por su cuenta una congregación que se llama “Los samaritanos”, y practican la doctrina de la 'gracia', la cual afirma que una vez salvos, siempre salvos sin importar el estilo de vida; habiendo hecho proselitismo con los hermanos españoles de nuestra congregación, aunque muy pocos les siguieron.

Culto evangelístico en Alcalá.

“De todas formas, la situación fue de una tensa incertidumbre que por poco o por mucho frenaba todo trabajo relacionado a nuestra visión, ya que fue desde junio 2005 hasta casi finales de 2008 en que los “separatistas” no cesaron de acusarnos ante la directiva nacional, con calumnias referentes a nuestro trabajo, como la de que estábamos descuidando a los españoles, y que eran más los inmigrantes rumanos a los que les dábamos preferencia o favoritismos. Realmente en mi concepto la verdadera causa de aquella ruptura se debió a desacuerdos con la doctrina fundamental de la IAFCJ, especialmente la del bautismo en el nombre de Jesucristo, misma que les fue reiterada por nuestros directivos nacionales, por lo que al fin pudimos descansar de la larga preocupación generada en esos años. No obstante, por nuestra parte persistimos en trabajar, como he mencionado, con los nuevos oyentes extranjeros, especialmente los de la etnia gitano-rumana con el fin de que la congregación formada tuviera raíces más profundas en doctrina, disciplina y mayordomía, conforme al lineamiento apostólico. “Lamentablemente hubo que empezar casi de cero, pero gracias a Dios que el plan de trabajo se fortalecía, por la oración de aquellos que conocían esta problemática y que, desde lejos o desde cerca, nos acompañaban con sus ruegos en este difícil trance.

Culto con visitas rumanos en Azuqueca, Guadalajara.

“Acerca de la membresía en general ha sido difícil mantener un número significativo, pues la gente permanece poco tiempo para luego emigrar a otras regiones o países, sin haber concluido algún proceso de evangelización o madurez. Por ejemplo, en mi primer periodo, sufrimos la división que he mencionado y la iglesia de hecho se renovó desde un pequeño grupito, recuperando a algunos que se habían ido de la congregación; y por otro lado el gran número de oyentes rumanos que habíamos captado se constituyeron en el núcleo dinámico de la iglesia, bautizándose, diezmando mensualmente y ofrendando. Sobre este núcleo creo conveniente hablar en detalle, pues es el que le ha dado a la iglesia una caracterización muy especial; inclusive no hay que olvidar que de España salió el primer misionero a Rumanía. Tales personas han estado de acuerdo con la doctrina apostólica, disciplina y mayordomía; asimismo, han representado un grupo de gente especial factible de ser bautizada conforme a nuestra doctrina en su momento, o en el tiempo de Dios. A estos oyentes se les estaba doctrinando conforme a la visión de un discipulado bíblico, y como hemos dicho, en todo lo referente a la doctrina fundamental. Además, lo conformaban también algunos peruanos, colombianos, bolivianos, brasileños, franceses, mexicanos, y españoles, debido a nuestro interés desde el principio de trabajar con un enfoque multicultural de la misión.

“Aunque, en general, desde 2005 hasta 2008, la iglesia está constituida por los gitanos rumanos, es digno de mencionar que la mayoría de ellos eran extranjeros indocumentados para trabajar pero al fin ya han logrado obtener su residencia legal en España. Esto, después de tantas penalidades que sufrían; sin casa, sin trabajos, sin entender el idioma español y muy lejos de su tierra; tomados sólo en cuenta, en las cifras de inmigrantes irregulares y en riesgo de exclusión social, pero que habían hallado un refugio espiritual en la IAFCJ.

Actividades evangelísticas en Nerja, Málaga.

“Refiriéndome de nuevo al proceso de captación, hago mención que para ganarnos para Cristo a estos rumanos, el idioma era un obstáculo que se presentó, pues ellos no entendían el castellano; pero por medio de las predicaciones traducidas al español y mediante un seminario del idioma organizado por la iglesia e impartido por una maestra rumana, el entendimiento del idioma español fue prosperando, esto en una etapa de pastoreo y seguimiento por casi tres años.

“También, y conforme a la cultura europea, el vicio del cigarrillo y las uniones libres de los cónyuges eran otros inconvenientes que estos extranjeros tenían, pues las costumbres gitanas son algo peculiares; pero tales situaciones poco a poco se fueron solucionando en la medida en que la palabra de Dios creó conciencia de pecado en ellos.

“Ahora, la explicación fundamental sobre la predominancia de una comunidad gitano-rumana en la iglesia, es que esto no fue un hecho programado en sí; sino que su presencia en la iglesia fue realmente una obra de Dios, dado que nosotros no los buscábamos tanto; sino que ellos se habían sentido atraídos, desde algún tiempo atrás, por el ambiente pentecostal de la iglesia; o sea el derramamiento del Espíritu Santo en nuestras reuniones y por los testimonios de sanidades que Dios había producido en algunas personas simpatizantes, así como por la ayuda social que se les daba de los alimentos que la iglesia repartía, (conforme al convenio que tenemos hasta la actualidad con el Banco de Alimentos de Madrid y con la Cruz Roja). Así que la gloria de esto sólo puede ser para Dios.

Actividades evangelísticas en Nerja, Málaga. (El local de reunión cumplió tres meses en Dic. 2011).

“Sin embargo, tocando una vez más el tema del tamaño de las congregaciones, notamos que a la mayoría de las denominaciones evangélicas les sucede típicamente lo mismo. Por este motivo la IAFCJ de España presenta unas tendencias casi cíclicas en su membresía que es bueno mencionar para que se conozca más particularmente este campo misionero. Sus feligreses son inmigrantes, como ocurre en las congregaciones grandes y en la demás de menor tamaño de otros movimientos religiosos evangélicos tanto en la capital como en otras localidades; pues es el movimiento inmigrante lo que le ha dado más dinamismo a las misiones, al igual que a la propia economía del país.

