Historia Obispado Miguel Agustín Reyes, Distrito Juarez

De WikiHistoria
Revisión del 05:24 18 jun 2013 de Coordinador Juarez (discusión | contribuciones) (Obispo Miguel Agustín Reyes)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Obispo Miguel Agustín Reyes

Miguelreyes.jpg


COMENTARIO DE LA CARTA A LOS EFESIOS. Por Miguel A. Reyes.

1.- “El contenido de un saludo.” En mi niñez de eso hace ya muchos años, me gustaba mucho escuchar el saludo que daba un buen anciano que decía: ¨´Muy buenos días le dé Dios, para servirle¨´. Las personas gustosamente contestaban el saludo y agregaban ¨´Gracias´´. Un día me atreví a preguntarle porqué ellos le contestaban así y me comentó que ellos creían que les decía “para servirle´´ a ellos, pero en realidad lo que el les deseaba era que ellos, merced a que Dios les daba buenos días, esa dádiva la emplearan para servir con gratitud a Dios. Desde entonces me ha gustado fijarme mucho en el contenido de los saludos y tal vez por eso he observado con detenimiento la forma en que los escritos antiguos y principalmente los registrados en las cartas de los apóstoles y he encontrado en ellos algunas importantes enseñanzas para mí y hoy deseo compartir con ustedes, amables lectores, lo que contiene el saludo de Pablo, el Apóstol de Jesucristo, por la voluntad de Dios a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso: Gracia y paz a vosotros de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. (Vea Efesios 1: 1,2)

LA HISTORIA DE UN HOMBRE. NACIO EL 14 DE AGOSTO DE 1941 (SEGÚN LA VERSIÓN DEL HERMANO JUANITO PARDO), EN UNA DE LAS CUEVAS QUE HABÍA EN LA RIVERA DEL RIO CONCH0S, ANTES DE JUNTARSE CON EL CAUDALOSO RIO BRAVO EN LAS AFUERAS DE LA CIUDAD DE OJINAGA, CHIH. FUE EL TERCERO DE LA FAMILIA PUES HABÍAN NACIDO ANTES DOS HERMANAS DE NOMBRE MARÍA DEL PATROCINIO Y MANUELA CATALINA. AMBAS TUVIERON COMO APELLIDO GUERRERO REYES, MIENTRAS QUE EL REFERIDO FUE REGISTRADO COMO MIGUEL AGUSTÍN REYES. TAL VEZ PORQUE SUS PADRES ANTONIO GUERRERO GARZA Y PASCUALA REYES GUTIEREZ, POR ALGUNA RAZÓN SE ENCONTRABAN SEPARADOS Y SE SUPONE QUE TAL VEZ MI PADRE NO SE ENCONTRABA EN Ojinaga, sino en alguna otra PARTE. Tal vez ya estaba trabajando EN EL MINERAL DE SAN CARLOS, MUNICIPIO DE MANUEL BENAVIDES CHIH. TENGO ENTENDIDO QUE MI MADRE MURIÓ EN ESE LUGAR A CONSECUENCIA DE UN PARTO MAL ATENDIDO Y MI HERMANA EN CUESTIÓN FUE ENTREGADA A SUS PADRINOS QUIENES CUIDARON DE ELLA POR POCOS DÍAS, PUES MURIÓ TAMBIÉN. USTED SE PREGUNTARÁ ,Y NO SIN RAZÓN PORQUE INICIO ESTA APORTACIÓN PARA EL AHORA DISTRITO DE Juárez , cuando están para reescribir la historia y entre otras personas se me ha solicitado relatar el periodo que tuve el honor de presidir el entonces distrito de Chihuahua. Ha de haber mucho en esto de una actitud de narcicismo, por la forma de presentarme y por como actué ante ministros y laicos con quienes me relacione. Nadie ha sabido esto de mi origen. Incluso si se busca en los archivos de la Iglesia en Cd. Delicias donde fui bautizado por el Pastor JUAN FRANCISCO FACIO JUÁREZ EL día 1 de septiembre de 1957, no aparezco registrado en los libros, con mi nombre propio, sino como MIGUEL GUERRERO REYES pues era el nombre con que me identificaba hasta que presente mi servicio militar y se me requirió mi acta de nacimiento y fue cuando me di cuenta que estaba registrado con otro nombre.