“No obstante, estas tendencias luego suelen cambiar, debido a por razones estructurales, como la actual crisis global de las economías, los inmigrantes luego se trasladan a sus países o a otros lugares de la Unión Europea, en busca de oportunidades, disminuyendo la membresía, con sus respectivos efectos secundarios en la economía, empleo, etc., y esto desafortunadamente ha afectado a la misión en España.

“A principios de 2008 contábamos con 63 miembros en todos los campos de España, pero en este primer semestre, han emigrado muchos hermanos y simpatizantes, unos a Rumanía, otros a Francia, otros a destinos inciertos por ahora, por lo que ahora (2013) sólo contamos con 51. Aun así tenemos fe de que la mayoría regresará cuando se convenzan de que, pese a los problemas de la economía global, este país es el mejor lugar para ellos.

“En el renglón de los campos para la evangelización, es necesario informar que ha sido difícil consolidarlos, si bien se ha mencionado que Pozo Alcón y Mallorca son los campos tradicionales de Alcalá de Henares, su crecimiento no ha sido significativo, por las razones que a continuación expongo:

Cultos evangelísticos en el local de Madrid, España, actualmente permanece cerrado (Dic. 2011).
Cultos evangelísticos en el local de Madrid, España, actualmente permanece cerrado (Dic. 2011).

“El Pozo cuenta con unos pocos convertidos, aunque con bastantes simpatizantes, pero no ha podido despegar debido a la indisposición de la gente a tomar un serio compromiso con el evangelio, pues allí predominan notablemente los vicios.

“El Hno. Oscar Franco, quien fue un evangelista voluntario de la iglesia de Alcalá, tenía a su cargo el proyecto de discipulado en su fase de ganar a esa comunidad para el evangelio; apoyando a esa gente en los diversos programas que organizaba el Ayuntamiento del Pozo, como lo son el tratamiento de las adicciones a base del fármaco metadona y de diversos cursos de conscientización.

“También buscaba inculcarles otra forma de ganarse la vida, como lo es la apertura de otra clase de negocios diferentes al mercado de estupefacientes, específicamente el comercio legal de alimentos.

“Allí fue a veces arriesgado predicar en los cultos de barrio en el Pozo en contra de los vicios y de la mala vida, pero nos ganamos el afecto de mucha gente con la cual podríamos persistir hasta llevarla a las otras etapas del discipulado. Aunque cabe destacar que el fallo en este plan fue el perfil inapropiado del evangelista, por un lado; lo otro era que no disponíamos de los recursos para sostener los gastos de esa obra.

“Sin embargo, una de las cosas positivas en ese lugar fue que se podía apreciar que existía un ambiente que antes no se veía en ese lugar; pues nos habían aceptado como “la iglesia oficial entre los gitanos”; por lo que se requería que para este lugar, y para otros posibles nuevos campos, se empleara un plan de evangelismo voluntario, hasta que se lograra el estatus que todos en México esperamos; esto es, el crecimiento de la IAFCJ en otras regiones de España.

Culto en Pozo Alcón.

“En Mallorca, permanece un número reducido de siete convertidos que hemos estado pastoreando a pesar de la dificultad de la distancia; sin embargo, esperamos que en este segundo periodo (2008-2013) podamos colocar ahí a un evangelista voluntario. Pues creemos que eso contribuirá al buen desarrollo de ese campo, aunque los hermanos de allí no cuentan con recursos suficientes para que se formen y crezcan como congregación. Esto sin tomar en cuenta el problema del alquiler de un local en esa región.

Ministrando en Mallorca al matrimonio de apellido Chicumantari.

“Hasta aquí, he descrito el panorama general de los campos de la iglesia en España y es de mencionar que no ha sido fácil colocar la visión de una iglesia celular que practique el discipulado bíblico y que además pueda generar recursos propios, fundamentalmente para su expansión en España; pero seguimos orando persistentemente a Dios para que sean provistos los medios de modo que se consolide la visión del modelo de una iglesia que se expanda a diferentes puntos de España.

“Empero para tener una idea de lo difícil que es la empresa de que la iglesia se arraigue en otras regiones, hago del conocimiento general que adquirir un local con casa pastoral en el Pozo cuesta unos 42 mil euros, y aunque esto es notoriamente más barato que en el resto de España, por ahora es inalcanzable para la iglesia local.

“Respecto a Mallorca, un local mediano cuesta alrededor de los 100 mil euros y no se diga en Madrid capital, donde los costos serían idénticos a los de las propiedades que tenemos en Alcalá; es decir, el local costaría unos 180 mil euros y la casa 240 mil. El alquiler o renta de casas, locales, cocheras, etc., es también caro, desde los 500 euros hasta 1500 y más, dependiendo del tamaño, no sólo en España sino en toda Europa.

“Sin embargo damos gracias a Dios que en el año 2008 la Administración General de la IAFCJ resolvió proporcionarnos un apoyo para el alquiler de un local de poco más de 40 metros cuadrados, por seis meses en Madrid; más el pago de un depósito al que llaman fianza, que acá se exige a los inquilinos. Y así empezamos a trabajar en la capital. Debemos resaltar que esta capital es tan estratégica para nosotros, pues ahí está el mayor número de inmigrantes de España.

“Los anteriores son cálculos de valoraciones aproximadas de las propiedades a precios actuales, por lo que la opción que la gente toma, así como las empresas, es la de adquirir préstamos hipotecarios a unos 25 o 30 años con pagos mensuales que rondan entre 700 y 850 euros, y esto para viviendas y locales de un tamaño mediano.

“Así, ante estos costos la iglesia de Alcalá ha optado por alquilar en zonas más baratas, como lo fue el caso de la vivienda pastoral en el Pozo. Aunque luego tuvimos que cerrar la obra en Madrid, por falta de recursos, iniciando en su lugar otra obra en Azuqueca de Henares, cerca de Alcalá de Henares. Y un campo más en Nerja, Málaga, que es una zona costera.

Vivienda del evangelista en el Pozo Alcón.

“En el renglón de las finanzas de la iglesia, quiero mencionar que el monto en dinero representado tanto en la economía local, como las transferencias que recibimos desde México, en apoyos y donativos, pago de amortizaciones y otros gastos; es importante porque para conseguir ciertas subvenciones del gobierno, nos piden esa clase de información.