Pues bien ,entrando al asunto que más interesa a Uds., como parte de la historia, he de decir que de 1974 al 1982 me correspondió atender el honroso cargo de supervisar al que entonces se llamaba Distrito de Chihuahua . Fueron dos periodos en sucesión. Según mi apreciación y de las autoridades superiores, era necesario que se construyera en Cd. Juárez una casa que sirviera de vivienda para el que fungiera como obispo. Fue una de las primeras actividades que inicié, seleccionando uno de los terrenos que no se habían escriturado a nombre de la asociación CASA DEL NIÑO MÉXICO, fue construida la casa, pero esta nunca sirvió de habitación para ningún obispo, pero si para que la habitara el ex obispo José Mireles, el encargado de la que en su tiempo se llamo Misión Casa del Niño, el joven pastor Eleazar Mendoza, también Joel Ríos Enríquez ( q.e.p.d.) la habitó en su paso por esa incipiente iglesia, así como los demás pastores, pues se quedo como casa pastoral de la que ahora ocupa el numeral Doce de las establecidas en esa ciudad, y que dicho sea de paso una parte del terreno fue invadido por un individuo que abusó de su amistad con las autoridades municipales y que tuve que acudir a defender la posesión del inmueble, junto con la congregación de la misión y muchos hermanos de otras iglesias que nos acompañaron a la Presidencia , logrando la restitución del mismo.

Hago un nuevo paréntesis para referir que en una de mis frecuentes actitudes devocionales, quise atraer en acción de gracias al Señor por los logros obtenidos cuando estuve de pastor en la primera iglesia y para mi sorpresa ,fue demasiado poco lo que me fue posible recordar como para poder gloriarme de ello.

De todos es sabido que en su tiempo ,quien llegaba a la primera iglesia ,tenía algo de que gloriarse aunque según yo , solo estaba tratando de recordar las cosas por las cuales debía dar gracias a Dios ,pero no sé si en el fondo hubiera mucho de vanagloria. Ahora, ¿porqué traigo a recuerdo esto?

Porque lo mismo me ha pasado con las experiencias vividas durante mi doble periodo al frente de uno de los distritos más grandes en su tiempo. He de confesar que me sentí muy estimulado al ser buscado para relatar ¨´mi historia¨¨ pero me doy cuenta que, o la memoria no me ayuda , o no realice nada notorio como para que tenga que ser contado a las generaciones actuales y futuras, llegando a la conclusión de que en la vida, todo es vanidad y aflicción de espíritu.

Solo recuerdo que durante este tiempo se hizo una ampliación evangelizadora hacia la Sierra tarahumara, estableciendo dos Evangelistas. En Guachochic al hermano José Mendoza y en la Puerta de Pacífico a Joel Mireles Calderón. A ellos se les sostenía por una promoción juvenil que anualmente hacíamos que se le llamaba NAVIDAD PARA CRISTO, EN LA TARAHUMARA. Me hacia acompañar de un grupo de jóvenes, recorríamos el distrito visitando las iglesias donde recogíamos una ofrenda con esa finalidad. No recuerdo si a cambio de la aportación particular, regalábamos unos boletos de rifa de premios en efectivo pero creo que así era. Además había una ofrenda que se reunía cada mes en algunas de las iglesias. Para la compra de terrenos para San Francisco del Oro, Parral y Guachochic, Chih. recuerdo haber implementado este plan que desde cuando estaba en Cd .Delicias, como pastor, que le llamaba CIRCULO DE AMIGOS DE y luego ponía el nombre de la población a beneficiar para terreno o para construcción. Así fue como se hicieron algunas cosas.

En lo que se refiere al salario pastoral, éste era muy reducido pues recuerdo que cuando asumí el pastorado en Cd. Delicias, el Hno. Juan Linares, con todo y su numerosa familia apenas recibía 125.00 semanales y cuando yo llegue se redujo el sueldo a 75.00 por que yo no tenía familia, éramos solo María Molina y yo. Cuando sustituí al hno. Manuel Esquivel Fonseca, este también tenía un sueldo de 125.00, el Hno. Reta de 150.00 y el mejor pagado, José Mireles ganaba 200.00.

Visto lo anterior, me di a la tarea de aplicar los recientes acuerdos de la Convención General donde se establecía que los pastores deberían recibir no menos del 50% de los ingresos de las iglesias y no más del 60% de los mismos. No sin dificultades se aplicó la regla y mejoró notablemente el ingreso de los Pastores y consecuentemente el sueldo del Obispo.

Hay una anécdota curiosa. El Hno. Jesús Martínez fue tesorero por muchos años, pero el día que presentó su renuncia al Obispo Emeterio Reta González, ninguno de los entonces llamados Ancianos estaba dispuesto a tomar el cargo. Se le pidió a Eliseo Torres, a Juan Linares, al hno. Manuel Esquivel y otros más que aun cuando no eran Ancianos, podían ayudar.

Miguel Agustín Reyes, era uno que no contaba como prospecto porque estaba en Ojinaga, Chih. Lugar no muy cercano y además no se podía esperar mucho de él. Pero ese oscuro Anciano, tanto por lo tostado de su piel como por la opacidad que le rodeaba, públicamente ofreció al obispo y representante de la Mesa Directiva Nacional, que si les era útil, con mucho gusto tomaría el encargo y para el efecto, por teléfono había solicitado a su asistente Juan Torres Rojas, que rentara un Apartado Postal en el correo local de Cd. Ojinaga. Así que puso a la orden de los ministros su nueva dirección postal. Como los Pastores ya lo que querían era terminar con ese problema, contando con la anuncia del representante Nacional Isidro Pérez Ramírez fui electo Tesorero del distrito por mayoría abrumadora.

El ex tesorero, inmediatamente me entregó los fondos que eran la fabulosa cantidad de 18.00 y con la advertencia de que se le debía al Obispo un mes y medio de sueldo.

Fue más abrumador para mí recibir esta nada honrosa noticia. Ahí mismo empecé a cobrar diezmos a los pastores y logre reunir los primeros 1500.00 de una mensualidad de sueldo para el Obispo Reta. El hermano Manuel Pérez Villa se acercó a mí para felicitarme. Creo que fue el único que me felicitó pues a los demás no les cayó en gracia que en plena convención estuviera cobrándoles los diezmos. El me dijo que cuando estuvo de Obispo en Zacatecas se hizo un implemento al que le llamó mimeógrafo, que era una lámina sobre la cual colocó una franela y le embarró tinta, imprimía en un esténcil lo que deseaba escribirles a los pastores de su distrito y me sugirió lo hiciera para estar en contacto con los pastores y ministros así como diáconos que por deber constitucional habían de mandar sus diezmos a la tesorería del distrito.

Fue así como pudimos mejorar notablemente la economía del distrito. Antes no sabía porque el Obispo muchas veces no asistía a los Aniversarios de las Iglesias u otras actividades que organizábamos los Ancianos pero entonces lo comprendí. No había dinero para que viajara. Perdón por la desviación tan prolongada, pero creo que esta es parte importante de la historia.

Con la mejoría económica de los pastores, impulsé el uso de una prestación importante que había de la Tesorería General. Esta consistía en que si la iglesia estaba al corriente en el pago de sus aportaciones, por lo menos con seis meses de anticipación, podía solicitar un préstamo con el aval del Obispo y realizar trabajo de construcción, remodelación, compra de terreno o alguna otra necesidad de la iglesia local. Así, se pudo crear un incentivo para que los pastores e iglesias locales se interesaran por cumplir con sus deberes a la tesorería general y consecuentemente mejorar en algunos aspectos.

Por otra parte, me tocó ser el Obispo que salía mucho a cumplir deberes nacionales, pues simultáneamente fui designado Secretario de Evangelización y ahí también hubo una gran tarea que desempeñar y entre otras carencias, también tenían su fuente en la falta de ingresos, pero eso no me toca contarlo ahora. Lo que sí puedo relatar es que amplié las facultades a los Ancianos para que ellos presidieran las fiestas de aniversarios y confraternidades.

Con la autorización del Obispo Presidente, habilité en muchas ocasiones a los ex obispos del distrito para que hicieran inauguración de templos, presidieran cambios pastorales y de Ancianos a quienes ya en ese tiempo se les cambió el nombre por Presbíteros. Se me pasaba recordar que en un viaje en autobús, al pasar por Cd. Camargo, vi y reconocí a una hermana originaria de Sierra Mojada, Coah. No recuerdo su apellido. Ella se congregaba en La Perla, Chih. y me contó que tenía en Camargo un terreno que ella deseaba donar para la iglesia en esa ciudad. Nos pusimos de acuerdo, recibimos el terreno y designé como evangelista de esa ciudad al 'hno. José Linares Suárez. Otras de las cosas que sucedieron durante mi trabajo de Obispo fue romper con la tradición de que solo la primera iglesia daba hijas.

Hasta la 8va. Iglesia, con excepción de la 6ta. Todas fueron producto de la 1ra. Pero a partir de ahí animé al Pastor Víctor Soto quien además era mi hijo en el evangelio, y pastor en turno de la 4ta. Iglesia, para que una misión que tenía que estaba a cargo de Román Arreola, fuera declarada la 9na. Iglesia y así se hizo.

Posteriormente, con mucha resistencia de parte del Pastor de la 3ra. Iglesia se logró establecer la 10ma. Iglesia en unos terrenos que donó una parte y vendió otra posteriormente el hno. Guillermo López, quien por cierto ya había hecho una donación de terreno y él mismo construyó lo que es ahora la 4ta. Iglesia. La 1ª. Iglesia lamentablemente ya no dio, hasta donde yo sé más que una hija que me tocó iniciar en la Col. Francisco Sarabia y que por muchos años atendió el hno. Francisco López Cruz, uno de los fieles ministros que estuvo en la 1ra iglesia. Del origen de las demás iglesias, que ahora son muchas, a otros les tocará contar su historia.