“En el aspecto legal y fiscal, La Iglesia se encuentra inscrita ante el ministerio de Justicia Español con el número 4811/SE/A y forma parte de la Federación de Entidades Evangélicas de España (FEREDE). A través de esta representación la Iglesia puede recibir los beneficios que el Estado da a las Iglesias, como lo es el régimen fiscal para la Seguridad Social, de la que el misionero obtiene la asistencia médica.

“Quiero manifestar que estoy firmemente convencido de que la estabilidad económica y emocional del misionero es fundamental para desarrollar un buen trabajo en la obra de Dios, y que precisamente la IAFCJ siempre ha tenido el cuidado de atender.

“Es de reconocer que el esfuerzo por establecer la obra en Alcalá de Henares Madrid, ha sido grande, por las ofrendas de todo el pueblo apostólico de México; y por esa razón surge la necesidad de buscar más alternativas, siempre teniendo en mente que, en el largo plazo, lo que se quiere es una iglesia que haya logrado extenderse y sostenerse por sí misma, que creo es la visión que todos debemos compartir.

“Quiero mencionar que en España existen entidades de tipo mixto, que pueden catalogarse como ‘Iglesias de obra social’, que gracias a cierto estatus legal que han adquirido, disponen de fuertes corrientes de ingresos económicos; tanto de subvenciones, como de donativos públicos y privados, para extenderse por muchos países, tanto en Europa como en América.

“Para esto se requiere la consideración de ciertos factores, como lo sería una reglamentación dinámica de los estatutos de la iglesia, adaptable a dichos contextos. Como es la modificación de una cláusula de la Constitución de la Iglesia en España, donde dice que la iglesia puede participar en los programas sociales del país donde se encuentre; pero, por mencionar algo, en España eso se entiende de manera diferente. Acá lo social se debe especificar, como “Obra o Servicio Social”.

“Actualmente y siempre bajo la aprobación de los directivos nacionales, la cláusula para obras y servicios sociales ya está agregada a nuestros estatutos desde la pasada administración de la iglesia, cuando fungía el Rev. Jesús Ramos Santos como Secretario de Misiones, esto para prever cualquier plan sobre obra social en lo futuro.

“Sin embargo, la obra social es una opción costosa, ya que se requiere la compra de más propiedades, si es que se quieren establecer obras sociales o servicios ofertados por la iglesia a un precio oficial, que autoriza el Estado; esto para servicios de atención a mayores (ancianos), Centros de Día, Institutos Infantiles, Escuelas, etc. Es bastante amplia esta área y hay no pocas asociaciones de este tipo en España.

“Lo más viable para la procuración de recursos, según nuestra experiencia en el terreno fiscal de España, es crear explotaciones económicas bajo la cobertura del Régimen General de la Seguridad Social o como ‘Autónomos’. Lo que se logra mediante una inversión inicial, para la compra de mercaderías o género, y para el pago de permisos.

“En el área de subvenciones, el estado español nos ha otorgado ciertas ayudas para proyectos culturales, como lo fue en 2006 el Proyecto para la Enseñanza del Idioma Gitano, para el que se nos dieron 5000 euros; para el proyecto bazar se nos dieron 4000, para danza Góspel 3,800 euros y así, hemos elaborado proyectos semejantes cada año

“Las ayudas de subvenciones requieren que una quinta parte del proyecto lo financie la iglesia y, las cuatro quintas restantes, el Estado; de modo que para proyectos mayores, se requerirían más recursos propios.

“Respecto a los fondos para la misión, tengo la idea de que un modelo de misión extensivo, consistente en plantar más misiones en otros países debe combinarse con un modelo intensivo, que permita el fortalecimiento de las misiones ya establecidas. Por lo que la idea es concentrar recursos, según estudios de viabilidad, en las misiones con crecimiento potencial, considerando aspectos como los que he mencionado, muy característicos de la misión en España.

“Por lo cual espero con mucho optimismo que la actual Escuela de Misiones o la Agencia Misionera, o ambos puedan sumarse a un modelo verdaderamente dinámico de las misiones; me refiero a que esto no sea únicamente en el periodo de la actual mesa directiva, sino como una directriz de largo plazo, que sea retomada por las siguientes administraciones de la iglesia.

“Dicho modelo es lo que han seguido otras denominaciones en España, como la Pentecostal Unida, que en menos del tiempo que tiene la IAFCJ, cuentan en España con más de 30 congregaciones, usando como estrategia el alquiler en zonas más baratas, y el apoyo económico a los obreros por un corto tiempo, el suficiente para madurar como congregaciones. “Casi toda la problemática de la misión tiene su raíz en que el misionero encuentra generalmente que las iglesias a las que atenderá están fuera de los centros de población o fuera de los núcleos urbanos grandes y que muchas veces son poco accesibles a la gente. En el caso de España, en vez de haber invertido en Madrid capital, se invirtió en otra ciudad (Alcalá), en una de sus orillas, no en el centro.

“Una línea de apoyo que sería favorable a la misión, y esto en la medida de los recursos que se puedan adquirir, es que los distritos se comprometan a patrocinar nuevos campos en las regiones baratas de España, pagando alquileres por lo menos un año, para voluntarios de las misiones que se formarían en las Escuelas Distritales de Misiones o en otras de carácter nacional, sobre la base de un previo estudio regional y socio-económico en las zonas de España. Esto se supone que sería de forma gradual, como lo he mencionado, en la medida de los recursos disponibles, pues como misionero estoy consciente de que los recursos no son sólo para el campo de España, dado que hay otras misiones que deben atenderse. Pero sí quiero dejar claro que España es el principal punto estratégico para diseminación de la iglesia a otras naciones de Europa, particularmente por su peculiar movimiento migratorio.

“Para los proyectos de explotaciones económicas, que pueden ser una alternativa de financiación autóctona para los futuros misioneros en varios países de la Unión Europea, se puede considerar el posible apoyo por Tesorería Nacional, por Asistencia Social o por distritos unidos. Lo mínimo para una explotación económica es invertir unos 5000 euros en mercancías. Esto sería con el fin de obtener fondos para los alquileres en los campos de evangelización. Creo que organismos, como la Agencia Misionera, pueden involucrarse en esto.

“Referente al apoyo que España ha recibido para el modelo de misión planteado por este servidor, quiero enfatizar que la IAFCJ ha actuado positivamente de acuerdo a mis propuestas, pero que han sido únicamente ayudas puntuales; no establecidas como una política perdurable de misiones, de largo plazo, que es precisamente donde estaría la diferencia. “Toda la ‘carga’ de propuestas no debe verse como una ‘herida sangrante’ para el fondo de misiones, pues son alternativas de carácter propositivo que podrían dar un nuevo impulso a la misión, pues anteriormente era difícil que se pudieran realizar, dado que el estatus legal de la iglesia y también como misioneros, no nos favorecía; pero ahora que toda la familia misionera ha obtenido la nacionalidad española, entonces es factible.

“Como fin del discurso, puede verse que es importante considerar la necesidad de un cambio estructural que contemple una planeación de largo plazo en apoyos o ayudas. No es necesario pensar en muchas ayudas de esta índole, pero una sola ayuda por todo un periodo misionero, hará mucho; no sólo en España, sino en cualquier país de Europa. La idea de esta modalidad que regula una forma planificada de los apoyos o recursos para el campo misionero de España, tenemos poco aplicándola, y la dejo entrever en el tema ‘Conquistando al Conquistador’, publicado en la revista El Exegeta.

“Con todo lo dicho, deseo que este escrito valga como aporte a la experiencia para las misiones y que contribuya, aunque sea en la más ínfima porción, a que se conozca y se comprenda mejor el quehacer misionero en España. “También sé que esto dependerá del grado del respaldo que el pueblo apostólico esté dispuesto a ofrecer para el progreso de los campos misioneros. De cualquier forma, digo que si este escrito despierta nuevas inquietudes sobre el tema, será para mí, mejor que cualquier ganancia.

“Con mucho afecto fraternal, deseamos que Dios les bendiga.

Rev. José Alfredo Ruiz Vega y familia. Misioneros en España”.

Fotos anexas:

Distintas caras de la crisis que azota al país (2012):

Mujeres de la etnia gitana, en España

Comedor social para desempleados y familias sin recursos.

Fila que espera el reparto de alimentos en Madrid.

Personas desempleadas.

Arrendatarios que han perdido sus casas por falta de pago de las hipotecas.

Espacios de reunión:

Un culto en Alcalá (Madrid) con la asistencia de simpatizadores.

Convivencia juvenil en el comedor con visitantes.

Culto evangelístico en Alcalá.

Culto con visitas rumanos en Azuqueca (Guadalajara).

Actividades evangelísticas con oyentes en Nerja, Málaga.

(El local de reunión cumplió tres meses en dic. 2011).

Cultos evangelísticos en el local de la capital Madrid, España, actualmente cerrado (Dic. 2011).

Rumania[editar]

Primer misionero Rev. Antoniu Zoltan (2007 hasta la fecha)[editar]

El Hno. Zoltan narra su testimonio como sigue:

“Estoy como misionero en la ciudad de Alba Julia, Rumania. Mi función empezó desde septiembre del 2007, hasta el día de hoy.

“Mi nombre es Antoniu Zoltan y nací el 18 de enero de 1980; el de mi esposa es Diana Dalth Ruiz Flores y nació el 6 de septiembre de 1986; el de mi hijo mayor, Jafeth Antoniu Zoltan Ruiz y nació el 17 de abril de 2007; el del menor, Adael Alfredo Zoltan Ruiz y nació el 27 de septiembre de 2010.

Rev. Antoniu Zoltan su esposa e hijos

“Mi esposa y yo nos conocimos en España en la ciudad de Alcalá de Henares y allí mismo nos casamos, el día 8 de abril del 2006. Aunque mi esposa es auxiliar en enfermería y yo soy restaurador de muebles de decoración, cuando mi esposa y yo nos hicimos novios sentíamos que Dios nos quería usar y desde entonces mi esposa apoyó la decisión de servir como misioneros.

“Yo me convertí al Señor Jesús en la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, en Alcalá de Henares, Madrid, España. El hermano Gadiel López me bautizó en el nombre de Jesucristo el 10 de agosto del 2002. En el año 2003, recibí una visión de Dios, en la cual me miraba predicando y orando por los enfermos, pero aún no entendía el propósito de Dios para mi vida. Enseguida fui bautizado con el Espíritu Santo en el mes de agosto del 2005, mientras oraba en mi trabajo. Poco después, el 14 de mayo del 2006, fui ungido como diacono por el Rev. Nicolás Herrera y más tarde el Rev. J. Alfredo Ruiz Vega, solicitó la ordenación. El era mi pastor y ahora es mi suegro, el Hno. Alfredo Ruiz Vega y entre tanto yo seguí formando parte de la IAFCJ de España.

Rum 02.jpg

“Sin embargo, en el mismo año a través de otra visión, Dios me mostró que yo llegaba a mi ciudad de Rumania, predicando en un estadio y orando por la gente, siendo apoyado por un grupo de hermanos. Por lo tanto en el 2007, siendo Secretario de Misiones entonces el Hno. Eleazar Reyes, fui llamado por el Espíritu Santo a colaborar en las misiones en Rumania, mi propia tierra. Por lo consiguiente el Señor Jesús nos ha bendecido mucho en ese lugar, habiéndonos concedido ganar para él a la fecha (2013), mediante el bautismo en su nombre, a más de cien creyentes y otros tantos han recibido la manifestación del don de lenguas y profecía.

“La compra de un terreno para construir el templo aún está pendiente, pero nos estamos congregando en un local de alquiler de 120 m2, en el cual contamos con una asistencia general que comprende entre 80 y 150 personas, de las cuales mayoría son visitantes inconversos y jóvenes.