Hay una historia de no menos importancia dada en el periodo que me tocó presidir el distrito de Chihuahua y fue nada menos que la formación de LA MISION APOSTOLICA cuya sede se estableció en El Paso, Texas. Vivíamos los efectos de lo que algunos llamaron la operación tortuga que consistió en realizar una meticulosa revisión a las personas que pasaban con sus vehículos o peatones que necesitaban cruzar la frontera hacia los Estados Unidos. Había hermanos de las iglesias existentes en el lado mexicano que por tener documentos de residencia o por ser ciudadanos americanos, necesitaban pasar diariamente al lado americano por cuestión de trabajo, compras u otras actividades, les resultaba problemático permanecer hasta cuatro horas en la revisión de los puentes. Por otra parte, quienes vivían en el lado americano y asistían a las actividades de la iglesia en el lado mexicano, les resultaba también un grave problema para regresar por las noches a sus casas. Algunos optaron por empezar a reunirse en las iglesias de la Asamblea Apostólica que ya existía en El Paso, Texas y Las Cruces, Nuevo México, así como en otros poblados circundantes del lado americano, pero lo más grave estaba en que algunas familias al no ser asimilados o por no sentirse bien en esas congregaciones dejaban de asistir y en muchos casos abandonaban la iglesia. Esto estaba sucediendo y no podíamos quedarnos con los brazos cruzados.

Había legalmente una solución, pero no dejaba de ser peligrosa para las buenas relaciones que se tenían por los pastores e iglesias de ambos lados de la frontera pues esta buena relación se reflejaba en una celebración anual de un culto de confraternidad fronteriza a la que asistían los pastores e iglesias de la frontera y no pocas ocasiones algunos representantes de las mesas directivas de ambas Iglesias. En la 1ra. Convención distrital que me tocó presidir, contando con la anuencia del entonces Obispo Presidente, Isidro Pérez Ramírez se acordó dar inicio a la MISIÓN APOSTÓLICA DE MÉXICO en El Paso , Texas designando como encargado de la misma a Román Arreola quien tenía en trámite su residencia en la Unión Americana y como su ayudante, al diácono de la 10ma. Iglesia, Rafael Rivera Morales quien a su vez, ya residía en ese país.

Es lamentable que por dos décadas las directivas de ambas Iglesias se hayan enfrascado en una constante disputa sobre la existencia, pertinencia y legalidad tanto reglamentaria como teológica de esa misión. También lamento no solo haber sido quien dio forma y defendió la existencia de tal corporación y por haber designado finalmente a un hombre de muy probada lealtad hacia la iglesia y que hasta hoy sigue al frente de la Misión el Rev. RAFAEL RIVERA quien habría sido un excelente pastor en cualquiera de las dos Iglesias y no haberle expuesto a que finalmente tuviera que abandonar las filas de la Iglesia en México aunque creo que aún ha servido al propósito original: Recibir a pastores e iglesias que por las razones que sean han quedado fuera de la institución de México o de Estados Unidos, donde se les da la cobertura legal y estructural que necesitan. Si esto fue un mal necesario en su tiempo de gestación, o si sigue siendo un mal para ambas instituciones, creo que el tiempo lo va a decidir y con mucho respeto me someto al juicio de quienes me sucedieron en las funciones que me tocó desempeñar.

Cuando me confronto con lo mucho que debí hacer y lo poco que hice, me siento empequeñecido. Cuando rememoro lo mucho que disfruté del amor de las iglesias, de Pastores y de muchos hermanos en particular, me siento agradecido mucho con todos y por este medio pido mil perdones por no haber sido el hombre que ustedes esperaban de mí.

Pero lo hecho hecho está, Ahora vivo en León, Gto. Al lado de mi esposa y el hijo que Dios nos dio en nuestra vejez el cual se llama Miguel Eduardo Reyes Lopez. Solo ruego sus indulgencias y sus oraciones por mí ahora que, aunque trabajo con el mismo PATRÓN QUE ES MI DIOS, me dedico a fundar y buscar talentos que se dediquen a atender orfanatos y tengo en proceso la fundación de una casa del anciano, donde tal vez vaya a pasar los últimos días de mi vida ,eso sí , feliz de que Dios haya sido fiel conmigo a pesar de mis infidelidades con él y con los míos, que son ustedes, los que me conocieron en actividad y a los que les han contado diversas ,reales o supuestas actividades de mi trayecto dentro y fuera de la institución que tanto me dio, y que tanto amo y respeto.

León Gto. Noviembre de 2011. Con todo mi amor y respeto. Miguel A. Reyes.