Rum 03.jpg

“Mi esposa está bautizada con el Espíritu Santo y el don de lenguas desde el año 1997 y ejerce en la iglesia los ministerios de la alabanza, enseñanza y consejería. Las hermanas Dorcas se reúnen una vez al mes y celebran regularmente su culto femenil. “Dios ha hecho grandes milagros entre nosotros, a saber: sanidad de corazón, cáncer, sordera, parálisis, circulación de sangre, riñones, úlcera duodenal, hígado, migrañas, depresión, quistes, leucemia, gangliomas, hipertensión, bronquitis asmática, alopecia, etc.

Rum 04.jpg

“Cabe mencionar, que la mayoría de nuestros miembros son personas de escasos recursos; pero aun así brindamos ayuda social como: comida, compra de medicamentos, pagos de la luz, agua, gas, ropa, ayuda económica a nuestros miembros más necesitados.

“Los primeros instrumentos que adquirimos fueron; un órgano, dos micrófonos y una bocina, pero ahora con la ayuda de Cios y el apoyo de la Mesa Directiva de la IAFCJ contamos con: dos bocinas, cuatro micrófonos, dos guitarras, un organito, un gambe y dos panderos.

“Nuestra mayor lucha y ataques han sido por causa de que bautizo en el nombre de Jesucristo y predico la unicidad de Dios, pero el Señor Jesús nos está concediendo anunciarlo como él lo ha ordenado.

“¡Dios les bendiga! Su hermano en Cristo, Rev. Antoniu Zoltan”.


LA EXPANSION EN AFRICA[editar]

Guinea Ecuatorial[editar]

Primer misionero: Rev. Tiburcio Ndjeng Ondo (2008 hasta la fecha)[editar]

La visión y deseo de llegar al continente africano con el mensaje apostólico estuvo presente por varios años, pero no se sabía cuándo y cómo sería. El corazón estaba dispuesto, sin embargo el Señor de la mies tenía preparado un tiempo y oportunidad específica para ello. De manera que en el año 2007, un día que el Rev. Félix Gaxiola Inzunza, quien era el Obispo Presidente de la IAFCJ en ese tiempo se encontraba revisando los correos del sitio web oficial de la iglesia, según lo narró en entrevista con el Director de la EMI Daniel Bustillos, encontró un mensaje del pastor Tiburcio Ndjeng Ondo. El solicitaba información de cómo podría afiliarse a la IAFCJ, ya que él había sido un pastor trinitario y Dios le había revelado la doctrina del nombre de Jesucristo, aceptando ser bautizado en este nombre. Sólo que no había quién le confirmara su nueva forma de creer, pues había sido expulsado de la organización a la que él pertenecía. Sin embargo en esa revelación Dios le había enseñado que desde América irían ciertos cristianos a entrevistarse con él y se iniciaría una relación institucional con una iglesia del nombre. Al leer aquello, Gaxiola de momento no creyó (ya que de África precisamente se han generado muchísimos fraudes cibernéticos y de otra naturaleza), a lo que le contestó que cómo era que estando él en África central hablaba español y porqué se comunicaba con la IAFCJ. A lo cual Ndjeng contestó, que ya había intentado contactarse con la Asamblea Apostólica pero ellos no le habían respondido y mediante la búsqueda en la red había encontrado nuestro sitio en el que leyendo los principios básicos de la doctrina y la historia de la IAFCJ, sentía que era con nosotros con quien podría tener un acercamiento.

Después de ello y aprovechando la relativa, pero sin embargo estratégica, cercanía de España con África, desde México instruyó al misionero en España Alfredo Ruiz, sobre la situación para que se pusiera en contacto con Tiburcio para una entrevista personalizada viajando para ello a Guinea Ecuatorial. Posteriormente al encuentro con el misionero y sus conclusiones acerca del grupo que pastoreaba Tiburcio, Ruiz bautizó a unas personas allí mismo en Guinea Ecuatorial en el nombre de Jesucristo. Luego siguieron relacionándose y visitándose recíprocamente los creyentes de Guinea con los de la IAFCJ de Madrid. Después de esta relación de amistad y hermandad, durante un viaje que en calidad de Obispo Presidente realizara el Rev. Gaxiola a Europa en el 2008 (el cual tenía entre otros propósitos el de instalar al misionero en Rumania), ya de regreso a España programó un viaje en el que acompañado del misionero Ruiz viajaron a Guinea Ecuatorial. De esa manera y en esta oportunidad, se entrevistó con el pastor Tiburcio a quien percibió de acuerdo a su informe como un hombre serio, sencillo, humilde en el trato y como era natural le hizo cuestionamientos de la doctrina del nombre. Así Gaxiola pudo comprobar lo manifestado por correo, además de la información anteriormente proporcionada al respecto por el misionero Ruiz. Por lo tanto, decidió afiliarlo a la IAFCJ; iniciar las gestiones para la obtención de la personería jurídica en ese país; incorporarlo al padrón de misioneros, asignándole un apoyo mensual, así como la renta de una casa y siendo supervisado por la Secretaría de Misiones. La visión al emprender este proyecto, estaba relacionada con la intención de que la IAFJC tuviera desde ahora la oportunidad de ingresar a ese continente con un representante legal debidamente identificado con esta organización. Esto, además nos daría la oportunidad de tener en ese país, dada la afinidad lingüística una plataforma apostólica de llegada de misioneros que sirviera como centro de lanzamiento de los demás proyectos de expansión en ese continente. Lamentablemente hasta hoy esto no se ha logrado todavía llevar a cabo a pesar de varios intentos, debido a la inestabilidad política que esta nación vive. Incluso tal circunstancia ha llegado a estropear viajes de supervisión del mismo Secretario de Misiones y equipo. Sin embargo se siguen reclutando y preparando misioneros mexicanos dispuestos para realizar esta visión mediante la consolidación y mayor impulso de la obra misionera apostólica en esta región del mundo que actualmente (2013) ya cuenta con cien bautizados aproximadamente. Rogamos a Dios que esto se dé lo más pronto posible sea aquí definitivamente o en otro país con los ajustes correspondientes.


PROYECTOS EDUCATIVO-FORMATIVOS[editar]

Escuela de Ministerios Emmanuel (EME)[editar]

Director: Rev. Eduardo Soto Sánchez (1997-2000)[editar]

El proyecto nació de un llamado de Dios que inquietó la vida del Director Eduardo Soto Sánchez desde que inició su ministerio en el año de 1970.

Viaje comisionado por el Srio. de Misiones para apoyar la Segunda Iglesia en Montevideo, Uruguay.

En 1980 apoyó a campos misioneros en los países de Guatemala, Nicaragua y El Salvador cuando era misionero el Rev. Nicolás Herrera Ríos en esa región.

En 1983 asistió al Congreso de Evangelismo Internacional en Oaxtepec, Morelos patrocinado por la Asociación Internacional Billy Graham.

En 1986 participó en el Congreso Internacional de Evangelismo en Ámsterdam, Holanda, invitado por la misma Asociación Internacional Billy Graham, al cual asistieron también los Hnos. Abel y María Zamora.

En el mes de junio de 1997 compartió al entonces Secretario de Misiones Extranjeras, Nicolás Herrera Ríos, lo que Dios le estaba mostrando en cuanto a su llamado personal a las misiones internacionales. En palabras del mismo Hno. Eduardo Soto comentó: “Gentilmente me escuchó y me dio sugerencias, propuestas y consejos, aceptando que todo ello venía de parte de Dios, que era una visión mundial y había que ir hacia delante. Me motivó a ir a la acción y entonces me pidió que le ayudara en el país de Uruguay apoyando al misionero Hno. Pedro María Pérez Py. Las palabras del Hno. Herrera fueron: ‘Si Dios le dio esa visión, aterrícela y pídale que le muestre cómo la debe llevar a cabo”.

Viaje de exploración misionera en Panamá con los alumnos de la Escuela de Misiones Emmanuel.

Dios siguió tratando con la vida del Hno. Soto confirmando el llamado de diversas maneras, motivándolo a impulsar en la medida de sus posibilidades algunas áreas de la obra misionera, tales como:

  • Apoyar el trabajo misionero que ya realizaba la IAFCJ como institución.
  • Concientizar a las iglesias locales sobre la importancia de las misiones internacionales.
  • Proveer un espacio de capacitación para los miembros de la iglesia que sintieran el llamado a servir en diversos ministerios, principalmente en las misiones.

En la búsqueda de atender los propósitos anteriores, en septiembre de 1997 inicia sus clases la Escuela de Ministerios Emmanuel con 17 alumnos de varias iglesias del área de Hermosillo, teniendo como sede las instalaciones de la Segunda IAFCJ de Hermosillo, Sonora.

Las materias que se impartían eran: Misionología (como tema medular), Evangelismo, Oración (Teoría y práctica), Estudio Bíblico (Teología), Música, Español, Inglés, entre otras. El método educativo motivaba a los alumnos a la práctica, implementando las misiones como un estilo de vida.

Viaje comisionado por el Srio. de Misiones para apoyar la Segunda Iglesia en Montevideo, Uruguay.

Se realizaron viajes de apoyo a campos evangelísticos en la sierra de Sonora y a otros lugares del noroeste de México, en los cuales se impartían cursos de Liderazgo y Motivación a líderes de iglesias locales y campañas evangelísticas y se ministraban a todos los alumnos como parte del entrenamiento.

Cada mes se llevaba a cabo una campaña evangelística en la segunda iglesia a su cargo, a las cuales invitaba a ministros con diferentes dones y ministerios, quienes compartían durante el día sus testimonios, experiencias personales, enseñanzas bíblicas con los alumnos; y por las noches participaban en la ministración con el predicador invitado.

Se realizaron viajes de exploración con el fin de ampliar la visión misionera de los alumnos:

Primer año: Viaje a 17 países de Centro y Sudamérica, en Colombia (Misionero: Hno. Roberto Martínez), Argentina (Misionero: Hno. Juan Carlos Barbieri) y Uruguay (Misionero: Hno. Pedro María Pérez Py). Los objetivos eran: Exploración misionera, apoyo a los campos con campañas evangelísticas, capacitación a líderes en iglesias locales.

Segundo año: Viaje a Estados Unidos con el propósito de confrontar a los alumnos al desafío de una cultura diferente. En el que se visitó y apoyó a varias iglesias establecidas con talleres de Liderazgo y campañas evangelísticas.

Visita al campo misionero en España.

Tercer año: Viaje a Inglaterra, India, Egipto, Alemania, Francia y España. Objetivo: Exploración misionera y apoyo a la misión establecida en España (misionero Gadiel López Rodríguez).

Cuarto año: Prestación de servicio social al campo misionero de Uruguay durante seis meses por parte de dos alumnos graduados: Hna. Miriam Quintanar: Capacitación a maestros para implementar Escuela Bíblica Dominical (tres meses). Hno. Inés Obregón: Capacitación a líderes y campañas evangelísticas (tres meses).

Después de cuatro años, la escuela egresó a dos alumnos: Inés Obregón Márquez y Miriam Quintanar, quienes graduaron en diciembre del 2000 en la Segunda IAFCJ de Hermosillo, Sonora. De esta manera la Escuela de Ministerios cierra su ciclo como proyecto de exploración e innovación en el trabajo misionero en la IAFCJ como institución.

Actualmente la Hna. Miriam Quintanar Gutiérrez participa en la Secretaría de Misiones Internacionales de la IAFCJ en nuestra agencia “AMA” también apoya en actividades misioneras con la agencia OM.

El Hno. Inés Obregón se encuentra ministrando como asistente de pastor en la Segunda IAFCJ de Hermosillo, Sonora. Algunos de los alumnos que estuvieron en esta escuela se encuentran desarrollando diversos ministerios: Pastoral, Liderazgo, Servicio comunitario, entre otros.

La visión misionera continúa en el corazón del Hno. Eduardo Soto Sánchez, quien después de 33 años de pastor actualmente está jubilado por la IAFCJ y colabora como ministro en la Séptima Iglesia de Nogales, Sonora. Se desempeña como Coordinador Regional de Cooperación Misionera de México (COMIMEX) para los estados de Sonora y Sinaloa, cuya función principal es concientizar y movilizar a las iglesias locales sobre la importancia de las misiones mundiales. También se desarrolla como misionero por parte del Ministerio Global Media Outreach, compartiendo el evangelio a través de medios electrónicos.

Escuela de Misiones Internacionales (EMI)[editar]

Primer Director: Rev. Jesús Ramos Santos (2007-2010)[editar]

Las iglesias de alcance mundial, son las iglesias que envían misioneros; pues hasta hace poco el envío de los misioneros era tarea que únicamente realizaba la Secretaría de Misiones con los recursos que recababa ésta, mismos que daban soporte a los obreros ya instalados en el extranjero. Pero para aventurarse a este nuevo desafío, fue necesaria la participación de iglesias misioneras que tuvieran la base, los recursos y sobre todo la visión para tomar parte en la tarea de la evangelización mundial, dando patrocinio a la formación, envío y apoyo de sus enviados. Esto se convirtió en un cambio de paradigma en el quehacer y particularmente en el envío de misioneros.

Escuela de Misiones Internacionales; segundo director, Daniel Bustillos.

La fundación y funcionamiento de la Escuela de Misiones Internacionales (EMI), fue otro de los grandes desafíos para el alcance mundial y la aceleración del envío de misioneros por la IAFCJ. Era sin duda indispensable contar con un centro de capacitación misionera, que fuera la responsable de brindar entrenamiento y formación transcultural teórico-práctica a los potenciales misioneros, a fin de que contar con los elementos necesarios y su labor fuera de excelencia. Pues a 60 años de hacer misión como denominación, y haber enviado decenas de misioneros durante ese tiempo, y sobretodo por la proyección fijada de enviar a muchos más en el futuro inmediato, requería de una instancia educativa que inspirara y desafiara a los candidatos, brindándoles también las herramientas necesarias para una excelente labor en la misión.

Es así que a principio del año 2007, da inicio la organización de lo que sería la Escuela de Misiones Internacionales (EMI), nombrando el cuerpo administrativo, mismo que fue presidido por el Rev. Jesús Ramos Santos como director de la misma. Para noviembre, ya se había hecho la investigación bibliográfica y de campo dentro y fuera de México, buscando que la EMI iniciara con una visión clara, que respondiera a la realidad de la iglesia.

Generación Alfa de la EMI

Conscientes también de lo que estaba sucediendo en el movimiento misionero mundial, se convocó a la capacitación de los que serían los maestros de la EMI, recibiendo un curso impartido por la Cooperación Misionera de México (COMIMEX), organización que desde entonces ha brindado cobertura y asistencia a esta escuela. En esa oportunidad también se dio el espacio para elaborar la propuesta de currículo de materias y el perfil del alumnado, entre otras.

Visión, Misión y Objetivo de la EMI.

Visión: Ser una escuela líder y competitiva, que ofrezca una preparación integral, sólida, basada en los principios cristianos, proyectada hacia la transformación de pueblos de culturas diversas para Cristo.

Misión: Formar y capacitar hombres y mujeres que tengan el llamado de sembrar el evangelio en otras naciones, logrando un punto de encuentro intercultural que facilite la excelente implementación de una clara y efectiva visión misionera.

Objetivo: Formar, impulsar, sostener y proyectar una nueva generación de misioneros apostólicos. Plan de estudios y prácticas.

Generacion EMI.jpg

La escuela diseñó su currículo programándolo para desarrollarse en tres niveles, de un semestre de duración cada uno.

El primer nivel: Para la concientización y visión, se le imparte al alumno los fundamentos bíblicos, teológicos y prácticos de la misión, además de concientizarle de la tarea restante en la evangelización mundial. Nuestro compromiso esta etapa contempla ocho semanas de clase en aula, en la modalidad de internado y un viaje de inmersión cultural en una de las etnias de México por un periodo de cuatro meses.

El segundo nivel: Para la misión transcultural y mundial se ofrecen las bases de la evangelización transcultural y mundial. Está enfocado estratégicamente al plano profesional de las misiones con un periodo en aula de ocho semanas, con un periodo práctico en tutoría y colaboración con un campo misionero del extranjero por tres meses.

El tercer nivel: Para la misión de excelencia se incluye el despegue hacia la labor misionera de excelencia, impartiéndo la formación y capacitación enfocada específicamente al lugar donde se establecerá la misión teniendo como marco práctico, el viaje de exploración para la plantación de un nuevo campo misionero.

Recorrido y proyección de la EMI.

Luz generacion emi.jpg

Gracias a Dios el 15 de junio del 2008, se llevó a cabo la ceremonia de inauguración de la EMI e inició las clases con el primer grupo al cual se le denominó “Alfa”, todo esto en la ciudad de Tijuana, B.C., donde también estaban ubicadas las instalaciones. Este grupo estuvo integrado por 21 alumnos, 17 hombres y 4 mujeres, mismas que conformaron la primer generación. El proceso de capacitación ha continuado durante estos años con gran vigor. Esto es emocionante, pues se observa cada día una mayor conciencia del trabajo misionero y de lo importante de la capacitación transcultural para realizar esta labor. También es inspirador mirar llegar a hombres y mujeres jóvenes, matrimonios y familias enteras acudiendo a capacitarse para cumplir su misión y responderle así al llamado de Dios para sus vidas.

A la fecha la EMI ha graduado ya dos generaciones con un total de 46 alumnos, representando 31 proyectos misioneros todos provenientes de los grupos “Alfa” y “Beta”. Algunos graduados están ya siendo plantados en diversos países, atendiendo el llamado de Dios para sus vidas y testificando de la razón de ser nuestro como iglesia, la cual consiste en buscar que el Nombre de Jesucristo se predique para testimonio en todas las naciones.

En la Reunión Episcopal de agosto de 2010, se acordó destinar el edificio de Plomo 55 en la Cd. de México, D.F., para las instalaciones de la EMI, y con esta decisión comenzó una nueva y fructífera etapa; pues al tener unas instalaciones propias más amplias y funcionales, han sido posibles mejoras diversas.

Segundo Director: Rev. Daniel Bustillos Armendariz (2010 a la fecha)[editar]

En la pasada Convención General del mismo 2010, fue electo como Secretario de Misiones Internacionales el Rev. Victor Manuel López Cárdenas, quien al dar continuidad al proyecto de trabajo, hizo la invitación al Rev. Daniel Bustillos Armendariz para dirigir la EMI y su primer encargo para la administración fue mantener el impetu y pugnar por la mejora continua de todo el proceso educativo de la escuela.

Su actuación empezó desarrollando un curso de actualización para maestros de la EMI y el equipo de trabajo de la Secretaría de Misiones. Este se efectuó los días 21 al 25 de febrero de 2011 y fue impartido por diversos elementos de vasta experiencia en el movimiento misionero. Este resultó en gran manera inspirador y desafiante, pues luego se reflejó en las propuestas y compromisos de los asistentes para desempeñar su labor en el proceso de inspirar y capacitar a los candidatos a misionero, así como también a la iglesia en general sobre el quehacer misionero.

Las instalaciones fueron totalmente equipadas de tal forma que se cuenta ahora con los espacios adecuados: Salón de clases, comedor, dormitorios para hombres, mujeres y también familiares o matrimoniales. Esto, debido a que la EMI promueve la capacitación misionera tanto del hombre como de la mujer de manera simultánea. Se cuenta también con un área de guardería para atender a los hijos de uno a cinco años de los matrimonios que acuden a capacitarse.

El currículo de la EMI fue revisado y actualizado con la asesoría del Rev. Efrén Rodríguez López, Secretario de Educación Cristiana, logrando también una homologación de materias y haciendo posible la acreditación directa y el título de bachiller en teología para los egresados de la EMI, esto por parte del CCM, máxima casa de estudios de nuestra iglesia.

Al momento de escribir este artículo, está finalizando el curso del segundo nivel del grupo “Gama”. Ellos están realizando preparativos para sus viajes misioneros a los países donde fueron asignados. Es motivante ver en ellos y en sus equipos patrocinadores (iglesias o distritos), la alegría y compromiso de responderle a Dios fielmente.

A la fecha está abierto el período de inscripción para lo que será la Cuarta Generación, misma que inicia el 2 de mayo del presente.

La EMI tiene ahora el compromiso de capacitar a cada uno de los 100 misioneros que serán instalados en distintos países el año 2014 por la IAFCJ.

Fotos anexas:

Generación Alfa

(Información tomada del órgano oficial “EL EXÉGETA” Epoca XII, año1, número 1, pág. 10-12)

Lista de secretarios de Misiones Internacionales:[editar]

Fotografía Nombre Periodo Presidencia
Manuel Gaxiola.jpg
Manuel J. Gaxiola L. 1954-1958 Felipe Rivas H.
Rev. Jose Ortega.jpg
José Ortega Aguilar 1958-1966 Maclovio Gaxiola y Felipe Rivas Hernández
Marcelo Pacheco Álvarez 1966-1970 Maclovio Gaxiola
Quintín Ibarra Zúñiga 1970-1974 Manuel J. Gaxiola
José Mireles Vidaña 1974-1978 Isidro Pérez Ramírez
Joel H. Rivas 1978-1982 Manuel J. Gaxiola
Nicolas Herrera Rios1.jpg
Nicolás Herrera Ríos 1982-1986 Manuel Rodríguez Castorena
Víctor Soto 1986-1990 Abel Zamora V y Miguel A. Reyes
Jesús Ramos Santos 1992-1994 Domingo Torres Alvarado
Nicolas Herrera Rios1.jpg
Nicolás Herrera Ríos 1994-1998 Mauro Ruvalcaba Ruiz
Jesús Ramos Santos 1998-2006 José Raúl Murillo Guerra y Nicolás Herrera Ríos
Eleazar reyes.jpg
Eleazar Reyes Rodríguez 2006-2010 Félix Gaxiola Inzunza
Victor Manuel.jpg
Víctor Manuel López Cárdenas 2010-2018 Eleazar Reyes Rodríguez y Samuel Sánchez Armenta

Conclusión[editar]

Finalizamos esta presentación, reafirmando que según el Nuevo Testamento la iglesia como signo y agente del reino de Dios no podía quedarse circunscrita a Jerusalén o Palestina. Esta recibió el mandato redentivo que debía cumplir en todo el mundo: Desde Jerusalén hasta lo último de la tierra. Por tal razón, desde Jesús hasta nuestros días, como la madre no puede mantener indefinidamente en su vientre una criatura concebida en ella sin morir, la iglesia ha tenido que dar a luz para poder vivir. La reproducción ha sido su vida, sin ella ya habría desaparecido de la tierra. Es por eso que en los momentos más confortables como en los más incómodos; en las geografías más distintas; en medio de las corrientes filosóficas más diversas; en una u otra forma la iglesia ha podido vivir y reproducirse cumpliendo con su misión principal. La de misionar en todas las naciones de la tierra. Ese es el contexto y objeto por el cual la IAFCJ, ha ido penetrando y expandiéndose en las diferentes naciones, pueblos, tribus y lenguas en la actualidad y hasta que el Señor Jesús regrese a recoger a los suyos, según se ha descrito aquí .


Fuentes:[editar]

  • Gaxiola López, Maclovio. 1964. Historia de la Iglesia Apostólica de México.
  • Gaxiola, Manuel J. 1994. La Serpiente y la Paloma.
  • Ortega Aguilar, José. 1998. Mis Memorias.
  • Ramos Santos, Jesús. 2004. Informe Secretaría de Misiones IAFCJ.
  • Reyes, Eleazar. 2008. Informe Secretaría de Misiones IAFCJ.
  • Bustillos Armendariz, Daniel. 2013. Hasta lo Último de la Tierra.
  • Torres Alvarado, Domingo. 2013. Coordinador Gral. de la CIH.